La banca espera una respuesta de Hacienda para salvar sicavs con fusiones
  1. Mercados
MOTIVOS ECONÓMICOS O FISCALES

La banca espera una respuesta de Hacienda para salvar sicavs con fusiones

Hay una consulta ante la Dirección General de Tributos sobre si en caso de fusión de estas sociedades se mantiene el privilegio fiscal de tributar el beneficio al 1%

placeholder Foto: María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)
María Jesús Montero, ministra de Hacienda. (EFE)

Los bancos trabajan en buscar fórmulas ante el esperado cambio de régimen con las sociedades de inversión de capital variable (sicava). Entre las soluciones que se barajan está la fusión de sicavs, con el fin de cumplir con la normativa que se prevé que entre en vigor en 2022, pero esperan una respuesta al respecto de Hacienda.

La banca está a la espera de una respuesta de la Dirección General de Tributos ante la consulta realizada hace varios meses por el accionista mayoritario de una sicav, según fuentes del mercado. La cuestión planteada es si la fusión entre varias sociedades es un motivo económico válido para cumplir con el régimen fiscal especial de estos vehículos. Ya que si se considera que es un motivo fiscal, se perdería la ventaja.

Foto: Uno de los leones del Congreso de los Diputados (Efe).

Después de más de una década como producto señalado por los políticos, esta vez hay una ley en el Senado que pone el foco en acabar con la figura de los ‘mariachis’, que son los accionistas que pone el banco para alcanzar los 100, y que a efectos fiscales sea una institución de inversión colectiva (IIC). Esto es, que tribute por sus beneficios al 1%, como los fondos de inversión.

Pero las sicavs siempre han estado en el disparadero. En las elecciones generales de 2017, los cuatro grandes partidos políticos de entonces (PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos) llevaron en su programa electoral acabar con el régimen actual de estas sociedades. Pero tras mucho ruido, en el sector financiero se asume que el cambio definitivo va a llegar en 2022.

El Proyecto de Ley de Medidas de Prevención y Lucha contra el Fraude Fiscal, que se ha convertido en un cajón de sastre de medidas fiscales, está ya en el Senado tras la aprobación del Congreso. En la norma, hay una enmienda socialista que exige que las sicavs deben contar con 100 accionistas con una participación de al menos 2.500 euros cada uno para poder tributar al 1%, criterio que será comprobado por la Agencia Tributaria.

Una salida sin plusvalías

La enmienda, eso sí, deja una salida que contenta al sector, ya que se podrá reinvertir en otras IIC sin tributar por la plusvalía, sino que se difiere como si fuera un traspaso entre fondos. Pero los bancos saben que los clientes en sicavs son, como se dice en el sector, ‘cautivos’, y quieren salvar todas las sociedades que puedan. Por eso están estudiando alternativas como inversiones cruzadas o como las mencionadas fusiones.

Cuando un cliente de banca privada tiene una sicav, puede disolverla o llevársela a otra entidad, pero requiere un trámite administrativo, como en cualquier otra sociedad. Mientras que llevarse una cartera de fondos, por ejemplo, solo requiere una orden. La competencia se dispara y, con ella, la facilidad para ganar y perder clientes.

Por ello, se valoran opciones como las mencionadas fusiones. Si varias sicavs se fusionan, será más fácil cumplir el criterio de 100 accionistas con al menos 2.500 euros de inversión cada uno. Se perdería la exclusividad total en la gestión que tienen estos productos, pero se mantendría el vehículo.

Foto: El presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama.

La consulta recoge otros criterios que pueden justificar la fusión, más allá de la fiscalidad. “La cuestión es saber si una fusión de varias sicavs para aumentar la dispersión de los socios se entiende como un motivo económico y no fiscal para mantener el régimen especial de tributación. Se trata de adaptarse para cumplir una normativa. Pero hay más motivos económicos, como la unificación de la gestión y tener economías de escala para reducir comisiones y costes como los de administración o auditoría”, explica Javier Prieto, socio de Araoz & Rueda.

El número de sicavs en España es de 2.340, con 355.467 accionistas que tienen 28.703 millones, según datos de la patronal de gestoras Inverco. A finales de 2020, eran 2.434 sicavs con 27.598 millones en activos. Si bien el aumento se debe a la revalorización de los activos por el efecto mercado, ya que ha habido reembolsos netos por valor de 29 millones, según datos de la consultora Vdos.

Aunque este año hay disoluciones, el grueso se espera para el año que viene, cuando se permita la reinversión sin tributar plusvalías, según recoge el texto de la enmienda socialista. También hubo un 'boom' de cierres de estas sociedades el año pasado, antes de la subida del 23% al 26% para ganancias por rentas del capital de más de 200.000 euros. Así, cerraron 154 sicavs o el 6% durante 2020, con salidas de dinero de 1.238 millones. En total, desde el máximo de 3.368 sociedades en 2018, hoy hay un 30% menos.

Sicav Fondos de Inversión Banca
El redactor recomienda