Es noticia
Menú
Pepe Hidalgo fuera: la condición de los fondos (tras IAG) para salvar Air Europa
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

Pepe Hidalgo fuera: la condición de los fondos (tras IAG) para salvar Air Europa

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. 'Ibex Insider' ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Ya hay dinero alternativo haciendo cola a las puertas de Air Europa para su rescate. Ahora que el acuerdo de compra por parte de IAG-Iberia ha quedado reformulado, previa compensación de 75 millones de euros de por medio para evitar pleitos y permitir al gigante británico una opción preferencial a futuro, los fondos de inversión afilan sus propuestas, conscientes de que hace falta meter ‘cash’ en la aerolínea fundada por la familia Hidalgo, por más que tenga cerca de 200 millones en caja y el vencimiento de los créditos públicos no sea efectivo hasta 2026.

Varios de los fondos de capital riesgo más activos del mercado han trasladado ya su interés a Javier Hidalgo para ofrecerle una solución sustituta a la de IAG, pero también diferente a Lufthansa o Air France, los gigantes europeos que presionaron en su momento a Bruselas para que la operación firmada con Iberia a finales de 2019 (venta por 1.000 millones) saliera tocada del ala. El capital riesgo, gran catalizador de la liquidez existente en el sistema financiero, ve en la aerolínea española una oportunidad para un caso de éxito si pueden ejecutarse las decisiones necesarias.

Y la primera y más importante pasa por que Juan José Hidalgo salga de la aerolínea. El volcánico empresario salmantino, con 80 años ya cumplidos, tiene la propiedad de Air Europa a través de su 'holding' turístico Globalia, del que a su vez es accionista mayoritario. A pesar de la vuelta de su hijo Javier, repescado para la causa en 2017, y de sucesivos directores generales, la última palabra siempre es del patriarca, que tras la salida de José Luis Ábalos como ministro de Transportes se ha quedado sin interlocutor de confianza en el Gobierno y sin comensal para O’Pazo.

Foto: El ex consejero delegado de Globalia Javier Hidalgo. (Carmen Castellón)

Con la sombra de la SEPI entrando en el capital de Air Europa, los fondos de ‘private equity’ ofrecen una solución intermedia menos traumática y con una puerta abierta para que la familia capture parte del valor que tiene la aerolínea. Pero eso pasaría solo con un esquema en el que Globalia sea accionista minoritario (entre un 20-30%) a cambio de una opción de venta garantizada ('put') a cinco años vista, asumiendo que el rescate culminaría con éxito. Y a partir de ahí, el futuro dirá en manos de quién tiene que quedar Air Europa, siendo la única aerolínea con bandera española.

El esquema más flexible para persuadir al viejo Hidalgo pasaría por algo similar a un MBO, donde el fondo de turno iría de la mano de Javier Hidalgo, único interlocutor familiar con códigos homologables al mercado, y Richard Clark, desde hace unos meses primer ejecutivo de Air Europa (era número dos, por debajo de María José Hidalgo) y con aval dentro del sector aéreo para pilotar esta nueva fase. Ninguna fórmula donde la familia siga como mayoritaria, mandando y sin comprometer más patrimonio, es vista como viable para que entre dinero nuevo destinado al rescate.

A la cabeza de los interesados está Apollo. Su participación en la ‘low cost’ Volotea (49%) y su interés por consolidar el sector (pujó por Condor) le confieren cierta posición de ventaja para competir con otros fondos internacionales, pero no es el único. Hay dinero de todo color y condición, como el propio Javier ha testado ya en Emiratos, dispuesto a entrar en Air Europa, incluso de inversores españoles, convencidos de que el pequeño de la saga tiene la opción de repetir un PepePhone al frente de la aerolínea familiar. La pasta no es un problema. Su padre, sí lo parece.

Foto: Foto: Reuters/Susana Vera.

Esta solución alternativa cuenta con otra baza a su favor. Air Europa tiene que renovar sus ‘slots’ en la T4 del Adolfo Suárez-Madrid Barajas. Hacerlo como compañía independiente, más allá del socio financiero que entrara en el capital, podría venderse como una garantía para su operatividad, al contrario de lo que cabría pensar si termina en manos de una compañía con ‘intereses país’ arraigados en otros ‘hubs’ de conexión. ¿Estaría en juego volar al otro lado del Atlántico vía Londres, Fráncfort o Ámsterdam en lugar de hacerlo desde la superinfraestructura de AENA?

No es baladí este punto, ya que la Unión Europea ha marcado una línea roja para IAG, Ryanair y Wizzy a raíz del Brexit por la que no van a gozar de la condición (y ventajas) de ser europeas mientras la mayoría de su accionariado no sea ‘comunitario’. Y mientras este punto siga sin definirse, el juego de consolidación que pueda haber en el sector invita a que se lleve a cabo entre operadores europeos, más allá del derecho a veto que ahora tiene el Gobierno para operaciones que afecten a más del 10% del capital de una compañía considerada estratégica (y también deudora).

Foto: La vicepresidenta, Nadia Calviño. (EFE/Javier Cebollada)

Pese a este contexto turbulento, las expectativas son positivas. Así lo creen los fondos. Air Europa iba a lograr el mejor trimestre de su historia en marzo de 2020. La pandemia dinamitó el sector aéreo igual que el resto de la industria del turismo, donde Pepe Hidalgo levantó su emporio: 'handling', hoteles, turoperador, agencia de viajes… Toda la cadena de valor que nutría a la matriz pasó a ser demandante de capital. Pero el bolsillo del patriarca, que había iniciado el troceo del grupo, no iba a sostener tanta incertidumbre a pulmón. Ese riesgo, mejor para el ICO y la SEPI.

Hidalgo tiene claro que Air Europa es su gallina de los huevos de oro, pero para volver a esa situación no basta con esperar a que amainen los efectos de la crisis sanitaria. Hace falta dinero para dimensionar una flota que ha mermado casi un 50%. Resolver la venta del 'handling' o los hoteles debería ocuparle lo suficiente para aceptar un rol pasivo y secundario en la aerolínea, al margen de sus negocios personales, tanto en República Dominicana como en Estepona. Pero si insiste en estar en todo y en hacerlo como hace 30 años, el final puede ser más dramático de lo que imagina.

Ya hay dinero alternativo haciendo cola a las puertas de Air Europa para su rescate. Ahora que el acuerdo de compra por parte de IAG-Iberia ha quedado reformulado, previa compensación de 75 millones de euros de por medio para evitar pleitos y permitir al gigante británico una opción preferencial a futuro, los fondos de inversión afilan sus propuestas, conscientes de que hace falta meter ‘cash’ en la aerolínea fundada por la familia Hidalgo, por más que tenga cerca de 200 millones en caja y el vencimiento de los créditos públicos no sea efectivo hasta 2026.

Lufthansa Ibex Insider Globalia José Luis Ábalos Air France SEPI Capital riesgo Air Europa Iberia ICO IAG Juan José Hidalgo
El redactor recomienda