MOVIMIENTO CONTRARIO AL DE SUS COMPETIDORES

Santander vende 2.000 M en deuda española y reduce la cartera a mínimos de 2013

La entidad dirigida por Ana Botín mantiene una posición de 15.000 millones en bonos españoles. La exposición total a valores de renta fija de España alcanza los 28.000 millones

Foto: Ana Botín, presidenta de Banco Santander. (EFE)
Ana Botín, presidenta de Banco Santander. (EFE)
Adelantado en

Banco Santander reduce su exposición al sector público español. La entidad está disminuyendo su cartera de renta fija, hasta llevarla a mínimos desde 2013. En el caso de la tenencia de bonos españoles, durante este año ha reducido la cuantía desde 17.000 millones hasta 15.000 millones de euros.

La venta de bonos del Tesoro en la primera mitad del año, por valor de 2.000 millones, se produce en pleno ‘rally’ del precio del bono. La rentabilidad —relación inversa con el precio— del título a 10 años, el más comerciado, ha marcado mínimos históricos en el mercado secundario al tocar el 0,126%, en plena ola de ventas a principios de agosto de renta variable y compras de deuda, por las tensiones en los mercados y las perspectivas de más estímulos monetarios.

La disminución de la cartera, que admitió en la última presentación de resultados el director financiero, José García Cantera, se produce por movimientos automáticos a través de modelos internos, que funcionan como coberturas del margen de intereses. Al caer los tipos de interés en una geografía, el banco vende bonos y reduce la exposición vía bonos soberanos al haber cumplido ya con la cobertura con el aumento del precio.

Cantera admitió este dato, que no se publica en los informes financieros recurrentes del banco. En ellos, Santander incluye las cifras de riesgo soberano por país emisor acorde a los estándares de la Autoridad Europea de Banca (EBA, por sus siglas en inglés), pero sin desglosar por activo. Así, la exposición neta a España en junio alcanzó los 28.002 millones, pero dentro de esta cesta hay bonos soberanos, corporativos, otro tipo de coberturas o activos de ‘trading’.

El grueso, no obstante, es deuda pública, un activo al que han recurrido los bancos en la última década para compensar la caída de los ingresos de su actividad tradicional, que es conceder préstamos. Primero lo consiguieron con los cupones de los bonos, cuando la prima de riesgo española estaba disparada, y después con la apreciación del precio de estos títulos.

Sin embargo, a pesar del ‘rally’ de este año en precio, que permite recoger ganancias con ventas de carteras, los directores financieros cada vez lo tienen más difícil para hacer lucir el resultado de operaciones financieras (ROF) o sumar ingresos al margen de intereses con los cupones de los bonos.

En el caso de Banco Santander, lleva dos años reduciendo la cartera de exposición a valores representativos de deuda de España. En 2013, se situó en los 24.993 millones, y desde ese momento se fue incrementando hasta alcanzar cifras de 37.422 millones en 2015 y 46.167 millones en 2017. Desde este pico, el montante se redujo hasta los 36.025 millones en diciembre de 2018 y los 28.002 millones en junio de este año.

El movimiento del Santander es contrario al del resto de entidades, especialmente BBVA y Sabadell, que han elevado en 1.600 millones y 1.500 millones respectivamente sus carteras de deuda. En BBVA se sitúa en los 15.400 millones y en Sabadell, en los 13.600 millones, aunque CaixaBank y Bankia siguen a la cabeza con 37.386 millones y 29.178 millones, respectivamente.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios