¿Qué es eso de volver a la oficina? Los estadounidenses están dejando su trabajo
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
la rotación laboral se dispara

¿Qué es eso de volver a la oficina? Los estadounidenses están dejando su trabajo

El porcentaje de norteamericanos dejando sus empresas en busca de nuevas oportunidades alcanza su máximo nivel en más de dos décadas

Foto: EC.
EC.

Hay más estadounidenses dejando su trabajo que en ningún otro momento en al menos dos décadas, lo que se suma a la lucha de muchas empresas por mantener el ritmo de la recuperación económica. La ola de dimisiones señala un fuerte giro de los días oscuros de la pandemia, cuando muchos trabajadores anhelaban seguridad laboral mientras capeaban una crisis sanitaria y económica nacional. En abril, el porcentaje de dimisiones en EEUU se situó en un 2,7%, según el Departamento de Trabajo, un salto desde el 1,6% del año anterior, al máximo nivel desde al menos el año 2000.

El cambio de los estadounidenses a nuevos puestos y profesiones está provocando que las empresas eleven los salarios y ofrezcan ascensos para retener talento. El hambre de cambios de los empleados indica que muchos profesionales se sienten seguros al saltar del barco y buscar nuevos horizontes, a pesar de la alta tasa de desempleo.

Foto: Tras testarlo un año, lo cierto es que el teletrabajo no convence a las firmas.

Si bien una alta tasa de dimisión deja las empresas con mayores costes de rotación y, en algunos casos, interrupciones del negocio, economistas laborales dicen que la agitación normalmente indica un mercado laboral sano, ya que los individuos gravitan hacia puestos más adaptados a sus capacidades, intereses y vida personal.

En marzo de 2020, Edward Moses fue contratado como especialista en tecnología informática en una empresa de ‘software’, creyendo que sería parte de un equipo que apoyaba a compañeros en cuatro oficinas de EEUU. En cambio, tras una ronda de despidos, se encontró con que el equipo tenía un miembro, y era él. “Era efectivamente yo contra la cola del servicio de ayuda”, afirma el hombre de 37 años.

Foto: EC
Guerra por los empleados 'low cost': Amazon, McDonald's y otras suben los salarios
The Wall Street Journal Sebastián Herrera Heather Haddon

La jornada laboral era estresante, dice, y había pocas oportunidades de promocionar. Un aumento del 5% tras una sólida evaluación del rendimiento no aplacó su frustración. Esta primavera, Moses presentó su dimisión y comenzó un nuevo trabajo —y trayectoria profesional— como redactor técnico en la compañía de firma electrónica DocuSign. “Es maravilloso coger mi amor incondicional por la gramática apropiada y convertirlo en un trabajo”, declara Moses, que tiene un máster en educación.

Varios factores están impulsando la rotación del empleo. Muchas personas están rechazando una vuelta a la oficina con normalidad, y prefieren la flexibilidad del teletrabajo o son reacias a estar en una oficina antes de que el virus sea derrotado. Otros están quemados por una carga extra de trabajo y estrés durante la pandemia, mientras que algunos buscan un aumento salarial para compensar la pérdida de trabajo de su cónyuge o dedicaron el año pasado a replantearse su trayectoria profesional y cambiar de marcha.

Foto: iniciativas-empresas-inclusion-perfiles-seniors-bra

En general, directivos de recursos humanos y expertos en temas laborales ven una ola de dimisiones. En una encuesta de marzo realizada por Prudential Financial a 2.000 trabajadores, una cuarta parte dijo que pensaba buscar un puesto en otra empresa pronto. “La gente está viendo el mundo de otra forma”, declara Steve Cadigan, consultor de talento que lideró recursos humanos en LinkedIn en sus primeros años. “Llevará tiempo que la gente considere detenidamente: ‘¿cómo me desvinculo de donde estoy y me conecto a algo nuevo?’. Vamos a ver un cambio enorme en los próximos años”.

Antes de la pandemia, Jenica Draney era administradora en Utah Global, una colaboración público-privada en la Universidad de Utah que ofrecía servicios a estudiantes internacionales. Pero cuando la pandemia impuso las clases ‘online’, asumió una “especie de puesto de jefa de producto” para Utah Global, dice, supervisando el cambio al trabajo virtual.Realmente disfrutaba buscando y encontrando obstáculos, e identificando flujos de trabajo y procesos para resolver dichos obstáculos. Eso no era algo que hubiera hecho antes”, declara la mujer de 33 años.

Foto: (Reuters)

Esa semilla de entusiasmo se materializó en un nuevo plan de carrera después de que la universidad pidiera al personal administrativo que volviese al campus. Draney era reacia: el teletrabajo se adaptaba mejor a sus necesidades y seguía preocupada por el virus. Pagó por un curso para obtener un certificado en técnicas del Scrum Máster, que ayuda a los equipos de desarrollo de ‘software’ a comunicarse y cumplir objetivos, y rápidamente consiguió un puesto de arquitecta de soluciones en Pluralsight, proveedor de ‘software’ de educación tecnológica. “La oferta de trabajo en tecnología es increíble. Así que creo que me he adentrado en un mundo de oportunidades”, declara.

