Aluvión de inversores en fondos de la banca tras el ahorro cautivo por el covid
  1. Mercados
SE ACELERA LA INVERSIÓN EN FONDOS

Aluvión de inversores en fondos de la banca tras el ahorro cautivo por el covid

El aumento de la tasa de ahorro y los récords en depósitos llevan en 2021 a un aumento de las ventas de fondos desde la banca, que se lanza también a por las empresas

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

El ahorro cautivo por el covid, que supuso el año pasado aumentos récords en depósitos al 0%, se está moviendo en 2021 a fondos de inversión. Los bancos están captando inversores desde el universo de depositantes y se lanzan también a por las empresas con ofertas específicas. En los dos primeros meses del año, las gestoras han captado 3.808 millones en fondos españoles, principalmente por el éxito comercial de la banca tradicional.

De hecho, las entidades están ganando cuota de mercado. Lo consiguieron en 2020 y lo están extendiendo a 2021. A diferencia de lo que ocurrió tras la caída de Lehman Brothers, con una huida de inversores, esta vez el pánico se circunscribió a marzo, con salidas netas de 6.000 millones. Pero en el conjunto del año el saldo fue positivo con entradas netas de 1.161 millones.

Foto: Ana Botín y Carlos Torres, presidentes de Santander y BBVA. (EFE)

Y este comportamiento se está amplificando en 2021. Fuentes bancarias explican que el inicio de marzo apunta a que la dinámica de ventas de fondos se mantiene respecto a enero y febrero, con suscripciones netas por valor de 1.624 millones y 2.184 millones, gracias a una aceleración en las últimas semanas. A estas cifras hay que añadir que la banca cada vez apuesta más por las carteras de gestión discrecional, en las que hay patrimonio de fondos de la casa e internacionales, con lo que los números serían mayores.

Un total de siete entidades vendieron en febrero fondos en términos netos en un importe superior a los 100 millones, según las estadísticas de la patronal Inverco: Caixabank (476 millones), Santander (312 millones), Ibercaja (240 millones), Kutxabank (179 millones), Bankia (171 millones), Liberbank (137 millones) y Gescooperativo, la gestora de Grupo Caja Rural (117 millones). Tampoco se quedaron muy lejos BBVA (91 millones), Unigest, de Unicaja (69 millones), o Bankinter (62 millones). Mientras que Sabadell registró cifras negativas de 65 millones, Amundi, que adquirió su gestora y llegó a un acuerdo de distribución en la red, vendió desde su gestora española 55 millones. A esto se suman ventas de fondos de la gestora escocesa domiciliados en Luxemburgo o Irlanda. En total, según el banco, la captación neta fue de 174 millones en febrero.

"Los inversores están asumiendo que, para obtener rentabilidad, es necesario tomar algún riesgo"

Los bancos se están encontrando con que las inversiones en fondos están, incluso, superando las previsiones de sus planes de negocio. “Los inversores parece que están asumiendo que, para obtener algo de rentabilidad, es necesario asumir algún riesgo. Esto, unido a que las ofertas bancarias ya no contemplan cuentas remuneradas ni depósitos remunerados, hace que los fondos de inversión sean una de las mejores alternativas para rentabilizar los ahorros”, explican desde Santander AM.

Pese al repunte de los tipos de interés en el mercado de renta fija en las dos últimas semanas y el riesgo de inflación, las expectativas siguen siendo de dinero barato durante mucho tiempo. Y los depósitos siguen sin ofrecer remuneración a particulares, cobrando a empresas e institucionales mientras la industria abre la puerta a hacerlo con patrimonios individuales importantes, como ING a partir de 30.000 euros o BBVA desde 200.000 euros, en ambos casos si no hay vinculación del cliente con otros productos.

Hay un componente macro en esta inversión, explican ejecutivos bancarios. Una parte importante del mercado laboral no se ha visto afectado por el covid. Es decir, mantiene puestos de trabajo gracias a ser funciones esenciales, que se pueden realizar con teletrabajo o que, simplemente, no se ven golpeadas por las restricciones a la movilidad y al consumo en la hostelería.

