¿Quién se llevó el monolito del desierto de Utah? Un fotógrafo captura el momento
  1. Cultura
CUATRO JÓVENES LO ARRANCARON DE NOCHE

¿Quién se llevó el monolito del desierto de Utah? Un fotógrafo captura el momento

Igual que apareció, se esfumó: de la noche a la mañana, el misterioso monolito ha dejado de estar en el desierto de Utah... y una persona fue capaz de capturar el momento exacto

Foto: ¿Quién se llevó el monolito del desierto de Utah? (EFE)
¿Quién se llevó el monolito del desierto de Utah? (EFE)

El misterioso monolito de metal que apareció de manera sorprendente en el desierto de Utah (EEUU) ha vivido un nuevo giro de tuerca en su 'corta' vida: ha desaparecido. Muchas personas estaban planteándose por qué apareció allí y, sobre todo, cómo se esfumó, cuando un vecino de la zona, llamado Ross Bernards, ha aportado la solución definitiva al misterio: fotógrafo de profesión, fue capaz de captar con su cámara el momento en el que cuatro jóvenes se lo llevaban.

Según cuenta en sus redes sociales, todo comenzó el pasado viernes sobre las 19:00 hora local (las 03:00 hora española). Tras varias horas de caminata, él y cuatro amigos consiguieron llegar hasta el monolito, donde estuvieron más de hora y media en solitario tomando fotografías, aprovechando la puesta del sol y las primeras horas de la noche. Eran las 20:40 hora local (las 04:40 hora española) cuando decidieron marcharse..., pero en ese momento descubrieron algo inesperado.

Foto: El monolito recuerda los de la película  '2001: Una odisea del espacio' (Instagram: @utahdpsaerobureau)

Estaban recogiendo sus aparatos de fotografía cuando escucharon cómo un pequeño grupo se aproximaba al monolito. A priori, no le dieron más importancia, pues pensaron que sería un grupo más de personas que acudían a hacer 'turismo' a la zona. Sin embargo, su instinto le dijo que no era así: tras marcharse, decidieron apostarse tras un saliente rocoso para ver qué hacían y cuál fue su sorpresa cuando descubrieron que lo que iban a hacer era, en realidad, llevarse el monolito.

Cuando comprobaron que estaban solos, dos de estos chicos comenzaron a empujar el monolito con el objetivo de extraerlo de las sujecciones que lo tenían conectado con el firme, mientras que los otros dos esperaban para ayudar a sostenerlo. En poco tiempo consiguieron moverlo de lado, momento en el que los otros dos jóvenes comenzaron a sostenerlo para evitar que golpeara el suelo. Tras sacarlo por completo, lo cargaron rápidamente entre los cuatro.

Según afirma Bernards, tardaron poco menos de ocho minutos en realizar la operación de retirada del monolito, saliendo de la zona sobre las 20:48 hora local (las 04:48 hora española). El fotógrafo afirma que escuchó nítidamente a uno de ellos decir al resto "no dejéis rastros". Sin embargo, tras marcharse, Bernard volvió de nuevo a la zona para ver qué había quedado, descubriendo que habían dejado un gran agujero y un triángulo de metal abandonado, algo que reafirman otros visitantes.

Críticas al fotógrafo

Bernards colgó ocho imágenes en sus redes sociales. En las cuatro primeras, se pueden ver algunas de las fotografías que hizo al monolito aprovechando la luz nocturna (que, a la postre, serían las últimas imágenes del monolito colocado en su sitio). En la quinta, se puede ver el momento exacto en el que lo retiran, mientras que en la sexta se puede ver a Bernards y a sus tres amigos en la zona, pero ya sin monolito. Las dos últimas serían la razón por la que no avisó a las autoridades.

Y es que ha sido muy criticado por algunos usuarios, que no entienden por qué, si fue testigo de la retirada, no dio aviso a los equipos policiales de la zona. Así lo explica él mismo: "Desde la cima de una colina cercana vimos al menos 70 coches diferentes y un avión entrando y saliendo. Vehículos aparcados por todas partes en el delicado paisaje desértico. Literalmente, podíamos ver personas que intentaban acercarse al monolito desde todas las direcciones para intentar alcanzarlo, alterando permanentemente el paisaje intacto. La madre naturaleza es una artista, lo mejor es dejar su arte en libertad".

O, dicho de otra manera, considera que el turismo excesivo que estaba despertando la zona —a pesar de que las autoridades habían prohibido que se divulgara el lugar exacto en el que se encontraba el monolito para evitar esta problemática— estaba empezando a ser dañino. La séptima y octava imágenes confirman la cantidad de coches presentes en la zona y, por esa razón, algunos sospechan que, en realidad, podría haber sido el grupo de amigos del fotografo los que retiraron el monolito de la zona. Ahora, ha desaparecido del lugar: quién se lo llevó y por qué serán preguntas que seguramente tendrán respuesta en los próximos días.

Fotografía Descubrimientos
El redactor recomienda