CONOCERSE, UN PLAN, INVERSIONES PERIÓDICAS...

¿Siempre con el pie cambiado en bolsa? 5 claves para evitarlo

Tras la vuelta de la volatilidad en los últimos meses, casi 3.000 millones de euros se han evaporado ya de los fondos españoles que invierten en acciones en lo que llevamos de 2019

Foto: (iStock)
(iStock)

Otra vez nos ha vuelto a pasar. Y no será la última. Primer trimestre de 2018. Casi 4.000 millones de euros entran en España en fondos de renta variable después de 2 años de muy buen comportamiento en las bolsas.

Tal era el optimismo que, por primera vez en la historia, un fondo de pequeñas empresas españolas había protagonizado uno de los primeros anuncios tras las campanadas de año nuevo, el Santander Small Caps. Al calor de sus altas rentabilidades, empezó a llegar tanto dinero al fondo que la gestora tuvo que cerrarlo a nuevas aportaciones al alcanzar los 1.300 millones de euros. Poco después, marcó máximos y empezó a caer.

El resultado, una tremenda paradoja. Siendo un fondo con una rentabilidad espectacular a largo plazo, con ganancias anualizadas del 8,2% a 10 años, la mayoría de sus partícipes está perdiendo dinero porque entraron casi en máximos. E incluso muchos ya se han dado por vencidos: desde hace un año han salido del fondo casi 250 millones de euros.

No solo están tirando la toalla los partícipes de este fondo, sino muchos de los que entraron en renta variable en aquel inicio tan positivo de 2018. Tras la vuelta de la volatilidad en los últimos meses, casi 3.000 millones de euros se han evaporado ya de los fondos españoles que invierten en acciones en lo que llevamos de 2019.

¿Qué podemos hacer para evitar movernos siempre en bolsa a pie cambiado? Aquí van cinco claves a tener en cuenta.

1. Conócete a ti mismo

Es fundamental saber qué objetivos tenemos con el dinero que invertimos, qué rentabilidad necesitamos alcanzar y, sobre todo, el riesgo que estamos dispuestos a asumir.

Si no estamos dispuestos a tolerar fuertes caídas de corto plazo en los mercados, porque dormimos peor o nos genera tensión, debemos controlar mucho el nivel de exposición que tenemos en mercado.

Si tenemos más del que podemos soportar, o si los altibajos de las bolsas nos afectan en exceso, se disparan las probabilidades de imitar el comportamiento de la masa, y de acabar comprando en la euforia y vendiendo en el peor momento.

Esta herramienta interactiva te puede ayudar a conocer tu perfil inversor:

3

2. Establecer un plan

Antes de empezar a invertir, conviene hacer un plan teniendo en cuenta la naturaleza de los mercados. La bolsa es el activo más rentable a largo plazo, con una rentabilidad anualizada cercana al 6,5% en los últimos 125 años, pero esa ganancia nunca se ha producido de manera lineal, sino con constantes subidas y bajadas.

2Cada seis o siete años te cae más de un 20% y cada 2 años hay un descenso del 10%2, como cuenta Iván Martín, director de inversiones de Magallanes Value Investors, que le recordó el mítico gestor Peter Lynch. Si al hacer el plan de inversión teníamos claro que esto podía pasar, no tiene sentido salir del mercado cuando eso sucede. Es como si un ciclista del tour de Francia se bajara de la bici al ver una cuesta pronunciada ante sí. En realidad, esa montaña ya estaba en la hoja de ruta.

Puede ser útil escribirle a tu yo del futuro una carta para abrir solo en momentos de pánico como este. También buscar la ayuda de un asesor financiero para trazar ese plan.

3. Inversiones periódicas...

El problema de intentar adivinar el mejor momento para entrar y salir de bolsa es que solo es posible saberlo a toro pasado. La 'solución' es invertir sin mirar el mercado. Es decir, realizar periódicamente inversiones sin intentar buscar el momento óptimo de entrada o de salida, asumiendo que no somos capaces. Así se evita caer bajo el influjo de las emociones, tan dañinas para el inversor a la hora de sacar rentabilidad a su dinero, y tener niveles de entrada suavizados que nos den exposición a la evolución del mercado a largo plazo.

4. ... y automáticas

Cuanto más automáticas sean estas inversiones periódicas, mejor. Cada vez más entidades y aplicaciones ofrecen a los ahorradores la posibilidad de programar el día y la cantidad que se quiere invertir, sin tener que confirmar la operación llegado el momento. Por ejemplo, el día 5 de cada primer mes del año o al inicio de cada mes, sin límite de cantidades. Al invertir por defecto ya eliminamos del todo la euforia y el miedo en la gestión de las inversiones.

5. Seguir el mercado con moderación

Ante fuertes caídas del mercado, como las vividas este mayo o las del último trimestre de 2018, la tentación del inversor es muy fuerte. Todo le empuja a sacar el dinero del mercado y ponerlo a cubierto: los números rojos de los índices, los titulares, los gurús que emergen anunciando el apocalipsis… Y las trampas mentales que nos hacemos a nosotros mismos.

https://cms.elconfidencial.com/quick/edit/external/PGlmcmFtZSB3aWR0aD0iNTYwIiBoZWlnaHQ9IjMxNSIgc3JjPSJodHRwczovL3d3dy55b3V0dWJlLmNvbS9lbWJlZC81NHBXWG4wYlZXOCIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIGFsbG93PSJhY2NlbGVyb21ldGVyOyBhdXRvcGxheTsgZW5jcnlwdGVkLW1lZGlhOyBneXJvc2NvcGU7IHBpY3R1cmUtaW4tcGljdHVyZSIgYWxsb3dmdWxsc2NyZWVuPjwvaWZyYW1lPg==

"Lo importante es adoptar una estrategia en la que el comportamiento del mercado sea absolutamente irrelevante", concluye Antonio Rico, gestor de Baelo Patrimonio.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios