ANÁLISIS DE TRIBUTOS

Revolución en los fondos: Hacienda permitirá deducir la comisión de custodia

Tributos ha decidido que estas comisiones que cobran las entidades bancarias por compra, venta y depositaría sin asesoramiento podrán reducir la carga fiscal vía IRPF

Foto: Fachada de una oficina de la Agencia Tributaria.
Fachada de una oficina de la Agencia Tributaria.

Los inversores de fondos que paguen comisiones por órdenes de compraventa y custodia de fondos sin que medie contrato de asesoramiento con su entidad financiera podrán deducirse el coste en su factura fiscal. Es decir, rebajar la base imponible en la declaración de la renta. Así lo ha decidido la Subdirección General de Tributos, órgano de Hacienda, según fuentes del mercado conocedoras de la situación.

Tributos ha terminado su análisis sobre estas comisiones, que empiezan a proliferar en banca —especialmente en el segmento de altos patrimonios—, y ya tiene lista una respuesta vinculante a una consulta realizada el año pasado por CaixaBank a partir de un modelo de contrato que tiene el banco, según fuentes del mercado.

El patrimonio de las familias españolas en fondos roza los 320.000 millones de euros. Cerca del 90% de los fondos se distribuye a través de la banca, según estimaciones de Inverco, y en la mayoría de los casos sin asesoramiento. El impacto de esta medida tendrá una gran influencia en el sector. Para algunos, es potencialmente revolucionaria.

Hasta la entrada de la regulación europea MiFID II en 2018, la estrategia más utilizada por la banca para rentabilizar este negocio era el cobro de las llamadas retrocesiones: una comisión sobre el importe suscrito por el cliente. En los últimos ejercicios, las retrocesiones han reportado ingresos anuales de entre 1.300 millones y 1.500 millones de euros. La nueva interpretación de Hacienda incentivaría a las entidades a reducir la dependencia de las retrocesiones y a aumentar las comisiones de custodia (que serían deducibles posteriormente por el cliente), especialmente en la distribución de fondos internacionales, que superan los 170.000 millones en activos bajo gestión.

Varias entidades tienen ya supermercados internos de fondos donde los clientes pagan comisiones por mantenimiento de inversiones en estos productos y operaciones sin asesoramiento. Es decir, se ofrece la plataforma y un número amplio de productos disponibles para que el cliente opere por su cuenta, como ocurre con las acciones. Tradicionalmente, bancos y brókeres independientes cobran comisiones de custodia y depositaría por inversión en acciones, ETF y otros instrumentos que son deducibles, y eso mismo ocurrirá con los fondos.

Los ingresos por comisiones cada vez son más importantes para los bancos, especialmente en el entorno actual de tipos de interés bajos o negativos. Como la entrada de MiFID II endureció la posibilidad de cobrar las retrocesiones, y cada vez se demandan más fondos de firmas independientes o internacionales, han surgido en el seno de la banca nuevos servicios, como la gestión discrecional de carteras, modelos integrales con asesoramiento y venta de fondos, o plataformas para operar en fondos con el espíritu anglosajón del ‘do it yourself’ (hazlo tú mismo), que es donde empiezan a extenderse las comisiones de custodia.

La decisión de Tributos aún no está publicada, algo que está previsto tras el verano, según ha podido saber este medio. Desde ese momento, las comisiones de custodia y administración de acciones y participaciones de instituciones de inversión colectiva (IIC), como fondos y sicavs, serán fiscalmente deducibles en el IRPF de los inversores.

Por otro lado, el análisis de Tributos también incluye que si un inversor sufre rendimiento de capital mobiliario negativo como consecuencia del cobro de la comisión de custodia, este formará parte de la base del ahorro. Así, podrán compensar otros rendimientos positivos a la hora de tributar, como por ejemplo los dividendos pagados por fondos de distribución o acciones.

Tendencia de la banca

CaixaBank lleva tiempo ofreciendo un abanico de fondos (‘all inclusive’, en la jerga) a los clientes de banca privada que pueden comprar y vender sin asesoramiento con una comisión del 0,6%. Asimismo, este año ha presentado una herramienta ‘online’ para clientes de más de 500.000 euros bautizada como ‘Ocean’, en la que uno de los tres modelos disponibles consiste en compra y venta de fondos sin asesoramiento con una comisión de custodia del 0,75%.

Una sucursal de CaixaBank. (EFE)
Una sucursal de CaixaBank. (EFE)

BBVA, por su parte, repercute un 0,4% combinado con retrocesiones para los clientes que operan en su supermercado ‘online’ con 2.400 fondos. Sabadell lanzó el año pasado una comisión de custodia del 0,3% para los clientes que inviertan a través del banco en fondos de terceros, algo que ya lleva tiempo haciendo Banco Santander en banca privada.

Con estos servicios, los clientes acceden a clases limpias o sin comisión de retrocesión y, por lo tanto, más baratas, generalmente de fondos internacionales. Es decir, lo que pagan de forma explícita suele ser menor que el ahorro en la comisión total. Los bancos, por su parte, dejan de cobrar retrocesiones pero ingresan dinero por el pago explícito a imagen y semejanza del negocio de brokeraje. El ahorro para los inversores será a partir de ahora mayor, ya que Hacienda permitirá deducir el coste de la base imponible del IRPF.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios