FINECT

Los fondos de gestoras internacionales disparan su peso en las carteras españolas

Sumado al incremento que también registraron en el primer trimestre, las suscripciones se elevan hasta los 8.500 millones de euros en 2020, al contrario de lo que sucede con los fondos españoles

Foto: (iStock)
(iStock)
Adelantado en

Los españoles cada vez tenemos más fondos de inversión de gestoras internacionales en nuestras carteras. A pesar de este 2020 tan complicado en los mercados, el dinero ha seguido fluyendo hacia productos de firmas extranjeras, que en el segundo trimestre registraron entradas netas cercanas a los 7.000 millones de euros, la cifra más alta desde hace casi tres años, según los datos de Inverco, la asociación del sector.

Sumado al incremento que también registraron en el primer trimestre, las suscripciones se elevan hasta los 8.500 millones de euros en 2020, al contrario de lo que sucede con los fondos españoles, donde el acumulado deja unas salidas próximas a los 1.000 millones de euros este ejercicio (incluyendo julio en este dato), a pesar del cambio de signo en los últimos meses.

Esto se traduce en un nuevo acelerón en la relación entre la inversión española en fondos de gestoras extranjeras respecto a los locales. Así, los 178.556 millones confiados a los primeros equivaldrían al 68% de los 260.895 millones que tenían los segundos a cierre del segundo trimestre.

.
.

Esta relación sirve para medir el aumento del peso de las gestoras internacionales, aunque hay que tener en cuenta que buena parte del dinero invertido en fondos extranjeros a su vez 'se cuenta' en las cifras de los españoles. Por ejemplo, el fondo más grande de España por patrimonio, que es el BBVA Quality Inversión Conservadora, con sus cerca de 10.000 millones de euros bajo gestión, invierte una buena parte de su cartera en productos de grandes firmas globales, como Goldman Sachs, Blackrock o M&G, entre otros muchos.

Dicho esto, lo interesante es ver cómo se ha ido moviendo a lo largo del tiempo esta estadística que compara el dinero invertido en fondos extranjeros respecto a los locales. Un dato que revela el profundo cambio que en este sentido ha vivido el mercado español: no solo porque ese 68% actual sea un máximo histórico, sino por la velocidad con la que se ha venido acelerando la última década.

El mercado ha evolucionado por esta mayor presencia de gestoras internacionales, pero no tanto de firmas independientes

Hace 10 años, apenas suponía el 23%, mientras que hace 5 años, se situaba en el 49%. Este movimiento tectónico también se aprecia en términos absolutos. A finales de 2010, los españoles teníamos 32.000 millones de euros en productos de gestoras internacionales, una cifra que casi se ha multiplicado por 6 una década después, con esos 178.500 millones.

El mercado ha evolucionado por esta mayor presencia de gestoras internacionales, pero no tanto de firmas independientes. Como ya comentamos en este artículo reciente, en este sentido incluso se ha incrementado el peso de los fondos bancarios los últimos meses. Pero como buena parte de estos a su vez invierten en gestoras internacionales, el resultado ha sido un mayor esplendor de estos últimos en las carteras.

La gran tendencia de la inversión pasiva

Este inmenso canal de dinero entrando en fondos extranjeros ha traído un esplendor de las gestoras internacionales en España en los últimos años y, como consecuencia, un fuerte aumento de los ingresos por comisiones bajo gestión para estas entidades. Pero en el escenario de fondo este incremento de ingresos para estas firmas no aparece tan despejado.

Hay una tendencia cada vez más evidente en las carteras de los inversores españoles, y particularmente entre los grandes inversores institucionales: el aumento de la preferencia por la gestión pasiva, ya sea a través de fondos indexados o ETF, que en ambos casos ofrecen exposición a los mercados a partir de comisiones mucho menores que los fondos de gestión activa.

De hecho, desde finales de 2018, más de la mitad de nuevas entradas de dinero en fondos de gestoras internacionales se ha dirigido a productos de gestión pasiva, casi 6.500 millones (y eso sin contar con un gigante de la gestión indexada Vanguard, que no reporta sus datos a Inverco). De hecho, la gestora extranjera líder en este segmento en España ya supera los 20.000 millones de euros invertidos en sus ETF, más que la suma del patrimonio de muchas de las gestoras independientes españolas.

Aun así, este 'boom' ha llegado más tarde al mercado español de lo que ha sucedido en otras plazas. De hecho, la brecha entre la entrada de flujos hacia la gestión pasiva frente a la activa no ha dejado de crecer a nivel global en los últimos años, ante la dificultad de los gestores para superar los índices. Según datos de Spiva, tan solo el 19,4% de los gestores activos de renta variable EEUU han logrado superar al índice S&P 500 a 5 años. Ante la duda sobre si lo conseguirán en el futuro, muchos inversores parecen decantarse por el menor coste que supone la gestión pasiva, confiando en que se traduzca en más rentabilidad a largo plazo.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios