Es noticia
Menú
El despegue de Sabadell en bolsa y la nueva fiebre inversora en la banca
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Fuertes ganancias en 11 sesiones

El despegue de Sabadell en bolsa y la nueva fiebre inversora en la banca

La perspectiva de una próxima subida de tipos ha impregnado de optimismo al sector financiero español y, en especial, a Sabadell, que gana un 49% en solo 11 sesiones

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Un avance cercano al 49% en solo 11 sesiones o, lo que es lo mismo, una ganancia diaria de más de 152,8 millones de euros de capitalización. El 'boom' que han experimentado en las últimas jornadas las acciones de Banco Sabadell se ha convertido en una de las grandes sensaciones del mercado bursátil español y en el más claro exponente del apetito que repentinamente se ha despertado en los inversores en torno a la banca española.

En lo que viene siendo un arranque de año especialmente convulso en los mercados financieros, el sector bancario se ha erigido en la carta que todos los inversores desean poseer. La perspectiva cada vez más sólida de tipos de interés más altos en la eurozona favorece la apuesta por un sector que acumula largos años de pesares, en gran medida, precisamente, por el bajo precio del dinero, que limita su capacidad de extraer rentabilidad del negocio de intermediación, la base de sus resultados.

Así, frente a los modestos números del mercado en general, el sector da muestras de una fortaleza que parecía cosa del pasado. Aunque ninguno iguale sus números, lo de Sabadell no es un caso particular. En esas mismas 11 sesiones, CaixaBank ha registrado ganancias cercanas al 25%, mientras que las de Unicaja superan el 21%. Las ganancias de Santander y Bankinter se sitúan en torno al 15% y también BBVA se anota un alza por encima del 8%. Los guarismos desde inicio de año son incluso más contundentes, con ganancias para todos ellos entre el 55% (Sabadell) y el 12% (BBVA), que han permitido al índice financiero del Ibex superar los niveles previos al 'shock' del coronavirus y alcanzar sus cotas más elevadas en los últimos tres años.

El regreso de los inversores a un sector olvidado está impulsando los volúmenes

El afán que muestran los inversores por subirse de forma precipitada a un sector al que han venido dando la espalda desde hace años queda plasmado en el fuerte impulso de los volúmenes de negociación, que en las últimas semanas han superado en casi un 50% la media del último año.

La lógica que respalda este movimiento parece obvia. "No cabe duda de que el entorno actual de normalización de política monetaria en Europa es positivo para la banca, en cuanto al impacto en margen de intereses", comenta Nuria Álvarez, analista de Renta 4.

Y, precisamente, esta idea sustenta la visión favorable del sector ofrecida en un informe publicado este martes por los analistas de JP Morgan. "Estimamos que un aumento de 25 puntos básicos en las tasas a corto y largo plazo ayudaría a los beneficios por acción de los bancos españoles en casi un 10%", señala la entidad norteamericana, haciéndose eco de la visión cada vez más extendida de que el BCE elevará este año los tipos de interés de la eurozona por primera vez en más de una década.

Foto: Pablo Hernández de Cos, gobernador del BdE, la vicepresidenta Nadia Calviño (c), y la ministra de Hacienda (d), María Jesús Montero. (EFE/Chema Moya)

Tal y como recoge el informe, los bancos españoles son especialmente sensibles a la evolución de los tipos de interés, dada el elevado peso en sus balances de las carteras de crédito a tipos de interés variables. Esto resulta más perceptible en el caso de los pequeños bancos domésticos y aún más en el caso de Sabadell, lo que justifica que JPMorgan haya decidido elevar su recomendación sobre el banco a niveles de sobreponderar. Según sus cálculos, una subida de tipos de 25 puntos básicos a corto y largo plazo, unida a un incremento de la cartera de crédito del 2%, tendría un impacto potencial sobre su beneficio por acción del 28%, muy por encima del 18 o el 15% que representaría para CaixaBank o Bankinter, respectivamente.

El optimismo en torno a Sabadell no es exclusivo del banco estadounidense. Solo en el último mes, las expectativas de beneficios por acción del consenso de analistas recopilado por Bloomberg han crecido un 8,75% para 2022 y un 2,8% para 2023. El inicio ya de las subidas de tipos en Reino Unido, donde el banco tiene una elevada exposición a través de su filial TSB, es otro de los puntos a favor de la entidad.

Sin embargo, a diferencia que en el caso del banco que dirige César González-Bueno, para el resto del sector la renovada confianza viene en gran medida de una expectativa de subida de tipos que aún ha de probarse cierta y que, todavía en ese caso, tardará aún meses en hacerse efectiva y tendría, por ende, un impacto positivo solo a largo plazo. "No hay que olvidar que una subida de tipos (y con esto hablamos del tipo de depósito) y el efecto que pueda suponer en el euribor (para su recuperación hacia terreno positivo), el impacto en margen de intereses se da a 12 meses vista y a 24 meses, atendiendo a que la subida debería ser gradual y entonces se alarga en el tiempo la recogida del efecto positivo al 100% en la cuenta de resultados", explica Álvarez.

Las subidas de tipos llevarán aparejadas el fin de algunas medidas favorables al sector

A esto se añaden, asimismo, los riesgos para el negocio de la banca derivados de la situación económica actual. No se puede pasar por alto las múltiples advertencias lanzadas en los últimos años por el BCE, ante las críticas del sector a los bajos tipos de interés, de que la banca también se ha beneficiado significativamente del entramado de estímulos diseñado por el banco central. En un entorno de endurecimiento de la política monetaria es de esperar que desaparezcan (o al menos se limiten) medidas de respaldo al sector financiero como las subastas de liquidez a largo plazo (TLTRO).

Además, existe cierto riesgo de que esta situación derive en un descenso de los volúmenes crediticios y mayores restricciones de financiación para empresas y familias, lo que, en el peor de los casos podría derivar en un incremento de los impagos, que dañaría los balances financieros. Y, por último, la reciente escalada de las primas de riesgo periféricas sirve como recordatorio de la amenaza de una reapertura de las viejas dudas sobre la estabilidad fiscal de los países más endeudados de la eurozona (entre ellos, España), que tan gravosa ha resultado para el sector en episodios anteriores.

Es cierto, no obstante, que nada de esto forma parte del escenario central que dibujan las firmas de análisis para el corto y medio plazo, conforme se confía en que la inercia de fuerte recuperación económica se mantenga viva -con el respaldo de los fondos europeos- y sirva para contener estas amenazas. En ese caso, y con un PER estimado para 2022 que aún se sitúa más de un 17% por debajo de la media de la última década, la apuesta por el sector financiero puede leerse como una opción ganadora. Con todo, conviene no perder de vista que en los mercados no hay movimientos sin riesgo y que la banca ya ha dado muchas pruebas de que está rodeada de ellos. Probablemente, sacudírselos no será una tarea tan sencilla como parecen haber asumido los inversores en las últimas jornadas.

Un avance cercano al 49% en solo 11 sesiones o, lo que es lo mismo, una ganancia diaria de más de 152,8 millones de euros de capitalización. El 'boom' que han experimentado en las últimas jornadas las acciones de Banco Sabadell se ha convertido en una de las grandes sensaciones del mercado bursátil español y en el más claro exponente del apetito que repentinamente se ha despertado en los inversores en torno a la banca española.

Sector Financiero Banca Tipos de interés
El redactor recomienda