Para muchos trabajadores que buscan un cambio, parece que hay muchas opciones. Algunos sectores, como el manufacturero y el del ocio y la hostelería, están recibiendo un empujón de los paquetes de estímulo del Gobierno y un gasto del consumidor entusiasta. Ahora las empresas buscan trabajadores, ansiosas por adquirir candidatos prometedores. “El mercado laboral en Kentucky acaba de despegar”, declara Ian Crawford, director de programa que dejó su puesto en una gran empresa industrial en abril para trabajar para Fabricated Metals, fabricante en Louisville.

Foto: Un mujer teletrabaja desde su domicilio, en Madrid. EFE. Opinión

Crawford estaba inquieto en su antigua compañía cuando, de forma inesperada, descubrió que había una vacante interna. Desempolvó su currículo, lo actualizó y la solicitó. Mientras esperaba una respuesta, LinkedIn le mandó una alerta de una oferta en una empresa que había estado siguiendo. “No creo en la suerte ni el destino, pero la descripción del puesto coincidía con mi currículo casi con exactitud”, afirma. Se presentó con un clic. En cuestión de días, el hombre de 33 años tenía una oferta con un sueldo base más elevado del que había solicitado más un incentivo trimestral.

Los empleadores están intentando prevenir la pérdida de talento. En Schneider Electric North America, el 65% de los empleados identificados como alto potencial obtuvo ascensos o puestos nuevos en 2020, según Mai Lan Nguyen, vicepresidenta primera de Recursos Humanos de la compañía industrial. “Estamos alerta. El mejor talento tiene muchas opciones ahí fuera”, dice. Una tendencia que están observando algunas empresas es una alta rotación entre los empleados más nuevos, muchos de los cuales empezaron teletrabajando y nunca han conocido a sus compañeros en persona.

Foto: Foto: EC

Durante la pandemia, Ally Financial Services, con sede en Detroit, contrató a cerca de 2.000 empleados “que nunca habían pisado nuestra organización”, y la rotación en ese grupo es la más alta, dice Kathie Patterson, directora de Recursos Humanos del ‘holding’ bancario. “Ahora mismo es más fácil mantener una relación que construirla”, declara.

El teletrabajo también ha incrementado la contratación en empresas y firmas tecnológicas rivales, convirtiendo a los empleados con conocimientos informáticos en un blanco fácil para los empleadores de todo el país, indica Patterson. La empresa espera que su programa Own It, que se inauguró en 2019 y concede 100 acciones a todos los empleados, inspire lealtad y “una mentalidad de propietario” entre los trabajadores, declara. Las acciones se entregan a los tres años.

"La seguridad solía ser estática, y ahora la seguridad laboral es el movimiento. Cuanto más me muevo, más me conocen"

Cadigan ve tendencias laborales a más largo plazo en los datos de cambios de trabajo. “La seguridad solía ser estática, y ahora la seguridad laboral es el movimiento. Cuanto más me muevo, más me conocen, más grande es mi red, y más cerca estoy de probar la barra libre de carreras profesionales para ver en qué soy realmente bueno y lo que me pagará el mercado”, declara el consultor de talento.

Melanie Chávez, que se llama a sí misma experta en ‘networking’, ha cambiado dos veces de trabajo desde que empezó la pandemia. La primera vez fue involuntaria, fue despedida el pasado junio. Su siguiente trabajo no era la solución perfecta, afirma Chávez, de 28 años. Después, de repente, una firma de búsqueda de ejecutivos le envió un mensaje en LinkedIn. Chávez empezó en ella esta primavera como analista asociada, ayudando a obtener diferentes listas de ejecutivos para clientes sin ánimo de lucro. El puesto recurre a sus capacidades de ‘networking’ y su pasión por la diversidad y la inclusión.

“Me encanta este trabajo”, dice. “Realmente siento que voy a brillar”.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Hay más estadounidenses dejando su trabajo que en ningún otro momento en al menos dos décadas, lo que se suma a la lucha de muchas empresas por mantener el ritmo de la recuperación económica. La ola de dimisiones señala un fuerte giro de los días oscuros de la pandemia, cuando muchos trabajadores anhelaban seguridad laboral mientras capeaban una crisis sanitaria y económica nacional. En abril, el porcentaje de dimisiones en EEUU se situó en un 2,7%, según el Departamento de Trabajo, un salto desde el 1,6% del año anterior, al máximo nivel desde al menos el año 2000.

Pandemia Recursos humanos Tecnología
El redactor recomienda