Es noticia
Menú
¿Invertir en Reino Unido cuando está hecho un desastre? Todo es cuestión de precio
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Problemas económicos para los británicos

¿Invertir en Reino Unido cuando está hecho un desastre? Todo es cuestión de precio

No parece el mercado más atractivo para invertir en estos momentos, pero el éxito de toda inversión depende del precio que se pague

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Liz Truss acaba de tomar posesión de su cargo como cuarta primera ministra en seis años, con un producto interior bruto por persona todavía más bajo que antes de la pandemia, la inflación más alta entre las principales economías, su propio banco central prediciendo una caída el año que viene y una profunda crisis energética sentando las bases. La productividad ha sido nefasta durante más de una década, se ha desvinculado de su principal bloque comercial, la deuda es elevada y los huelguistas están paralizando puertos, ferrocarriles y tribunales críticos.

Puede que no parezca un lugar natural para invertir, y de hecho el Deutsche Bank ha señalado esta semana el (pequeño) riesgo de una crisis de la balanza de pagos. Pero todo tiene un precio, así que merece la pena al menos preguntarse si el Reino Unido es lo suficientemente barato como para justificar con creces la evidente debilidad.

Foto: EC.

Mi opinión es que el Reino Unido tiene los mismos problemas que el resto de Europa, gracias a la subida de los costes de la energía tras la invasión rusa de Ucrania. Las vacaciones que se ha tomado el gobierno mientras el Partido Conservador elegía nuevo líder (que dijo algunas tonterías sobre la gestión de la economía) han empeorado las cosas durante el verano, pero puede rescatar la situación.

Es sencillo escoger aquellos datos que apoyan el caso de que los mercados están perdiendo la fe en la Gran Bretaña:

Foto: Tienda de Primark. (Reuters/Phil Noble)

- La libra esterlina cayó el miércoles por debajo de su mínimo de 2020 frente al dólar hasta alcanzar el nivel más bajo desde 1985, y en los mercados se habla de "paridad con el dólar" (aunque a 1,14 dólares por libra, incluso el mínimo de 1985 de 1,05 dólares sigue estando muy lejos).

- Los gilts [bonos del Estado del Reino Unido] se han vendido fuertemente, y agosto ha sido el peor mes para los títulos a 10 y 30 años en los datos que se remontan a 1989. Los inversores se asustaron ante la perspectiva de que el nuevo gobierno de la primera ministra Truss tuviera que pedir un préstamo de más de 100.000 millones de libras, equivalentes a 115.000 millones de dólares, para limitar los precios de la energía, así como ante su promesa de cancelar las subidas de impuestos previstas para empresas y trabajadores.

- Las acciones han sido un absoluto desastre durante mucho tiempo, con el precio del FTSE 100 apenas por encima de su pico de 1999, y la relación precio-beneficio a futuro cayendo por debajo de 10 este verano, la más barata de cualquier mercado grande. Un inversor basado en el dólar no habría ganado dinero si hubiese invertido en el FTSE en 2014, mientras que lo habría duplicado con creces en el S&P.

Foto: EC.

Es igualmente fácil descartar estos movimientos de precios. Claro, la libra se ha desplomado frente al dólar. ¿Pero qué moneda no lo ha hecho? La libra ha perdido un 15% frente al dólar este año, pero el euro ha perdido un 13% y el yen un 19%. La libra no es una excepción. Lo mismo ocurre con los gilts, que han perdido un poco más que los bonos alemanes en todos los plazos; lo suficiente como para notarlo, pero un rendimiento del 3% en el plazo de 10 años no es una señal de pánico con una inflación del 10%.

Las pequeñas y medianas empresas británicas, que tienden a ser más nacionales, han tenido un rendimiento inferior al de las europeas este año, pero de nuevo no por mucho. Y el propio FTSE ha batido a los valores europeos y al S&P 500 en dólares, y es raro entre los mercados de renta variable que ofrezca un rendimiento positivo cuando se incluyen sus dividendos, en términos de moneda local. La relación precio/beneficio por debajo de 10 en el FTSE fue el resultado de la inclinación del mercado hacia las empresas energéticas y mineras, que tienen valoraciones bajas en todas partes, no solo en el Reino Unido.

Los mercados no han concluido —al menos hasta ahora— que Gran Bretaña tenga problemas exclusivamente propios.

Foto: EC.

Sin embargo, no se puede descartar el riesgo de una crisis. Julian Jessop, miembro del Instituto de Asuntos Económicos, un centro de estudios sobre el mercado libre, y asesor informal de la campaña de Truss, dice que es posible que haya problemas. El Reino Unido tiene un déficit por cuenta corriente sin precedentes y necesita pedir más préstamos para financiar sus planes, en un momento en el que el gobierno aún tiene que establecer su credibilidad.

¿Qué podría hacer que saliera mal? "Si sale y hace algo completamente descabellado, eso es una amenaza", apunta Jessop. Una profunda recesión que obligue a nuevos recortes de impuestos sería perjudicial. O si una serie de reveses políticos hace que los mercados pierdan la fe en la previsibilidad de Reino Unido, cuando la economía mundial y los mercados ya son muy volátiles. Pero este analista no espera nada de esto.

Los comentarios incendiarios de la primera ministra durante la campaña electoral del verano explican en gran medida el bajo rendimiento de los mercados británicos en comparación con Europa. Pero sus reflexiones sobre cambios en el Banco de Inglaterra y sus elogios al Banco de Japón —que tiene la política monetaria más fácil de todos los grandes bancos centrales— no es probable que conduzcan a cambios radicales. En todo caso, parece querer una política más estricta, que los inversores extranjeros aplaudirían. Igualmente, su rechazo a las "limosnas", seguido de los informes sobre diferentes ideas para los planes de rescate energético, confundió a los inversores.

Foto: EC.

Esperemos que la nueva primera ministra haya aprendido de la reacción del mercado a sus comentarios y mejore su comunicación. La primera prueba llegó el viernes con los detalles de su plan para limitar la factura energética.

Reino Unido, al igual que Europa, se enfrenta a tiempos difíciles, y no los está afrontando muy bien. Pero sus instituciones siguen funcionando y los mercados, a pesar del alarmismo, no han perdido la fe. Las cosas siempre pueden empeorar —o ser estropeadas por un gobierno inexperto—, pero me pregunto si el discurso apocalíptico es en sí mismo una señal de que el pesimismo sobre los activos británicos ha ido demasiado lejos.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Liz Truss acaba de tomar posesión de su cargo como cuarta primera ministra en seis años, con un producto interior bruto por persona todavía más bajo que antes de la pandemia, la inflación más alta entre las principales economías, su propio banco central prediciendo una caída el año que viene y una profunda crisis energética sentando las bases. La productividad ha sido nefasta durante más de una década, se ha desvinculado de su principal bloque comercial, la deuda es elevada y los huelguistas están paralizando puertos, ferrocarriles y tribunales críticos.

Reino Unido Inversores Wall Street Journal
El redactor recomienda