Es noticia
Menú
LaLiga, Florentino y el Bernabéu: cuando el dinero vale diferente
  1. Mercados
  2. Ibex Insider
IBEX INSIDER

LaLiga, Florentino y el Bernabéu: cuando el dinero vale diferente

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. 'Ibex Insider' ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto: Imagen: EC Diseño.
Imagen: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Lejos de ser una anomalía, el acuerdo recién firmado por LaLiga con el fondo de inversión CVC para inyectar 2.000 millones de euros en el fútbol profesional español es moneda de curso común en la industria deportiva global. Lo es desde hace años en EEUU (básquet, béisbol y fútbol americano) y ha empezado a serlo en la vieja Europa. Detrás está el mismo dinero, grandes firmas de capital riesgo tratando de replicar el modelo para desarrollar el deporte rey, un negocio que hasta hace poco manejaban ladrilleros, buscavidas y oportunistas de todo tipo, que buscaban en los palcos de los estadios la influencia social que les negaba su desempeño profesional.

Como ya es norma desde hace años, la operación pilotada por Javier Tebas tuvo en frente por defecto a Florentino Pérez, ahora junto a FC Barcelona y Athletic Club. El proyecto de futuro de LaLiga choca con sus aspiraciones de una Superliga con los mejores de Europa, la competición que malparió la pasada primavera para pinchar la nueva Champions League de UEFA, pero también lo terminarán siendo los acuerdos que otras ligas profesionales de fútbol (como en Francia o Australia) están negociando para firmar con fondos de inversión (CVC, Silver Lake, Apollo, Hellman & Friedman, Advent…) o de otros deportes, como el rugby, incluida la franquicia All Blacks.

Foto: Imagen: EC Diseño.

Mientras el mundo gira en este sentido, Florentino lucha por defender su modelo e incluso imponerlo. De momento, no ha podido tumbar la firma del acuerdo de LaLiga con CVC, rubricado el pasado día 1 de febrero, por el cual el fondo inyecta 2.000 millones a cambio del 8% de la caja que generen los derechos televisivos de los próximos 50 años. No es baladí recordar que, a pesar de la tensión de precios existente en el mercado audiovisual, la competición española ha conseguido doblar su valor en seis años (2015-2021), justo a partir de la fecha en que por ley los grandes clubes fueron obligados a ceder la explotación de este activo a un tercero, que a su vez agrupaba a todos.

Por el camino, el presidente del club blanco, reelegido sin elecciones desde 2006, ha construido su propia gran hipoteca, esta vez sin una caja de ahorros amiga, como en tiempos de los galácticos. Para garantizar la solvencia financiera de la entidad y a la vez costear la monumental transformación del Santiago Bernabéu, una obra de casi 900 millones de euros, con una desviación de casi el 50% del presupuesto, el Real Madrid ha recurrido al dinero de un fondo de capital riesgo, en este caso Sixth Street (propietario de Legends), a cambio del 100% del negocio de la explotación del estadio (por 400 millones anuales) durante los próximos 25 años por el 20% de los beneficios.

Al final, todo este entramado pasa por traer a presente potenciales ingresos futuros. Tan parecidos son el acuerdo de Florentino y el firmado por Tebas que la única gran diferencia está en el modelo (subcontrata vs. gestión) y en el tamaño, ya que los primeros 700 millones de CVC son para repartir entre 37 (con requisitos de uso fijados), mientras que los varios cientos de millones que cobre el Real Madrid serán para su libre disposición, bien para fichar a galácticos de nueva generación (Kylian Mbappé o Erling Haaland) o para cumplir con las condiciones del préstamo de JP Morgan y otros bancos y fondos de deuda. La disparidad está en la magnitud de las prioridades.

Foto: Imagen: EC Diseño.

Pese a evidentes paralelismos, lo ocurrido en Francia dista mucho de lo vivido en España, donde todo está judicializado. Con un valor muy inferior al de LaLiga (9-12.000 millones frente a los 25.000 millones de la competición española), la Ligue de Football Professionnel pretende contar con un socio financiero que inyecte 1.500 millones para sanear la económica de unos clubes muy tocados por la pandemia, con unas pérdidas récord de 730 millones en la última temporada. Allí, sin embargo, la operación cuenta con el apoyo del PSG y con la complicidad del Gobierno galo, que prepara una propuesta de ley que facilite la entrada de fondos en la organización francesa.

A la luz de las operaciones en fútbol y otros deportes de grandes audiencias, anhelar los tiempos de barra libre con la caja de ahorros de turno para fichar un galáctico en verano, a la sombra de las cuatro torres, es un ejercicio de melancolía. Por mucho que aquellas triangulaciones fueran más románticas que el dinero profesional del ‘private equity’, exigido por los retornos comprometidos a sus inversores, hace tiempo que las dinámicas cambiaron, más allá de las anomalías societarias del Real Madrid, FC Barcelona y Athletic Club. Guste más o menos, Tebas solo se ha subido a la ola de los nuevos tiempos mientras Florentino vive para ser el nuevo Santiago Bernabéu.

Lejos de ser una anomalía, el acuerdo recién firmado por LaLiga con el fondo de inversión CVC para inyectar 2.000 millones de euros en el fútbol profesional español es moneda de curso común en la industria deportiva global. Lo es desde hace años en EEUU (básquet, béisbol y fútbol americano) y ha empezado a serlo en la vieja Europa. Detrás está el mismo dinero, grandes firmas de capital riesgo tratando de replicar el modelo para desarrollar el deporte rey, un negocio que hasta hace poco manejaban ladrilleros, buscavidas y oportunistas de todo tipo, que buscaban en los palcos de los estadios la influencia social que les negaba su desempeño profesional.

Florentino Pérez Santiago Bernabéu Javier Tebas Capital riesgo Real Madrid UEFA Cajas de Ahorros Kylian Mbappé JP Morgan Estados Unidos (EEUU) Australia
El redactor recomienda