Vuelve la inflación... ojalá para quedarse
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
rebote de la economía

Vuelve la inflación... ojalá para quedarse

La crisis provocada por el coronavirus ha hecho que sea cada vez más difícil pronosticar lo que va a ocurrir con la inflación. Pero sí parece claro que está de vuelta

placeholder Foto: EC.
EC.

Con la crisis del covid-19, resulta más difícil que nunca determinar cómo se comporta la inflación. Pero queda más que claro que está creciendo.

El viernes, el Departamento de Trabajo de EEUU declaró que los precios al consumo aumentaron un 0,4% en agosto desde julio, situándose un 1,3% por encima de su nivel del año pasado. Los precios básicos, que excluyen productos alimenticios y energéticos, se situaron un 0,4% por encima de su nivel el mismo mes del año anterior y un 1,7% por encima de los de hace 12 meses.

Eso todavía mantiene la inflación respecto al año anterior por debajo del objetivo del 2% de la Reserva Federal, especialmente desde que la medida de precios del Departamento de Comercio que prefiere la Fed funciona mejor que la del Departamento de Trabajo. Además, como parte de los cambios en su marco político, el banco central declaró el mes pasado que ahora aceptaría una inflación ligeramente por encima de su objetivo del 2% tras periodos con niveles por debajo del mismo.

Foto: (Reuters)

Aun así, el repunte de la inflación es notable —en mayo, los precios generales crecieron solo un 0,2% respecto al año anterior y los precios básicos aumentaron un 1,2%—. Eso establece un cambio respecto a lo que sucedió tras la crisis financiera, donde la inflación siguió cayendo mucho después de que la recesión se terminara y el mercado laboral empezara a recuperarse. Y la inflación que muchos estadounidenses están viviendo últimamente es sin duda más alta que lo que muestra el informe sobre inflación del viernes.

El Departamento de Trabajo basa su medida de inflación en una cesta de productos que los consumidores compran normalmente, pero ahora mismo la cesta de cada uno es diferente. La gente no está viajando, así que el hecho de que las tarifas aéreas y los precios de habitación de hotel hayan caído no dice mucho. Ha habido una avalancha en coches de segunda mano, así que el aumento del 4% en los precios de vehículos de segunda mano respecto a un año atrás importa mucho más.

Foto: EC.

Ahora, la pregunta es si el aumento de la inflación es constante, y mucho de ello depende de la recuperación de la economía desde esta primavera. El desempleo se mantiene elevado y los efectos del estímulo fiscal de esta primavera se desvanecen, por lo que puede que la recuperación de la demanda que ha ayudado a alimentar la recuperación de los precios se esté desgastando —en especial, con unas perspectivas debilitadas de otra dosis de estímulos del Congreso y la Casa Blanca—.

Si, por otro lado, la inflación se sigue calentando, podría ser un indicio de que la recuperación tiene un impulso real. Los inversores suelen preocuparse por una inflación al alza, pero en este caso es un escenario que deberían alentar.

Con la crisis del covid-19, resulta más difícil que nunca determinar cómo se comporta la inflación. Pero queda más que claro que está creciendo.

Inflación Reserva Federal Recesión