Ofensiva de la banca en comisiones para aliviar el golpe de los tipos negativos
  1. Mercados
NUEVOS COSTES PARA CLIENTES NO VINCULADOS

Ofensiva de la banca en comisiones para aliviar el golpe de los tipos negativos

Las entidades asumen que el euríbor seguirá en negativo, al menos, otra década más. Los ingresos por comisiones reducen la dependencia del crédito

Foto: (iStock)
(iStock)

Los tipos negativos seguirán más tiempo de lo esperado, y los bancos tendrán que prepararse para ello. Ya asumen que llegarán hasta, al menos, 2031. Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), aseguró el jueves que la institución va a vigilar el impacto del escenario prolongado de tipos bajos o negativos en la banca. Y Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, pidió este viernes que haya un ejercicio de reflexión al respecto. Pero, mientras se produce, los banqueros tendrán que modificar la estructura de sus cuentas de resultados.

Básicamente, las entidades se enfrentan a un nuevo impulso a la baja sobre la rentabilidad de su actividad tradicional de captar y prestar dinero, cuyos ingresos se recogen en el margen de intereses. Esta partida, la más importante en la facturación de un banco, lleva años perdiendo peso. Por el contrario, gana importancia la de comisiones netas, que son los ingresos que cobra el banco por administración de cuentas y tarjetas, servicios de pago, banca de inversión, gestión de fondos y planes de pensiones o venta de productos financieros, desde fondos a seguros.

El covid ha acelerado los planes de la banca a medio o largo plazo, como las fusiones o los ajustes de plantilla y oficinas. Y también la idea de aumentar los ingresos por comisiones, que están tratando de conseguir vinculando a los clientes y cobrando por el servicio a los que no lo están. Varios bancos han anunciado nuevos esquemas de comisiones, como Santander con la cuenta One, en sustitución con la 1,2,3, la apuesta que importó desde Reino Unido su presidenta, Ana Botín.

Foto: (iStock)

Pero el ejemplo más claro al ver las cuentas de resultados de los nueve primeros meses del año, recién publicadas con los solapamientos habituales, es Bankia. El banco parcialmente nacionalizado incrementó un 10,6% las comisiones netas y, pese a ello, el margen bruto, que aglutina los ingresos por el margen de intereses, las comisiones y las operaciones financieras, descendió un 5,9% interanual.

De esta forma, el peso de las comisiones en el grueso de la facturación de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, que se fusionará con CaixaBank el año que viene, sube en un año desde el 31,3% hasta el 36,7%, y pasa a tener la dependencia más alta entre los bancos del Ibex. Este hecho se produce pese a que Bankia es una entidad cuyo negocio se basa en gran medida en la cartera hipotecaria, pero los márgenes llevan años a la baja sin que el equipo gestor haya conseguido frenar la tendencia. Por el contrario, han aumentado los ingresos por comisiones.

La última vuelta de tuerca llegó a finales del año pasado con el anuncio del programa 'Por ser tú', en el que bajo vinculación y ciertas condiciones los clientes no pagan comisiones, pero sí en caso contrario. Los clientes deben tener domiciliados ingresos superiores a 700 euros, realizar al menos dos compras al mes con tarjeta de crédito o tener contratado algún seguro con al menos 135 euros de prima, o tener al menos 30.000 euros en un producto de inversión. En caso contrario, los clientes pagan seis euros al mes por mantenimiento de la cuenta corriente y 14 al año por cada tarjeta de resultado. Bankia ha elevado así las comisiones por administración hasta el punto de que han evitado que el banco entrara en pérdidas en el segundo y en el tercer trimestre.

En el resto de los bancos ya hay estrategias similares y, en casi todos los casos, el peso de las comisiones supera el 30% en el margen bruto obtenido con el negocio español. Banco Santander tenía varias cuentas, pero ahora solo ofrecerá Santander One, en la que para no pagar comisiones hará falta tener domiciliado un ingreso como nómina o pensión, tres recibos y un producto contratado, que puede ser un crédito, un producto de ahorro (como fondo o plan de pensiones) o un seguro. En caso contrario, los clientes deberán pagar 10 euros al mes si solo cumplen una condición y 20 euros si no tienen ninguna vinculación más allá de contar con una cuenta corriente abierta.

Esto supone una ofensiva en toda regla de Banco Santander para elevar la rentabilidad por cliente y, también, sus comisiones. Ya sea de forma directa cobrando por el servicio o indirecta por la vinculación. Así, seguirá aumentando el peso de estos ingresos en el margen bruto, algo que ya ocurre en 2020. En realidad, los ingresos por comisiones de Santander España entre enero y septiembre disminuyeron un 6,5%, pero en menor medida que el margen bruto, que se desplomó un 14,3%, con lo que aumentaron su peso relativo desde el 32,7% hasta el 33,8%.

