¿Te van a cobrar por los depósitos? Esta es la estrategia banco a banco
  1. Empresas
OTRAS ENTIDADES ESPERARÁN A VER SUS EFECTOS

¿Te van a cobrar por los depósitos? Esta es la estrategia banco a banco

La decisión de BBVA e ING de empezar a cobrar por los grandes depósitos de particulares ha hecho saltar las alarmas de los clientes. El resto de bancos lo descarta, de momento

placeholder Foto: Se reabre el debate sobre los depósitos bancarios. (iStock)
Se reabre el debate sobre los depósitos bancarios. (iStock)

Alarma social por los depósitos bancarios. La decisión de algunas entidades de empezar a cobrar a algunos clientes particulares ha hecho que se extienda el nerviosismo entre millones de ahorradores españoles. Está sobre la mesa que la práctica se extienda y haya que pagar por tener el dinero en el banco. De momento, esta alternativa solo está en marcha por parte de BBVA e ING para clientes con grandes depósitos y poca vinculación. ¿Serán estas dos entidades la punta del iceberg? ¿Están preparando el resto de bancos una decisión similar?

La respuesta no es simple. Oficialmente todos los bancos dicen que lo descartan. Extraoficialmente, algunos reconocen que es posible. ING y BBVA han dado el primer paso de una medida impopular. Sus competidores prefieren esperar a comprobar sus efectos. Si no hay consecuencias negativas, es probable que la mayor parte del sector dé el mismo paso en los próximos meses. "Estamos viendo lo que hacen los demás", señalan, por ejemplo, desde Abanca. "A día de hoy no tiene una política generalizada de cobro de depósitos", añaden desde Unicaja. "A los particulares no cobramos y de momento no hay perspectiva de hacerlo", apuntan desde Ibercaja.

placeholder Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE)
Carlos Torres, presidente de BBVA. (EFE)

Otras entidades lo descartan más tajantemente, como Bankia: "En ningún caso cobraremos a los clientes minoristas por tener depósitos". En la misma línea se posicionan Cajamar, que señala que "no tenemos previsto cobrar a los clientes particulares por sus depósitos"; o Kutxabank: "Cobramos solo a personas jurídicas por encima de un determinado volumen". CaixaBank y Sabadell tampoco tienen "sobre la mesa" pasar factura a los particulares.

En el caso de Santander, su consejero delegado, José Antonio Álvarez, ya explicó hace unos meses que el banco grava saldos de clientes institucionales y corporaciones que tienen depositados fondos no operativos. También dijo que el banco se planteaba la posibilidad de aplicar ese mismo criterio a grandes clientes, pero analizando caso por caso y siempre y cuando se tratasen de fondos no operativos. Lo que no se está haciendo es cobrar a los clientes 'retail' a partir de un límite determinado.

El precedente de las empresas

Al margen de estas afirmaciones, la situación actual recuerda mucho a la que se produjo con los depósitos a empresas. Ocurrió en 2016 y BBVA también fue uno de los pioneros cobrando a los grandes clientes corporativos con poca vinculación. La primera reacción de otros bancos fue el rechazo a esta alternativa. Meses después todos lo hacían. Cada uno tiene una política al respecto —Ibercaja cobra un 0,5% anual a los saldos superiores a 150.000 euros de clientes corporativos poco rentables, y Bankia fija además un corte de empresas con una facturación de más de 6 millones—, aunque lo más habitual es que se negocie caso a caso.

A pesar de los anuncios de BBVA e ING, el posible impacto todavía está lejos del gran público. La estrategia de estas dos entidades va encaminada a rentabilizar aquellas cuentas de clientes que están poco vinculados. La entidad holandesa cobrará 10 euros al mes a aquellos clientes con 30.000 euros o más en la cuenta naranja que no tengan ingresos domiciliados. Por su parte, el banco presidido por Carlos Torres cobrará un 0,3% anual a clientes "muy poco vinculados y saldos muy elevados", con posiciones de 200.000 euros principalmente en cuentas. Cargará esta tasa como comisión de mantenimiento de cuenta y dejará exentos del pago los primeros 100.000 euros. Solo harán frente a este coste los clientes que ya hayan recibido un aviso a partir de febrero.

Foto: El logo de ING en una oficina en Ámsterdam (Reuters)

La decisión de BBVA e ING es parecida a la que desde hace dos o tres años reina en el sector: librarse de los clientes no rentables. Hasta ahora, la mayoría de entidades han optado por cobrar comisiones a los clientes poco vinculados al margen de si tenían depósitos. El anuncio del banco vasco y del holandés no deja de ser un paso más en esta línea. Apretado por los tipos de interés en negativo, que podrían prolongarse toda la década, el sector financiero explora cualquier posible vía de ingresos.

¿Es este un aviso a todos los clientes bancarios? De momento parece que no. BBVA señala que su medida solo afecta a un 0,2% de sus clientes. Las entidades son conscientes de que el primero que traspase la línea de cobrar por todos los depósitos se expone a perder gran parte del negocio, ya que siempre habrá otro banco dispuesto a robar ese cliente. Como explicó el pasado jueves la consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa, ese escenario está tan lejano como que los bancos paguen por las hipotecas: "Es un despropósito. Sería prestar un servicio y pagar por ello. Los tipos negativos son algo tan absurdo como el tiempo negativo".

Banca ING direct Depósitos Sector Financiero
El redactor recomienda