Es noticia
Menú
Esta es la mejor inversión para 2022... y no es un activo financiero
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
LA DISCIPLINA DE LA VIRTUD

Esta es la mejor inversión para 2022... y no es un activo financiero

Las acciones se disparan. La pandemia hace estragos. La Fed podría subir los tipos de interés. ¿Cómo podemos actuar con tacto en medio de esta locura?

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Bitcoin, Tesla Inc. o los valores baratos son algunas de las respuestas que recibirás si preguntas "¿qué inversión será la mejor este año?".

En mi opinión, la mejor inversión de 2022 probablemente sea la disciplina. Con la incertidumbre de la pandemia, las expectativas de que la inflación siga aumentando y la Reserva Federal de EEUU lista para subir los tipos de interés, podría pasar de todo, y probablemente pasará.

Es más, aquello que sí parece más seguro podría no estar tan claro, así que los inversores deberían evitar tomar medidas drásticas de las que podrían arrepentirse más adelante.

Para entender por qué la disciplina es una virtud tan importante a la hora de invertir, fijémonos en el historial de decisiones sobre tipos de interés de la Reserva Federal. El banco central parece tener planificados al menos tres aumentos del 0,25% en los tipos de interés a lo largo del año, que podrían comenzar en marzo. La mayoría de los inversores considera que esto será inevitable.

Foto: EC

No lo es. Si nos remontamos a la década de 1990, vemos que la Fed ya ha implementado antes alteraciones de los tipos de interés que no solo tomaron por sorpresa a los mercados, sino que además contradecían las predicciones del propio banco central. Los inversores que alteran sus carteras basándose en lo que esperan que haga la Fed podrían quedarse tirados si esta decide cambiar de estrategia.

Consideremos también que da la sensación de que va siendo hora de que las acciones se lleven un revés. Esto tampoco es seguro.

El año pasado, las S&P 500 obtuvieron un rendimiento del 28,7%, contando con los dividendos reinvertidos. Según los índices S&P Dow Jones, se trata de las séptimas mayores ganancias anuales del último medio siglo. En 2020, el rendimiento total alcanzó el 18,4%, y en 2019, el 31,5%. En los últimos tres años naturales, las acciones estadounidenses se han duplicado.

Por tanto, no es de extrañar que los encargados de estrategia en Wall Street esperen rendimientos más moderados en 2022 de forma casi unánime, o que el año ya haya tenido un comienzo vacilante, dejando que el temor a una subida de los tipos de interés redujese el valor de las acciones en un 1% esta semana.

"Los mercados siempre harán lo que haga falta para fastidiar al mayor número posible de personas"

Te equivocas si piensas que las grandes ganancias no pueden darse más de tres años seguidos. En 1995, las acciones del S&P 500 subieron un 37,5%. En 1996, subieron un 23,1%. En 1997, 1998 y 1999, subieron un 33,3%, un 28,7% y un 21,1%, respectivamente.

Los mercados no cayeron hasta el año 2000. En los dos años que siguieron, el S&P 500 cayó un 50%, y el índice Nasdaq-100 de valores tecnológicos sufrió una caída superior al 80%.

Pero este ajuste de cuentas llegó mucho más tarde de lo esperado por muchos comentaristas del mercado, incluido yo mismo. Como le gustaba decir al gestor de inversiones Martin Zweig (sin parentesco), "los mercados siempre harán lo que haga falta para fastidiar al mayor número posible de personas".

Todo esto explica por qué la disciplina es la mayor virtud de la que puede disponer un inversor. Cuando se opta por cambiar drásticamente de estrategia a largo plazo basándose en lo que parece ser seguro a corto plazo, es probable acabar pillado por sorpresa y consumido por el arrepentimiento.

Foto: EC.

Los inversores siempre buscan buenas ideas, cuando lo que realmente necesitan son buenos hábitos. Solo podrán invertir de forma constante y a largo plazo repitiendo y adhiriéndose a procesos hasta que pasen a ser automáticos.

“Los elementos de nuestro alrededor que parecen ser fáciles influyen mucho más en nuestro comportamiento de lo que la mayoría pensamos”, explica Wendy Wood, profesora de psicología y negocios en la Universidad del Sur de California y autora del libro 'Good Habits, Bad Habits: The Science of Making Positive Changes that Stick' ('Buenos y malos hábitos: la ciencia de implementar cambios positivos duraderos').

Según la investigación de la profesora Wood, para evitar los malos hábitos hay que añadir restricciones, o 'fricción' que haga que los comportamientos fáciles y automáticos pasen a requerir esfuerzo.

Si estás constantemente revisando tu cartera en aplicaciones de corretaje como Robinhood, pon el móvil en escala de grises, de forma que reduzcas el atractivo visual que puede llevar al 'overtrading'. Si eso no funciona, quita la aplicación de la pantalla de inicio o bórrala, de manera que solo puedas usarla si te desplazas hasta el ordenador.

La clave de la disciplina es concebir las inversiones como un hábito y no como una serie de decisiones

Si tienes necesidad de ver CNBC u otros canales de finanzas, hazlo con el sonido apagado.

"Una de las mayores ventajas de añadir fricción a un comportamiento es que te anima a hacer otras cosas", explica Wood. Hacer que un mal hábito sea más difícil de realizar te permite sustituirlo por otro hábito mejor.

Tras décadas invirtiendo, Rashmi Doshi, un profesional de las telecomunicaciones jubilado de 69 años que reside en San Diego, solo revisa su cartera cuatro veces al año. Cada vez que calcula su IRPF trimestral estimado, introduce los valores de sus cuentas de inversión en una hoja de cálculo, donde comprueba los rendimientos del trimestre, los anuales y los de los últimos tres y cinco años.

Si alguna participación está un 5% o más fuera del objetivo que fijó para ella, Doshi compra o vende lo necesario para volver a equilibrarla. La mayoría de las veces no hace nada. "La mayoría de las oscilaciones son solo ruido de fondo", asegura. "Como ingeniero especialista en frecuencias de radio, estoy acostumbrado a lidiar con ruido".

La clave de la disciplina es concebir las inversiones como un hábito y no como una serie de decisiones.

*Contenido con licencia de 'The Wall Street Journal'.

Bitcoin, Tesla Inc. o los valores baratos son algunas de las respuestas que recibirás si preguntas "¿qué inversión será la mejor este año?".

Inflación Inversores Inversiones Pandemia Wall Street Journal IRPF