El otro gran banco español, BBVA, elevó sus ingresos por comisiones en España en un 4,8% interanual en los nueve primeros meses del año, empujando al alza el margen bruto (+3,2%) y elevando su peso en 0,5 puntos porcentuales hasta el 30,8%. La entidad presidida por Carlos Torres también ha endurecido su política de comisiones para ahondar en este camino.

Foto: Sede del Banco de España en Madrid. (EFE)

La entidad ha anunciado cambios a partir del 15 de diciembre, que incluyen dos euros de comisión por retiradas de efectivo en ventanilla de cantidades inferiores a 2.000 euros. También cobrará por las cuentas corrientes si, en caso de tener más de 29 años, el cliente no tiene al menos domiciliada una nómina por valor de 800 euros y cinco recibos o, también ingresos domiciliados y realizar al menos siete movimientos con las tarjetas de crédito en cuatro meses. Por otro lado, las transferencias realizadas en oficina tendrán un coste del 0,4% de la cantidad con un mínimo de seis euros, mientras que si son urgentes el coste sube al 0,55 y a 15 euros respectivamente.

La dinámica de vincular a los clientes para generar más ingresos con ellos y cobrar al resto o provocar un efecto expulsión en los que son menos rentables no es nueva. Pero la banca ha ahondado con ella, dado que no cobra por los depósitos y sí soporta un coste por el exceso de liquidez de hasta el -0,5% con los tipos negativos del BCE.

Para los clientes con capacidad económica de vincularse no supone mayor problema, salvo por la dificultad de tener varias cuentas abiertas en los bancos tradicionales. El riesgo de exclusión financiera se extiende hacia la población que no tenga esta posibilidad ni esté familiarizada con las operaciones digitales, ya que en realidad para el público digital hay opciones diversas a coste cero. Tanto en los propios bancos tradicionales, como Openbank con Santander o la cuenta 'online' de Bankia, igual que en otras entidades, así como en los neobancos.

¿Hacia un modelo como Netflix?

Pero los expertos abogan por que los bancos avancen por un camino de digitalización, menos oficinas y empleo, y más peso de los ingresos por comisiones. Santiago Casanova, socio del área de servicios financieros en Bain & Company, cree que la banca debe "aumentar los ingresos vía comisiones de servicio, pero mediante una transformación hacia un modelo de suscripción".

El consultor aboga por propuestas de servicios de suscripción a las plataformas de servicios bancarios, dado que "los servicios de suscripción han demostrado tener éxito en diversos sectores, como gimnasios, Amazon Prime, Movistar, Netflix o HBO". Además, insiste, "consiguen una mayor vinculación y uso del servicio. Algunas entidades ya han dado pasos en este sentido", poniendo como ejemplos la cuenta Santander One, o la política de bancos alemanes y suizos como Commerzbank, Postbank, Targobank o Credit Suisse, que "incluyen tarjetas de crédito, seguros de viaje, cuentas bróker sin comisiones y descuentos exclusivos en comercios". Esta transición, prosigue, "ya la hemos visto en España en otros sectores, como los operadores móviles que supieron escapar de la guerra de precios con tarifas planas de soluciones convergentes con distintos niveles de servicio".

Foto: Carlos Torres, presidente, y Onur Genç, consejero delegado. (Efe)

Por ahora, los bancos ya han dado pasos para elevar la facturación a través de las comisiones. Además de en los bancos mencionados, también crecieron los ingresos en CaixaBank y en Bankinter. En el primero, las comisiones netas del banco catalán con sede social en Valencia se elevaron un 0,1%, en contraste con la caída del 5,3% del margen bruto. El peso de las comisiones ha subido desde el 28,8% hasta el 30,4%.

En Bankinter ha habido un incremento del 3,5%, aunque en este caso el margen bruto ha crecido más, un 4,5%, debido a que la entidad ha incrementado su cuota de mercado en crédito. Así, las comisiones netas pasan del 27,9% hasta el 27,6%. Pese a que es uno de los bancos que primero apostó por la diversificación del negocio con fondos o seguros, es el único en el que el porcentaje se queda este año por debajo del 30%, si se contabiliza a Santander y BBVA a nivel España y no de grupo. En total, Santander y BBVA cuentan con porcentajes del 22,7% y del 19,4%, ya que en los países emergentes en los que están el crédito es más rentable por tener tipos mayores y el desarrollo financiero para vender productos de inversión o seguros es inferior. Por último, Banco Sabadell redujo sus ingresos por comisiones y su margen bruto en ratios cercanas al 5%, con lo que el peso se mantuvo en el 27,5% y en el 32% si se excluye a TSB.

Comisiones bancarias Banca
El redactor recomienda