Es noticia
Menú
La inflación está por las nubes y hay una guerra en marcha... pero el oro se desploma
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Los precios del oro

La inflación está por las nubes y hay una guerra en marcha... pero el oro se desploma

El oro normalmente ejerce de refugio cuando las acciones son un desastre, pero este año ha bajado casi un 8%

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los inversores esperaban que las presiones inflacionistas empujasen los precios del oro al alza este año. Sin embargo, ha sucedido lo contrario.

El contrato de oro más negociado está en camino de registrar seis meses consecutivos a la baja, con una pérdida del 14% en ese periodo. Se trata de una caída significativa para un activo que se supone que es un refugio, y marca la racha de pérdidas más larga desde septiembre de 2018, cuando los precios cayeron un 9,9% en seis meses.

Foto: Foto: EC Diseño.

El oro es apreciado por los inversores por su estabilidad habitual en tiempos de turbulencia. Los precios subieron hasta casi alcanzar máximos históricos a principios de este año, poco después de que la invasión rusa de Ucrania hiciera estremecerse los mercados de acciones y materias primas. A principios de marzo, el oro alcanzó su máximo de 2022, unos 2.069,40 dólares por onza troy. Pero ya ha bajado un 7,9% en lo que va del año, y va camino de su peor desempeño anual desde 2015.

Las acciones cotizan a precios más bajos que a principios de marzo. La guerra se ha prolongado y la preocupación por la inflación solo se ha intensificado. Pero el metal refugio lleva estancado en un rango de cotización de alrededor de 1.650 a 1.800 dólares desde junio. El oro se recuperó un poco el viernes, subiendo un 0,4%, hasta los 1.683,50 dólares.

Esta volatilidad es otro ejemplo de cómo los efectos de la agresiva campaña de aumento de tasas de la Reserva Federal están alcanzando todos los rincones de los mercados financieros. El informe de la semana pasada, que describía cómo la inflación se mantiene obstinadamente alta, prácticamente cimentó las expectativas de que continuarán las subidas de tipos de interés. Se espera que la Fed anuncie otro gran aumento de tasas cuando se reúna esta semana.

Foto: El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell. (Reuters/Tom Williams) Opinión

¿Cómo afecta todo esto al oro? Los inversores nerviosos que quieren activos seguros y aburridos cuando el mercado de valores es un caos no solo apuestan por el oro. A muchos de ellos también les gusta comprar bonos del Tesoro.

“Las predicciones para el oro siguen siendo vulnerables hasta que la Fed deje de subir las tasas”, afirma Tai Wong, corredor sénior de Heraeus Precious Metals, en Nueva York.

Los rendimientos del Tesoro tienden a moverse junto con las expectativas de los inversores sobre la tasa de referencia de la Reserva Federal, por lo que ahora mismo los inversores pueden obtener rendimientos relativamente altos de estos bonos. La semana pasada, el rendimiento del Tesoro a dos años alcanzó su nivel más alto desde 2007. Eso, más el hecho de que los bonos del Tesoro, a diferencia del oro, ofrecen pagos regulares, ha llevado a muchos inversores reacios al riesgo a convertirse en compradores de bonos.

Los analistas de JP Morgan Chase & Co. prevén que los precios del oro seguirán cayendo, con un promedio de 1.650 dólares por onza troy

Los analistas de JP Morgan Chase & Co. prevén que los precios del oro seguirán cayendo, con un promedio de 1.650 dólares por onza troy en el cuarto trimestre. Eso refleja una creencia cada vez mayor de que la Fed no está en posición de frenar la subida de los tipos.

“No es un interruptor de luz que se enciende y se apaga. Es un atenuador”, explicaba Richard Fisher, expresidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, durante una charla organizada por CME Group el pasado miércoles.

El dólar estadounidense, otro refugio, está complicando aún más las cosas. Los inversores que buscan una apuesta segura también han estado comprando la moneda estadounidense, empujándola hasta estar cerca de máximos de 20 años. Eso ha hecho que el oro sea más caro para los compradores extranjeros, reduciendo su demanda.

Los analistas de JPMorgan esperan que el oro suba a unos 1.820 dólares la onza troy a finales del próximo año

El dolor se está dejando ver en los mercados del oro. SPDR Gold Shares, el fondo cotizado en bolsa más grande del mundo respaldado por oro físico, ha bajado más de un 2% en lo que va del mes de septiembre.

Los inversores han retirado dinero de fondos mutuos y ETF centrados en metales preciosos durante 12 semanas consecutivas, según datos de Refinitiv Lipper. Esa es la racha más larga desde una racha de salidas de 13 semanas que terminó en mayo de 2021.

Los precios del oro están casi un 20% por debajo de los niveles históricos que alcanzaron en agosto de 2020, cuando el covid-19 alimentó la incertidumbre.

Foto: Foto: EFE/Mariam A. Montesinos.

“El oro no es tan atractivo como lo fue en 2020”, expone Ruth Crowell, directora ejecutiva de London Bullion Market Association. El contrato de futuros de oro de vencimiento más cercano perdió 44,50 dólares por onza troy, o un 2,6%, quedando a 1.671,70 dólares la semana pasada.

Sin duda, el oro sigue siendo una mejor opción que las acciones, aclara Crowell. El S&P 500 ha bajado un 19% este año.

Muchos inversores esperan que la Fed reduzca el ritmo de los aumentos de tipos el próximo año, lo que podría reducir los rendimientos y el dólar, y, por tanto, impulsaría los precios del oro. Los analistas de JP Morgan esperan que el oro suba a unos 1.820 dólares la onza troy a finales del próximo año.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Los inversores esperaban que las presiones inflacionistas empujasen los precios del oro al alza este año. Sin embargo, ha sucedido lo contrario.

Inversores Reserva Federal Bonos del Tesoro Inflación Tipos de interés Ucrania Wall Street Journal
El redactor recomienda