EUROBONOS O NO, ESA ES LA CUESTIÓN

La verdadera batalla del Eurogrupo empieza ahora: cómo financiar la recuperación

El acuerdo del Eurogrupo logrado este jueves, que da luz verde a una red de seguridad de medio billón de euros ante el coronavirus, era la parte sencilla. Lo difícil comienza ahora

Foto: El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, de visita en Berlín. (EFE)
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, de visita en Berlín. (EFE)
Adelantado en

El acuerdo del Eurogrupo logrado este jueves, que da luz verde a una red de seguridad de medio billón de euros ante el coronavirus, era la parte sencilla. Sí, parece que el acuerdo ha sido enormemente complejo, pero la realidad es que es lo más fácil de todo el paquete que la Unión Europea debe acordar para hacer frente a los efectos del coronavirus. Lo difícil comienza ahora.

El informe que salió del Eurogrupo de este jueves pone la semilla del debate que comenzará en los próximos días: la necesidad de crear un fondo para la reconstrucción, algo en lo que parece que todos están de acuerdo, y cómo financiarlo, que es donde las trincheras de los distintos bloques parecen inamovibles.

Los ministros de Finanzas trabajarán con las directrices que reciban directamente de sus líderes. Porque este debate no será técnico, será político. España, Italia, Francia, Portugal, Grecia, Bélgica, Luxemburgo e Irlanda piden un instrumento de emisión conjunta de deuda con la que financiar esa recuperación sin que los Estados miembros más afectados vean su ratio deuda/PIB dispararse. Países Bajos, Alemania o Finlandia se niegan en redondo a esta opción.

Angela Merkel, canciller alemana, junto a Mark Rutte, primer ministro holandés. (EFE)
Angela Merkel, canciller alemana, junto a Mark Rutte, primer ministro holandés. (EFE)

La propuesta de Francia, crear un fondo que podría alcanzar hasta medio billón de euros y que se podría financiar con una única emisión de eurobonos, cuenta con el apoyo de Italia y España, y aunque París ha logrado meter la idea del fondo en las conclusiones del Eurogrupo, ni La Haya ni Berlín tienen intención en ceder sobre su financiación. En cualquier caso, Bruno Le Maire, ministro de Finanzas galo, baraja una idea que lleva días circulando por Bruselas: la posibilidad de emitir deuda conjunta los países que estén comprometidos con la idea usando la cooperación reforzada. Los números dan para poder hacerlo, pero muchos se preguntan si tiene sentido emitir deuda conjunta sin el apoyo de Alemania y Países Bajos.

España ha hecho una propuesta discreta en la que pone sobre la mesa un fondo que se financiaría en los mercados respaldado por el Marco Financiero Plurianual (MFP) y recursos propios, como una tasa digital europea en la que los ministros de Finanzas siguen trabajando o un aumento sobre los actuales impuestos que ya derivan en el presupuesto de la UE. En cualquier caso, las propuestas del bloque proeurobonos buscan de cualquier manera evitar utilizar esa palabra, esa etiqueta tabú para el norte.

"Instrumentos innovadores"

España, Francia e Italia lograron una pequeña victoria al incluir en el informe final un compromiso para buscar "instrumentos innovadores" en la financiación del fondo para la reconstrucción. La lucha estará ahora en qué tipo de instrumentos se ponen en marcha, pero Madrid, París y Roma lograron con esa referencia más de lo que podían esperar en un primer momento.

"Países Bajos estaba y estará en contra de los eurobonos", dejó claro Wopke Hoekstra, ministro de Finanzas holandés, tras el acuerdo de este jueves en el Eurogrupo. El ministro italiano, Roberto Gualtieri, dijo en cambio que se había planteado el uso de los eurobonos. Que las interpretaciones puedan ser tan distintas entre capitales es el augurio de que a los líderes de los Veintisiete les tocará pelear mucho por llevar este resultado a su campo.

Wopke Hoekstra, ministro holandés de Finanzas, durante el último Eurogrupo. (EFE)
Wopke Hoekstra, ministro holandés de Finanzas, durante el último Eurogrupo. (EFE)

La referencia a los instrumentos innovadores es "deliberadamente vaga", admitió Hoekstra. ¿Por qué? Porque depende ahora de los jefes de Estado y de Gobierno aterrizar esa idea. Decidir qué significa en realidad cada palabra. De ese pulso por la interpretación dependerá qué dirección toma la UE en esta materia, si los eurobonos están más cerca o más lejos. Será la batalla real.

"Algunos estados miembros expresaron la opinión de que esto debería hacerse mediante instrumentos de deuda comunes. Otros estados miembros expresaron que deberían encontrarse formas alternativas", señaló Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, en una rueda de prensa celebrada tras la reunión de este jueves, reflejando la profunda división que hay entre los Estados miembros.

Cuando los líderes tengan que establecer una hoja de ruta, para lo que, entre otras cosas, mantendrán una primera reunión el próximo 23 de abril, Países Bajos y Alemania intentarán dejar bien atado un texto en el que se limite mucho el futuro trabajo de los ministros de Finanzas. La Haya y Berlín tienen experiencia haciendo que asuntos que requieren de dirección política por parte de los líderes acaben naufragando en el Eurogrupo con directrices que hacen imposible el acuerdo, o que obligan a que el pacto sea muy deficiente. El fondo europeo de garantía de depósitos (EDIS) o la idea de un presupuesto para la Eurozona son solo algunas propuestas que han acabado en papel mojado.

"Los líderes con visión de futuro planean la paz antes de que termine la guerra", explicaba Centeno tras el encuentro, el segundo que ha sido necesario esta semana tras una primera sesión de 14 horas el pasado martes. En otras palabras: no hay tiempo que perder, los líderes deben avanzar en cómo se financia la recuperación de manera rápida y no esperar a que la crisis esté más avanzada.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios