crónica de bolsa

Los inversores, en shock, logran un mínimo rebote que no borra las malas sensaciones

Las bolsas europeas cerraron el viernes en positivo, pero los pobres datos de empleo en EEUU provocaron una fuerte caída de Wall Street que extiende las dudas a la próxima semana

Foto: Bolsa de Australia (Efe)
Bolsa de Australia (Efe)

Las bolsas consiguieron cerrar la semana con un pequeño rebote que no disipa las dudas generadas a lo largo de la semana. Nada hacía pensar el lunes, cuando el optimismo por la tregua alcanzada entre Donald Trump y Xi Jingpin su guerra comercial disparaba las bolsas, que el escenario se iba a poner luego tan cuesta arriba. Y la constatación de este nerviosismo llegó el jueves, después de que la detención de la directora financiera de Huawei en Canadá a petición de Estados Unidos desatara un éxodo de inversores que provocó la mayor caída en Europa de las bolsas desde el Brexit.

Las ventas comenzaron en Europa y se amplificaron tras la apertura muy bajista de Wall Street. No en vano, los inversores han interpretado que esta nueva crisis diplomática entre las dos potencias económicas del mundo puede dar al traste con el alto al fuego de 90 días en su batalla de tarifas arancelarias. El viernes, en cambio, los mercados lograron un rebote que fue de más a menos a lo largo de la sesión. El Ibex cerró el viernes con una subida del 0,58%, lo que no sirvió para ocultar una caída acumulada del 2,88% a lo largo de la semana. El inicio de sesión fue positivo en Europa, pero la apertura de Wall Street tiró por tierra casi todo el avance logrado. Los pobres datos del mercado laboral en EEUU provocaron una caída superior al 1% en los principales selectivos del país, lo que borró casi todas las ganancias en Europa en cuestión de dos horas.

Los nervios están a flor de piel y los inversores han sobrereaccionado a la posibilidad de una crisis diplomática que de momento no es tal, más cuando la Casa Blanca ha tomado distancia sobre la detención. Nervios provocados por el fantasma de una recesión que cobra fuerza a medida que se aplana la curva de la deuda de Estados Undios y se teme por la inversión de la curva entre el diez y el dos años. De hecho, la fuerte caída de la rentabilidad del Treasury el martes, por debajo del 3%, desató las alarmas y lastró con fuerza la bolsa de Nueva York. El cierre del parqué el miércoles por el funeral de estado del expresidente George Bush retrasó al jueves la continuidad de las órdenes de compra, coincidiendo entonces con la crisis de Huawei.

A esto hay que sumar la situación específica de Europa. Por un lado, el miedo a que descarrilen las negociaciones sobre el Brexit, en tanto que Theresa May ha perdido el control del Gobierno y el apoyo de su propio partido, lo que podría provocar una ruptura desordenada que sería el peor escenario imaginable. Por otro, el melón italiano y la pugna que mantiene Roma con Bruselas por los presupuestos de 2019 que pueden hacer descarrilar la tercera economía de la región.

Además están las tensiones crecientes en Francia donde el presidente Macron se enfrenta a un momento de gran debilidad con la revuelta de los chalecos amarillos alimentando el populismo de extrema derecha de Marine Le Pen y dando alas a la extrema izquierda para plantear una moción de censura en la Asamblea. Y, por último, la debilidad del Gobierno de España y su incapacidad de sacar adelante los Presupuestos de 2019, la irrupción de VOX y la presión de los nacionalismos.

La última esperanza de la semana vino de la mano del petróleo. Los países de la OPEP lograron llegar a un acuerdo para reducir la producción de crudo y así evitar el desplome del precio del barril, que acumulaba una caída del 30% desde los máximos de octubre. Las negociaciones fructificaron el viernes por la tarde y los miembros del club de productores decidieron reducir en 1,2 millones de barriles diarios su oferta de crudo. Las restricciones comenzarán a partir del 1 de enero, pero la reacción de los mercados fue inmediata, con un rebote del Brent superior al 4%. Este acuerdo frenó la caída de Wall Street a media sesión, pero los temores de que la tendencia bajista se prolongue se extenderán a la próxima semana.

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios