LARGO VS. CORTO

Los ganadores y perdedores en bolsa por la quiebra de Thomas Cook

Los clásicos de las posiciones cortas —Melqart, Kite Lake— recogen su cosecha con los desplomes; mientras que accionistas de referencia como Fosun se lamen las heridas

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Tras desplomarse un 22% el viernes y un 89,6% en el año, Thomas Cook entró este lunes en suspensión de pagos tras haber fracasado las negociaciones de emergencia con su principal accionista y acreedores a fin de encontrar un rescate. Los que apostaron por que Thomas Cook terminaría saliendo adelante este lunes ven cómo su inversión se desvanece por completo. Pero no todo son penas: también están aquellos que invirtieron con la convicción de que lo de Thomas Cook solo podía ir a peor y que, con la empresa tocando fondo, recogen su cosecha.

La tragedia de Thomas Cook venía meses cociéndose. La compañía ya negociaba su rescate desde julio, después de meses lanzando ‘profit warning’ tras ‘profit warning’. Aunque la británica a menudo echaba la culpa a minucias como las olas de calor, la compañía llevaba tiempo enfrentándose a la llegada de opciones ‘low cost’ —como las webs de comparaciones de precios— o nubarrones como el Brexit.

Ganadores

Aquellos que apostaron en corto ahora recogen la cosecha. Según los registros de Bloomberg, entre los bajistas hay varias gestoras clásicas de las apuestas en contra, como es el caso de TT International (57 millones de acciones a cierre del viernes), Kite Lake Capital (19 millones a cierre de agosto) o Melqart (17 millones a cierre del viernes). También Pictet tenía siete millones de acciones en corto, según los mismos registros, pero a principios de julio.

Los ‘hedge fund’ también han sabido ganar con la caída de la agencia de viajes a través de los 'credit default swaps' (CDS)—coberturas de riesgo en las que, si la empresa quiebra, el inversor cobra—. Según Bloomberg, firmas como Sona o XAIA pueden llegar a embolsarse hasta 250 millones de dólares entre las dos. Con todo, la decisión de si se pagan los CDS o no recae sobre un Comité de Determinación formado por ‘traders’ que todavía tienen que evaluar si la declaración de bancarrota es suficiente para el pago. También está pendiente de ver cómo se desarrolla el proceso de liquidación.

El plan de rescate propuesto por el principal accionista, Fosun, y los acreedores pasaba por la conversión de la deuda en acciones —una medida que habría eliminado el cobro de los CDS a sus inversores—. Sin embargo, con Thomas Cook declarando la quiebra este jueves, se allana el camino para que los que apostaron en contra del futuro cobren con su inversión.

Perdedores

“Os damos nuestras más profundas condolencias a todos aquellos afectados por esta situación”. Estas han sido las palabras del principal accionista de Thomas Cook, Fosun, tras anunciarse la quiebra de la agencia de viajes este lunes. El fondo del llamado ‘Warren Buffett chino’, Guo Guangchang, era el principal accionista de Thomas Cook con una posición del 18% a cierre de junio de 2019, según los registros de Bloomberg.

Y es que la firma, que estaba invertida en la inglesa a través de su división Fosun Tourism Group, ha aprovechado el momento de duelo para meter el dedo en la llaga. “Fosun se siente decepcionado con que Thomas Cook no haya sido capaz de encontrar una solución viable a la recapitalización que propuso junto con otros afiliados, principales bancos acreedores, bonistas y otras partes involucradas”, zanjó la gestora en el comunicado de este lunes.

Asimismo, Fosun —que este lunes apenas cayó un 1,53% en la bolsa de Hong Kong, mientras que Fosun Tourism se dejaba un 4,73%— confirmó que “su posición se mantuvo estable a lo largo del proceso, pero infelizmente otros factores han cambiado”.

Thomas Cook había alcanzado en agosto un acuerdo de rescate de 900 millones de libras (alrededor de 1.017 millones de euros) con su primer accionista y la banca. Sin embargo, el viernes salió a la luz que los acreedores habían solicitado a la agencia de viajes más antigua del mundo unos 250 millones de libras (283 millones de euros) para mantener la compañía a flote en la temporada de invierno, un dinero que los acreedores pretendían que Cook recaudase a través de una recapitalización. Y es que el plan de la recapitalización pasaba por una inyección de dinero y conversión de deuda en acciones que, al canje, llevaba a Fosun a tomar el control del capital de Thomas Cook.

Según los registros de Bloomberg, Fosun tenía una posición de 4.046 millones de libras (4.572 millones de euros) a cierre del 17 de junio, repartidos en un total de 277 millones de acciones que, de haberse mantenido hasta este 20 de septiembre, se habrían erosionado hasta los 957 millones de libras (1.081 millones de euros). Con todo, solo a través de Fosun Tourism Group, el multimillonario chino ya tiene posiciones en muchos otros negocios, como Lanvin, Wolford, Caruso, etc. De hecho, Fosun International es dueño de Cirque du Soleil y Club Med.

Según los registros de Bloomberg, son varios los damnificados: Invesco —que este lunes subió un 0,9% en bolsa— tenía 217 millones de acciones a cierre del viernes (un 14%), seguido de gestoras como Hargreaves (5% a cierre del 17 de junio), Jupiter (4,73% a cierre del 19 de septiembre) o Blackrock (-2,8% a cierre del pasado viernes).

No obstante, dado el goteo de noticias que se produjo en las últimas semanas, es posible que muchas firmas vendieran entonces, asumiendo pérdidas ante el miedo a la quiebra.

Es el caso de Santander Asset Management, que, según los registros de Bloomberg, a cierre de agosto tenía 2,7 millones de acciones en cartera. No obstante, fuentes de la firma confirman que, para el viernes, la compañía ya no tenía posiciones directas, apenas posiciones residuales de un inversor externo en mantato de inversión pasiva que no entra dentro de la gestión de la firma en sí. La gestora del banco español llegó a tener 4,09 millones de acciones en cartera durante el tercer trimestre de 2017, invertidos en Thomas Cook desde 2010, según registros de Bloomberg.

Y otro tanto para Standard Life Aberdeen, que en el pasado fue uno de los accionistas de referencia de la británica y que según Bloomberg tenía un 3,39% a cierre del 17 de junio. Sin embargo, fuentes de la firma confirman que para el viernes ya no tenía posición en las carteras de gestión activa. Según los registros, Aberdeen llegó a tener 189 millones de acciones en el primer trimestre de 2017 y llevaba invertido desde 2007.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios