REBROTES, TENSIÓN POLÍTICA, DEBILIDAD MACRO..

El Ibex sube un 6% en agosto: "Los riesgos son los mismos que en las caídas de junio"

Los perdedores de la crisis son los que más ganan en las últimas ocho sesiones: IAG sube un 27%, el Sabadell un 22%, Meliá un 17%, ArcelorMittal un 13%, CaixaBank otro 13%...

Foto: (EFE)
(EFE)

Agosto caliente en las bolsas. El Ibex 35 acumula una subida del 6,1% en las últimas ocho sesiones sin que apenas haya cambiado el entorno con el nuevo mes: sigue habiendo rebrotes sanitarios, datos macro ambiguos y tensiones geopolíticas. Un ‘rally’ que, por tanto, recuerda a las subidas de finales de mayo que terminaron en fuertes (aunque breves) caídas en junio.

“Los riesgos son los mismos que en junio: entonces vimos como en EEUU los rebrotes obligaban a dar marcha atrás en la desescalada y ahora vemos como los contagios también llevan a restringir la movilidad en algunas zonas”, explica Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank. “Hasta que no haya una vacuna probada, el riesgo fundamental va a continuar siendo que vuelvan las medidas de confinamiento de primavera: no creemos que de llegar vayan a ser tan severas, pero sí que es cierto que el tejido empresarial, especialmente las medianas y pequeñas empresas, se vería mucho más impactado porque están ya muy debilitado”.

Aunque este miércoles no ha sido el caso, las empresas que más suben en lo que va de agosto son las cíclicas, precisamente las perdedoras de la crisis: IAG sube un 27%, el Sabadell un 22%, Meliá un 17%, ArcelorMittal un 13%, CaixaBank otro 13% y Amadeus un 13% también. De todas formas, son apenas dos las que todavía cotizan en rojo: MásMóvil (-1%) y BBVA (-0,15%). En otros índices de Occidente, el S&P 500 sube un 3,23% y el Eurostoxx un 5,95% en los últimos ocho días.

“Los mercados en agosto, y este año no es una excepción, suelen tener menor liquidez”, explica Rafael Ciruelos, socio de Diaphanum, que añade que esto “produce que unas pocas operaciones tengan más impacto que en otras ocasiones, es decir las tendencias de mercado se amplifican, por lo que no es de extrañar que veamos movimientos importantes como las subidas del mes de agosto”. “El mercado parece no tener en cuenta los riesgos existentes y está asumiendo una reactivación importante de la economía”, zanja. “Parece seguir la norma no escrita de no luchar contra los bancos centrales”.

El mercado parece estar siguiendo la norma no escrita de no luchar contra los bancos centrales

Llegados a este punto, los bancos centrales ya han desplegado un apoyo monetario sin precedentes – aunque también han reiterado su disposición a no solo mantenerlo durante un largo periodo de tiempo, si no que aumentarlo caso fuese necesario–. En Europa, los países han alcanzado un acuerdo para la senda de recuperación, mientras que en EEUU la respuesta fiscal se ha puesto en cuestión.

Los datos económicos – empleo, inflación, confianza inversora – denotan cierta recuperación. No obstante, estos no eclipsan los otros signos de debilidad: lentitud en la recuperación del consumo, precariedad laboral, las diferencias entre países, el peso asumido por las empresas… Por si la evolución de la pandemia no fuera incertidumbre suficiente, en el plano político se vienen más frentes: relaciones entre China y EEUU, elecciones estadounidenses, desacuerdos a nivel nacional como el de los remanentes…

[Así fueron las caídas de junio]

¿Ahogarán los riesgos el ‘rally’ como ocurrió en junio? “Es imposible saber que harán los mercados, y menos a corto plazo, pero sí que hay incertidumbres que nos hacen ser cautos”, reitera Ciruelos. “Por un lado, vemos que las valoraciones en bolsa no están baratas, existiendo sectores y zonas geográficas con valoraciones especialmente exigentes”, subraya, listando entre sus preocupaciones las negociaciones en EEUU para el estímulo fiscal parecen estancadas, la aparición de vacunas que arrojan muchas dudas sobre su efectividad, las relaciones EEUU-China con el caso Tik-Tok y “la campaña electoral en EEUU que parece se va a centrar más en aspectos raciales y en la gestión de la crisis de la covid-19 que de otros aspectos más económicos”.

“No tenemos una bola de cristal para ser categóricos en este aspecto”, expone por su parte Pedro Lacambra, Responsable de Renta Variable y Arquitectura Abierta de Ibercaja. “Pensamos que debemos seguir invertidos en renta variable, pero con un sesgo algo más defensivo, por lo que aconsejamos invertir de forma diversificada, tanto geográficamente como sectorialmente”, matiza.

“En un momento donde las bolsas han experimentado alzas importantes desde mínimos de mercado, y aún con la incertidumbre sobre impacto final que puede llegar a tener en la economía la actual pandemia y si habrá o no fuertes rebrotes que vuelvan a obligarnos a tomar de nuevo medidas más restrictivas, aconsejamos apostar por compañías líderes en su sector, poco endeudadas, que generen caja y con exposición a tendencias de crecimiento estructural”, zanja. “De esta forma, capturamos las alzas de mercado y, en el caso de ver correcciones, estaremos más protegidos”.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios