Fusté (Andbank): "Estamos en el momento más agrio, pero la recuperación será en V"
  1. Mercados
LAS MEDIDAS SERÁN DOLOROSAS A CORTO PLAZO

Fusté (Andbank): "Estamos en el momento más agrio, pero la recuperación será en V"

Adelanta dolor en el corto plazo, pero asegura que tenemos que mirarnos en el espejo de China, donde una vez han llegado a la fase de control, han comenzado la recuperación

placeholder Foto: Alex Fusté, economista jefe de AndBank
Alex Fusté, economista jefe de AndBank

Esta última semana ya forma parte de la historia de los mercados. El pánico provocado por la propagación de la pandemia del Covit-19 llevó el jueves a la bolsa a firmar la mayor caída de su historia con un desplome del 14%, superando, incluso, las sufridas al día siguiente del referéndum de salida del Reino Unido de la Unión Europa. Además, antes del rebote del viernes, las pérdidas acumuladas en las cuatro sesiones anteriores superaban las registradas en la semana más negra tras la quiebra de Lehman Brothers en octubre de 2010.

España se ha parado. De hecho, el Gobierno ha declarado el estado de alarma para los próximos 15 días. Pero, ¿cuáles van a ser las consecuencias a medio y largo plazo de las medidas excepcionales que se están adoptando para frenar los contagios? ¿Estamos ante una profunda recesión económica?

Alex Fusté, Economista jefe Grupo Andbank y director de inversiones de Andbank España, adelanta dolor en el corto plazo, pero asegura que tenemos que mirarnos en el espejo de China, donde una vez han llegado a la fase de control, han comenzado la recuperación.

Foto: Bolsa de Madrid (Efe)

Pregunta.- Decían que el Covit-19 era como una gripe… pero una gripe no te contagia la economía y los mercados como está ocurriendo.

Respuesta.- No es la gripe en sí, son las medidas encaminadas a evitar un colapso en los hospitales y en los sistemas sanitarios. Es más suave que otros virus más mortales, pero es más rápido y más fácil de transmitirse.

Pero el mercado no está escuchando a la severidad baja de este virus, sino al coste económico de las medidas adoptadas y, es más, me atrevería a decir que tan solo no miran el coste económico, sino las derivadas del coste económico. El coste económico es un paro de las economías y la derivada es, en un mundo financiero que estaba altamente endeudado y asistido, cualquier movimiento del mercado, sobre todo de los bonos corporativos, puede poner en problemas a muchas empresas. Y la derivada puede ser una secuencia de quiebras.

Si las autoridades monetarias evitan el desorden en el mercado de crédito pasará como en China, una recuperación en cinco, seis o siete semanas

P.- Lagarde ha avisado del riesgo de sufrir una crisis como la de 2008, pero ¿los estados con endeudamientos del 100% no se pueden permitir ese escenario?

R.- Aquí veo dos cosas. Primera, Lagarde como presidenta de un banco central nunca puede decir eso en público, pero si se ha filtrado de la conversación con los líderes de la UE, tiene razón. Los gobiernos tienen que actuar en momentos críticos como es el actual. Los gobiernos por la parte fiscal y las autoridades monetarias, por la monetaria. Este es un momento crítico porque el mercado venía siendo tan asistido, que todo el mundo nadaba a favor de la corriente, largo, ultralargo en riesgo. Ahora bien, como estamos en el otro lado y te pilla con las velas desplegadas, el flujo en sentido contrario es tan elevado que no encuentra la contrapartida necesaria y la entrada de órdenes de venta es mucho mayor que la de compras.

Foto: Luis de Guindos, vicepresidente del BCE (i) y Christine Lagarde, presidenta (d)

P.- Pero si el BCE tiene menos munición ¿qué hacemos ahora?

R.- Si no tenemos la posibilidad de los tipos de interés, tiene más herramientas. Lo que es esencial es estabilizar el mercado de deuda corporativa. Esos índices que marcan los spreads se han disparado y mientras sigan rotos aumentan las posibilidades de que esto acabe mal. Con lo cual es fundamental estabilizar el mercado del crédito y eso solo se puede hacer con una acción concertada de los bancos centrales para reactivar el programa de compra de activos.

P.- ¿Porqué es tan importante que sea concertada? La Fed la semana pasada fue por libre...

R.- Porque no me sirve de nada solo estabilizar el mercado de deuda corporativa norteamericano si sigue roto el mercado de deuda corporativa europeo. Aquí hay una mala noticia y es que Donald Trump dinamitó ese concierto llamando al resto de bancos centrales manipuladores, acusando a sus gobiernos de hacer políticas monetarias para devaluar sus divisas… Eso hace que sea más difícil encontrar esa acción concertada, pero confío en que nuestras autoridades monetarias, todas ellas, descubran que solo hay una manera de evitar que se derrita el mercado.

placeholder

P.- Y en términos económicos… ¿Cuáles van a ser las consecuencias? ¿Cómo va a afectar el parón de China, que es la fábrica del mundo?

R.- China no está parada. He hablado con varios industriales sobre cómo están viendo el uso de capacidad y me ha sorprendido la cifra. Estos empresarios me han dicho que están al 80% y otros al 85%. Eso significa que la recuperación en V está, es un hecho. Hubo un enero nefasto, se tomaron grandes medidas de restricción de movimientos, cuarentenas masivas de millones de personas. Se sintieron los efectos en febrero y ahora, en marzo, se está recuperando la producción.

En Europa estamos seis semanas de retraso con respecto a la curva china. Estamos ahora mismo en el enero de china.

P.- ¿Europa puede experimentar esa misma recuperación, teniendo en cuenta que las medidas no están siendo tan drásticas como allí?

R.- Si lo piensas, ni yo, ni mi padre, ni mi abuelo, ni mi bisabuelo… vio jamás un país como Italia en cuarentena. Es verdad que las restricciones no son la ley marcial de prohibir salir de casa, pero sí es verdad que si te recomiendan no salir de casa lo haces, aunque sea por miedo. Con lo que el efecto será similar.

Así que, ¿puede ocurrir en Europa lo mismo que en China? Sí. Es más, va a ocurrir igual una recuperación en V. No te quepa la menor duda. Lo que pasa es que un desorden masivo en el mercado que derive en una aceleración de problemas de crédito y quiebras podría acabar en una crisis real económica que impidiese esa recuperación en V. Pero existen los medios para evitar ese desorden mediante la estabilización del mercado de crédito y si las autoridades monetarias lo hacen, pasará como en China, una recuperación en cinco, seis o siete semanas a lo sumo.

Foto: Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. (Reuters)

Ahora estamos en el momento más agrio, con una parada técnica absoluta. Hemos visto por la experiencia en China, Corea también, que han pasado por este momento y ya se encuentran en la fase de control. No hay por qué pensar que va a ser diferente.

P.- ¿Para España qué puede suponer el cierre total?

R.- Para España aplica lo mismo que para Italia aplica lo mismo que para China y aplica lo mismo que para Corea del Sur. Esas medidas son dolor de corto plazo. Parada técnica de la economía, deterioro de las cuentas fiscales, pérdidas en el sector privado… Pero al mismo tiempo vamos a entender que estas medidas son beneficio en el largo plazo porque contribuirán a pasar más rápido la fase de control, tras la cual llega la recuperación económica.

P.- ¿Entonces tú ves el vaso medio lleno y una oportunidad para invertir?

R.- Sí, aunque lo que me diferencia de otros colegas es dónde está la base. Ese punto de inflexión en el que dejamos el seguimiento bajista de la V y empezamos el seguimiento alcista de la V. Creo que esa base puede estar más abajo por muchas razones. La primera es que todo el mundo estaba con las velas desplegadas en exceso y eso me hace pensar que queda mucha gente por claudicar todavía. Segunda razón, es que se están adoptando algunas medidas como por ejemplo, no pagar las hipotecas, o como Trump que está planteando dar vacaciones fiscales… Pero todo esto tiene una consecuencia económica, que la gente no se piense que estas medidas no tienen consecuencias y estoy en esa fase de duda, calibrando estas.

Recuperación económica Coronavirus Andbank Alex Fusté