Sin embargo, estas restricciones sí reducen drásticamente el consumo, por ejemplo en viajes o restaurantes. Con un componente, eso sí, de incertidumbre en gran parte de la sociedad. Estos factores han disparado la tasa de ahorro. Las proyecciones de Bruselas apuntan a un cierre en 2020 del 18,2% de la renta bruta disponible y del 15,3% en 2021, frente al 6,3% de 2019.

Esta es una de las razones por las que sigue creciendo el ahorro en depósitos y cuentas corrientes por parte de los hogares, que el año pasado pese a la ausencia de retorno se elevaron un 7,5% hasta el récord de 917.100 millones. Pero hay espacio para la inversión en fondos, especialmente en 2021. “Muchos clientes estaban en depósitos por la reducción del consumo y se han cansado de tener el dinero parado sin rentabilidad mientras no tienen expectativas de volver a gastar como antes a corto plazo”, comenta un ejecutivo bancario.

Foto: Un ciclista pasa ante la sede de la compañía energética Naturgy, en Madrid. (EFE) Opinión

Muchos clientes están pasando de depósitos a fondos. En Unicaja, por ejemplo, explican que han encontrado una demanda importante en fondos perfilados conservadores, en productos con objetivo de rentabilidad y, como añadido que está cada vez más extendido, en las opciones que tienen etiqueta ESG (inversión con criterios ambientales, sociales y de gobernanza, por sus siglas en inglés).

Para los bancos es clave vender fondos de inversión y otros productos fuera de balance, con los que elevan sus ingresos por comisiones y reducen la dependencia del margen de intereses, presionados por el ‘precio del dinero’. El euríbor sigue en negativo pese al giro del mercado en las dos últimas semanas, lo que reduce la rentabilidad de la actividad tradicional de captar y prestar dinero, porque se reducen los tipos de interés en mayor medida en el activo que en el pasivo, donde no se trasladan los tipos negativos a todos los clientes. Además, el BCE cobra hasta el 0,5% por el exceso de liquidez, algo que pueden compensar los bancos parcialmente con las rondas de financiación a largo plazo (LTRO), que alcanzan hasta el -1%.

El volumen total del patrimonio en fondos españoles fue de 283.904 millones al cierre de febrero, según Inverco. Cerca del 80% está gestionado por gestoras de los bancos tradicionales, que pese a la amenaza que supuso hace dos años la entrada en vigor de MiFID II han defendido e incluso consolidado su posición.

También entre las empresas

El aumento del ahorro se ha producido tanto en los hogares como en las empresas, con un incremento de los depósitos bancarios del 15% hasta los 296.300 millones en diciembre, también máximo histórico según las estadísticas del Banco de España. En enero el montante se redujo hasta los 288.100 millones.

Las empresas, en muchos casos, tienen que pagar por los depósitos. Aun así, han priorizado frente al covid, si tienen la posibilidad, acumular liquidez contra imprevistos. De esta forma, han usado la financiación barata y con aval público a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para afianzar su liquidez, a la vez que han paralizado y pospuesto inversiones.

El problema es que no sirve cualquier producto, ya que se trata de que tengan poca volatilidad

Los bancos también han puesto encima de la mesa fondos de inversión para las empresas. El problema es que no sirve cualquier producto, ya que se trata de que tengan poca volatilidad y puedan soportar grandes entradas y salidas de dinero. Sabadell, por ejemplo, se lanzó el año pasado, tras la venta de la gestora, a la comercialización de dos productos entre empresas aprovechando su sesgo hacia las pymes, el Amundi Cash Institutions y el Amundi 6M.

Otro banco que está diseñando una oferta específica es Ibercaja, que tiene una cuota de mercado en fondos (5,5%) que duplica a la que tiene en depósitos o créditos. El banco aragonés ha lanzado una gama de fondos para empresas, el Ibercaja Renta Fija Empresas y el Ibercaja Diversificación Empresas, en ambos casos productos de renta fija, aunque el segundo puede tener hasta un 10% de renta variable.

El ahorro cautivo por el covid, que supuso el año pasado aumentos récords en depósitos al 0%, se está moviendo en 2021 a fondos de inversión. Los bancos están captando inversores desde el universo de depositantes y se lanzan también a por las empresas con ofertas específicas. En los dos primeros meses del año, las gestoras han captado 3.808 millones en fondos españoles, principalmente por el éxito comercial de la banca tradicional.

Fondos de Inversión Depósitos Banco de España
El redactor recomienda