UNA RECAÍDA ES EL MAYOR RIESGO DE COLA

Los fondos apuestan por una recuperación en U y se cargan de liquidez como en el 11S

Los gestores ven difícil un repunte de la economía en forma de V, y temen de hecho una W, que implicaría una segunda caída de la actividad, lo que es el mayor riesgo de cola

Foto: (iStock)
(iStock)

El pesimismo se ha disparado entre los gestores de fondos de inversión globales. Los profesionales apenas dan opciones a una recuperación en 'V' tras esta parálisis de la actividad económica sin precedentes en las últimas décadas, y apuestan de forma mayoritaria por una forma de 'U', que implica un periodo de estancamiento tras el desplome de la producción antes de iniciar el repunte para volver a los niveles previos.

De hecho, los 'managers' dan más opciones a una recuperación en 'W' que en 'V'. La 'W' implicaría un rebote de la actividad, una caída posterior y, después, una recuperación hasta los niveles de principios de 2020. Esto supondría un nuevo brote de la pandemia después de que supere la actual, con la consiguiente nueva crisis económica. Se trata del mayor riesgo de cola que ven los fondos, según la encuesta mensual de Bank of America Merrill Lynch. Fruto de este pesimismo, se han cargado de liquidez con el peso más alto de 'cash' en las carteras desde las semanas posteriores a los ataques del 11-S.

Evolución del peso de la liquidez en las carteras (barras grises) y del S&P 500 (en azul). Fuente: BofAML
Evolución del peso de la liquidez en las carteras (barras grises) y del S&P 500 (en azul). Fuente: BofAML

La encuesta se realiza cada mes entre más de 200 gestores que tienen a su cargo cerca de 600.000 millones de dólares gestionados. Se cruzan las respuestas y se arrojan resultados netos. Así, sobre las probabilidades asignadas a distintas formas de recuperación, gana la U con verticalidad en sus dos movimientos, pero con un valle en la recesión, que casi todos dan por hecho a escala global. La probabilidad que arroja la encuesta para los fondos es del 22% a la 'W', del 15% a una 'V' que se aleja y del 7% para la 'L', que implicaría que no hay perspectivas de recuperación a corto plazo.

De hecho, el mayor riesgo de cola para los gestores es que haya una segunda oleada de esta pandemia del Covid-19. Se asume la caída actual del PIB mundial, pero hay miedo a que no sea la única. Es decir, que un nuevo brote después de haber superado este vuelve a disparar los contagios, los fallecimientos, los gobiernos tomen restricciones y haya otra crisis económica siguiendo el guión de las últimas semanas. Mientras que tras el inicio del mes de marzo, cuando el coronavirus ya hacía estragos pero no estaban claras las consecuencias, el propio riesgo de cola era el virus, este se ha cumplido y ahora es que vuelva con fuerza. El segundo mayor riesgo de cola es que haya una crisis de crédito como consecuencia de esta parálisis en la actividad.

Se dispara el pesimismo

El peso de la liquidez en las carteras se disparó entre marzo y abril desde el 5,1% hasta el 5,9%, lejos ya de la media del 4,6% en la última década o del 4% de febrero, hace tan solo dos meses. Hay que tener en cuenta, para calibrar el pesimismo, que las ventas se producen después de fuertes desplomes en la primera mitad de marzo en todos los activos, desde las bolsas a la deuda pública o el oro -aunque luego ha habido rebote en los activos refugio-. Es decir, los inversores institucionales han asumido pérdidas para tener 'cash'. Este movimiento tan brusco supera a los de la crisis financiera de 2008, y es el más potente desde los ataques terroristas a las torres gemelas de Nueva York en 2001.

Además, es la vez que mayor consenso hay (93%) a una caída del PIB global durante dos trimestres consecutivos. Esto empezará a golpear a los beneficios de las empresas. Los gestores creen que se van a disparar los 'profit warnings', y piden de forma mayoritaria a los directivos de las empresas que centren sus esfuerzos y sus recursos en mejorar sus balances para hacer frente a esta crisis, con un 79%, frente a un 5% que apuesta por recompra de acciones. Muchas empresas ya han cancelado dividendos o recompras de acciones, así como las remuneraciones variables. Los bancos europeos también, instados por el Banco Central Europeo (BCE).

Los otros movimientos en las carteras por parte de los gestores, junto al incremento de liquidez, es rotar las inversiones en acciones o bonos hacia consumo defensivo, tecnología o salud, en detrimento de de bancos o consumo discrecional. También han rotado desde geografías como emergentes o eurozona hacia Estados Unidos.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios