Los inversores se fían cada vez menos de la información publicada por las empresas
  1. Mercados
'ESTUDIO DE COMUNICACIÓN'

Los inversores se fían cada vez menos de la información publicada por las empresas

En un contexto en que la transparencia informativa no solo es un valor añadido sino un compromiso de las empresas, la credibilidad de sus comunicaciones se está erosionando

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las empresas están perdiendo credibilidad frente al mercado, justamente en un momento en que la información cobra cada vez más importancia para los inversores y analistas.

Esta es la conclusión de la segunda edición del informe "La Comunicación con inversores y analistas" de 'Estudio de comunicación', realizado con El Confidencial y con la colaboración de Georgeson, que analiza las respuestas de 145 entrevistas elaboradas entre el 25 de junio y el 19 de julio de este año a analistas, accionistas e inversores de todo tipo, desde ‘family offices’ hasta directivos de capital riesgo. La primera edición se publicó en 2009.

Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Botín, durante la última junta general de accionistas de la entidad. (EFE)

"En el contexto actual, dónde la transparencia informativa no solo es un valor añadido, sino prácticamente un compromiso de las empresas con la sociedad y con sus 'stakeholders', la situación parece que ha empeorado, en relación con el estudio de 2009, y los entrevistados muestran mayor desconfianza por la información financiera directa que ofrecen las compañías", asegura el informe.

El estudio revela que los entrevistados otorgan un grado de credibilidad de 3,17 puntos —sobre 5— a la información que proporcionan las compañías. Una cifra que se ha erosionado desde 2009, cuando los entrevistados concedieron en una puntuación media de 3,65 puntos para este parámetro. Y es que, ya en esta década, apenas un 34,5% del público considera las compañías como la fuente más fiable a la hora de recabar datos.

Gran parte de los entrevistados también considera que las cotizadas españolas ‘maquillan’ sus comunicaciones financieras: un 48,4% opina que las compañías disimulan las verdades negativas (frente al 18,5% de 2009) y un 16,1%, que destacan demasiado las verdades positivas (en comparación con el 11,5% de 2009).

En un contexto en que la transparencia informativa ya no solo es apenas un valor añadido, la credibilidad de las empresas se está erosionando

También hay cierto grado de insatisfacción con la iniciativa de las empresas: el 50,9% del público considera que hay cierta información que debería conocer y las empresas no facilitan.

“En el contexto actual, donde la transparencia informativa no solo es un valor añadido sino prácticamente un compromiso de las empresas con la sociedad y con sus 'stakeholders', la situación parece que ha empeorado, en relación con el estudio de 2009, y los entrevistados muestran mayor desconfianza por la información financiera directa que ofrecen las compañías”, matizan los autores del estudio.

Gobernanza, contribución social y medioambiente

El estudio también destaca la relevancia para los inversores y analistas de la información no financiera. Concretamente la que tiene que ver con la gobernanza de las compañías, su contribución social y el impacto en el medioambiente. Los entrevistados otorgan a este tipo de información una notoriedad de 3,91 puntos sobre 5.

Pero ahí no queda la cosa. El 70% considera que estos parámetros, conocidos por su acrónimo en inglés ESG, tiene una repercusión directa sobre la valoración de las empresas cotizadas.

"Para los públicos entrevistados, estas cuestiones no pueden quedar al margen a la hora de analizar y valorar a las compañías y se han convertido en un elemento de
necesaria consideración a la hora de invertir", subraya el informe.

Menos intervención regulatoria

Eso sí, desde que se realizó el estudio por primera vez, en 2009, el porcentaje de entrevistados que consideran que los ‘vigilantes’ bursátiles deben ejercer un control más estricto sobre las informaciones financieras ha descendido a un 49,3%, un dato que hace una década estaba en niveles del 74,3%.

Lo mismo ocurre en el lado opuesto: la proporción de encuestados que opinan que los reguladores del mercado no deben jugar un rol de control y verificación más severo sobre las comunicaciones financieras ajenas a las compañías y a ellos mismos ha aumentado desde el 18,5% en 2009 hasta el 38,5% este año.

Los analistas, accionistas e inversores valoran ahora en 4,13 puntos sobre 5 la información que les ofrecen directamente los reguladores (la Comisión Nacional del Mercado de Valores y el Banco de España), muy por encima de los 3,04 puntos que le otorgaban en 2009.

Inversores Empresas
El redactor recomienda