¿Cuánto pueden durar los tipos bajos? Más de lo que se piensa, según la historia

Alegría total entre los que ya tienen una hipoteca a tipo variable y cierta desazón entre los que la contrataron a tipo fijo en los últimos años

Foto: Escultura del euro en Fráncfort. (EFE)
Escultura del euro en Fráncfort. (EFE)

El euribor en nuevos mínimos históricos, por el -0,25% ya. Alegría total entre los que ya tienen una hipoteca a tipo variable y cierta desazón entre los que la contrataron a tipo fijo en los últimos años. Que sí, que tienen un precio muy bueno, que igual ronda el 2% o incluso por debajo, pero… ¿Y si los tipos se mantienen en estos niveles durante 10, 15 o 20 años más? No sería descartable, según muestra la historia. Así lo refleja este gráfico que la gestora Capital Group envió esta semana a sus clientes.

.
.

Refleja las dos ocasiones anteriores en las que Estados Unidos vivió un periodo largo de tipos bajos después de una gran crisis. En ambas ocasiones, superó los 30 años. En concreto, alcanzó los 34 tras la gran depresión del 29 y se extendió hasta los 31 tras la depresión prolongada que fue de 1873 a 1879.

Mucho que recorrer si se repite la historia, porque en este ciclo 'solo' llevaríamos 11 años en zona de tipos bajos, aunque nos parezca una eternidad.

Lo que sí es cierto, sobre todo en el caso de Europa, en que nos movemos en territorio inexplorado, porque nunca habían estado tan bajos como ahora. Solo hay que mirar al bono español a 10 años, que se mueve ya en el 0,25% y podría entrar muy pronto en negativo si mantiene el ritmo actual.

Quién lo iba a decir casi 7 años, cuando parecía que España acabaría rescatada y el rendimiento se fue hasta las inmediaciones del 8%. Pero todo cambió en verano de 2012, cuando Mario Draghi pronunció sus famosas palabras "Haremos lo que sea necesario y, créanme, será suficiente". El BCE empezó a inundar de liquidez el sistema y cambió por completo el mercado, como antes había hecho la Reserva Federal.

El problema es que ahora, tanto en Europa como en Estados Unidos, los banqueros centrales se han dado cuenta de que no será tan fácil salir de ahí. "Se empezó a usar el monetarismo como una artillería de dimensiones extraordinarias que sacara la economía de una situación extrema, pero ahora se está viendo que nos ha llevado a una nueva situación: la japonización, en especial de Europa", explica Enrique Lluva, gestor de fondos de renta fija de Imantia Capital.

Y en cuanto los banqueros centrales han intentado retirar estímulos se han visto obligados a rectificar ante la volatilidad desencadenada: "Primero fue Powell —el presidente de la Fed— en noviembre, cuando dio marcha atrás, y hace tres semanas Draghi —el del BCE— en la reunión de Sintra, cuando lanzó un mensaje muy parecido al de verano de 2012, una especie de le vamos a dar a la máquina hasta que veamos cambios drásticos en las variables que seguimos", añade Lluva.

Claro, que hay quien defiende que en realidad lo extraordinario no serían los momentos de tipos por los suelos, sino los opuestos. Eso planteaba Robert Ruckin, gestor de Schroders, en la explicación acompañando el siguiente gráfico: "Los inversores que esperan una vuelta a la 'normalidad' de tipos más elevados podrían verse decepcionados. En realidad, los tipos vistos entre 1970 y 2008 son los que deberían ser vistos como anormales según la historia".

¿Cuánto tiempo durará esta situación, entonces? Hay opiniones para todos los gustos, pero si miramos a lo que refleja en los precios, como mínimo unas cuantas décadas más. "Lo que hemos visto es que se ha desplazado toda la curva de tipos 400 puntos básicos a la baja", explica Enrique Lluva.

En Europa, prácticamente no hay ningún periodo en los próximos 30 años en los que se esté descontando implícitamente tipos de interés por encima del 1%. Y, por el contrario, sí perspectivas de que sigan bajando en los plazos más cortos, lo que también se refleja en el índice de referencia para las hipotecas: "Veo el euribor bajando fácilmente hasta el -0,4%, ante las expectativas de nuevas medidas del BCE, y no descarto incluso que hasta el -0,5%." añade el gestor de Imantia.

Y ante esta situación, el debate sobre el tipo de hipoteca a elegir entre los que buscan comprarse una casa está más interesante que nunca. Los defensores de seleccionar a tipo variable defienden que solo hay que escuchar al mercado para ver cómo las expectativas indican tipos deprimidos durante varias décadas.

Los partidarios del tipo fijo se dan por satisfechos con contratar a tipos por debajo del 2% para préstamos a 20 y 30 años, como los que ya se pueden encontrar en el mercado, y reclaman la tranquilidad que les proporciona ante una hipotética vuelta de los tipos altos, por mucho que ahora muy pocos lo contemplen en mercado.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios