LA BANCA HACE CAMPAÑA NAVIDEÑA

Así son los planes de pensiones superventa: más comisión y menos rentabilidad

Los siete productos más vendidos cobran la comisión máxima que permite la ley, pero la mayoría genera retornos inferiores al promedio del sistema. La banca acapara estos planes

Foto: (iStock)
(iStock)

La banca está en plena campaña de venta de planes de pensiones, amenazada por el riesgo de presión fiscal del nuevo Gobierno ante las promesas de Podemos. Las entidades, una vez más, han inundado el mercado de ofertas en forma de bonificaciones por traspaso a cambio de permanencia, pero siguen teniendo en su estantería fondos que en su mayoría son más caros y menos rentables que el promedio del sistema.

Las estadísticas que publica la propia patronal, Inverco, sacan los colores a los bancos. Los siete planes de pensiones más vendidos cobran la comisión de gestión máxima, según datos recopilados por Finizens a partir de los que ofrece la asociación. Los costes imputados al cliente por gestión, como máximo por ley, son del 1,5% en renta variable y garantizados, del 1,3% en los mixtos con mayor exposición a bolsa y del 0,8% en renta fija y en los balanceados más conservadores.

Entre estos siete superventas están el CaixaBank Equilibrio, con cerca de 3.300 millones de euros de patrimonio; el CaixaBank Destino 2022, con casi 2.800 millones; el BBVA Plan Multiactivo Conservador, con 2.500 millones; el CaixaBank Crecimiento, con 2.200 millones; el Bankia Cauto, con una cifra cercana a los 2.000 millones; el Mi Plan Santander Moderado, con unos 1.800 millones, y el BBVA Plan Multiactivo Moderado, con más de 1.700 millones, en estos casos, según datos de VDOS.

En este caso, lo más caro no es lo mejor, al menos siguiendo el patrón de estadísticas históricas. Los españoles no parecen seguir fielmente el riesgo de invertir con el efecto retrovisor, como se conoce en la jerga, comprando los productos con mayores rentabilidades históricas, que desde luego no aseguran las futuras.

Así, seis de estos siete planes tienen retornos anualizados a cinco años inferiores a la media del sistema, que está en el 2,48%, según Inverco. El plan de pensiones restante, el CaixaBank Destino 2022, no es que supere la media sino que no tiene historial (‘track record’) suficiente. En la rentabilidad a tres años, alcanza el 3,68%, superior al 2,37% que logra la industria.

Superventas en negativo

El CaixaBank Crecimiento es el que más se acerca, con un 2,41% a cinco años. Mientras que hay dos en negativo: el Bankia Cauto, con un -0,23% anual, y el BBVA Plan Multiactivo, con un -0,07%-. Por su parte, el CaixaBank Equilibrio y el Mi Plan Santander Moderado tienen retornos anualizados a cinco años inferiores al 1%.

Según los datos recopilados por el ‘robo advisor’ Finizens, el 57% de los planes de pensiones cobra la comisión máxima, que el Ministerio de Economía, entonces con Luis de Guindos al frente, redujo por ley a principios de 2017. Caser es la firma que más planes de pensiones con comisión máxima ofrece, con casi un centenar. Seguidamente, están Banco Santander —con muchos planes heredados del Popular—, con 50; Caixa, con 42; Unicaja, con 40, y Sabadell y Bankia, con más de 20 en cada caso.

Fuente: Finizens, a partir de datos de Morningstar.
Fuente: Finizens, a partir de datos de Morningstar.

Los costes son mayores, de hecho, que las comisiones máximas en el 29% de los casos, según datos de Morningstar, en este caso recopilados por Finizens, ya que la ratio de gastos totales (TER) supera el 1,5% en 338 planes de un total de 1.157 productos analizados por Morningstar.

El estudio de Finizens estima que si se abarataran en casi la mitad las comisiones del sistema, la rentabilidad sería de casi el doble, por encima del 5%. El ‘robo advisor’ es parte interesada en poner el foco en las comisiones, ya que la gestión pasiva que ofrece con sus fondos y planes se base en cobrar menos que el resto con inversión indexada. En cualquier caso, los números corroboran sus conclusiones. Asimismo, achacan a los resultados que haya disminuido en una década el número de partícipes —cada inversor puede ser partícipe varias veces si tiene varios planes— desde 8,6 millones hasta 7,5 millones.

Los bancos acaparan el grueso del patrimonio en planes de pensiones, aunque cada vez surgen más alternativas. Tanto por la venta directa de gestoras independientes como por la arquitectura abierta que ya ofrecen plataformas en estos productos, como viene ocurriendo con mayor intensidad y desde hace más tiempo en el mundo de los fondos de inversión.

MyInvestor, el neobanco de Andbank, ha sido el último en sumarse con una plataforma en la que hay 65 planes de pensiones seleccionados por su equipo de análisis según datos de rentabilidad, consistencia y potencial de rentabilidad. Así lo aseguraron sus ejecutivos este mes con la presentación de una oferta que consistía en préstamos de 8.000 euros —máxima cantidad deducible por aportar a planes— para ahorrar por esta vía. Self Bank, Openbank —el banco digital del Santander— y Tressis también tienen arquitectura abierta en planes de pensiones.

Las diferencias de rentabilidades se agrandan con el paso del tiempo para los ahorradores por el interés compuesto. Por ejemplo, según estadísticas recopiladas por MyInvestor, en la categoría de renta variable el retorno medio a 10 años es del 6,4%, mientras que entre el 25% peor de planes de bolsa es del 2,9%. Una única aportación inicial de 8.000 euros se transformaría tras 30 años en 52.000 euros en el primer caso y en 18.800 euros en el segundo. Mientras que aportaciones anuales de 8.000 euros alcanzarían un ahorro de 720.000 euros con un 6,4% anualizado y de 380.000 euros con un 2,9%. Esta cifra se dispararía hasta el millón de euros con los 65 planes de más rentabilidad y potencial, según estimaciones de MyInvestor.

Los planes de pensiones, en cualquier caso, podrían estar en el foco del Gobierno si Podemos hace valer su programa, en el que aboga por suprimir el incentivo fiscal que mantiene a flote el producto. En esencia, son como fondos de inversión pero enfocados al ahorro para la jubilación, con la posibilidad de recuperar el dinero tras 10 años o al jubilarse. Las aportaciones se pueden deducir en la declaración de la renta, con un máximo de 8.000 euros o el 30% de la base imponible. Eso sí, al rescatar el dinero, las aportaciones y las rentabilidades obtenidas tributan por IRPF. En otros productos de inversión, solo se pasa por Hacienda con las plusvalías y por los tramos del ahorro.

Estos productos tienen detractores, por considerar que son una medida fiscal regresiva, la de favorecer en mayor medida a los patrimonios más altos. Así lo dijo la Comisión Europea en 2013, por ejemplo. El propio Banco de España (BdE) estima que el grueso de las deducciones se concentra en el 10% de los españoles con mayor renta.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios