Atlantia vuelve a terreno positivo en bolsa tras el desplome del jueves
  1. Mercados
TRAS LA AMENAZA DE S&P DE REBAJAR SU 'RATING'

Atlantia vuelve a terreno positivo en bolsa tras el desplome del jueves

El grupo italiano abría el viernes con subidas que, sin embargo, no llegaban a corregir las pérdidas del jueves a raíz del derrumbe del puente en Génova

placeholder Foto: El CEO de Atlantia, Giovanni Castellucci, en una rueda de prensa en Madrid el pasado marzo. (Reuters)
El CEO de Atlantia, Giovanni Castellucci, en una rueda de prensa en Madrid el pasado marzo. (Reuters)

El grupo italiano intenta levantar la cabeza el martes con una subida en bolsa del 3% después de hundirse en bolsa el jueves a raíz de las amenazas del Gobierno de Italia de revocar la concesión a Autostrade, filial de Atlantia encargada de gestionar el tramo de la A-10 al que pertenecía el derrumbado viaducto Morandi en Génova. A su vez, ACS cotizaba con un recorte del 1,14%, temiendo el impacto de la crisis de su socia en la compra de Abertis.

La compañía controlada por la familia Bennetton ha llegado a perder esta semana un cuarto de la capitalización bursátil: tras perder más de 5.500 millones de euros en la bolsa italiana, la empresa cotizaba el jueves en su precio más bajo desde el año 2014, a 18,3 euros por acción. Las caídas llegaban después de que el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, declarase el miércoles (festivo en los mercados italianos) que había decidido comenzar un procedimiento para revocar la concesión a Autostrade. Sin embargo, el viernes Atlantis busca remontar en bolsa con unas subidas de alrededor del 3%, afianzando los 18,9 euros por acción.

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez, sella su alianza con el CEO de Atlantia, Giovanni Castellucci.

Los medios italianos se hacían eco el viernes de un informe elaborado por los profesores del Instituto Universario Politécnico de Milán Carmelo Gentile y Antonello Ruoccolo, contratados por Autostrade para un asesoramiento periódico sobre el estado del puente, en el que informaban del prejuicio de este. El documento fue entregado a la empresa italiana en noviembre de 2017 y en él se advertía del deterioro que sufrían algunos materiales, como la oxidación en los cables, y se recomendaba una evaluación por parte de la compañía para abordar estos problemas.

El Gobierno italiano quiere cargar toda la responsabilidad de la tragedia a Austostrade (filial de Atlantia), lo que condena a la concesionaria a enfrentarse al Estado italiano. El viceministro de Transporte de Italia, Edoardo Rixi, dijo el jueves que las opciones que baraja son “la revocación completa de la concesión, la revocación de solo la parte de la A10 o una multa que no sería inferior a 150 millones de euros”.

El jueves, Atlantia respondía en un comunicado que el procedimiento por parte del Gobierno se había "efectuado sin previa argumentación específica y en ausencia de comprobación de las causas efectivas de lo sucedido". Autostrade, propiedad en un 88% de Atlantia, celebrará una reunión extraordinaria de su consejo de administración el próximo martes para analizar la tragecia del puente de Génova, ha informado la agencia Reuters el viernes, citando a una fuente cercana a la operación. Atlantia, controlada por la familia italiana Benetton, celebrará por su parte una reunión de su consejo el miércoles, según ha informado la agencia.

Miedo del contagio a ACS

Las amenazas a las concesiones de Atlantia ponen nerviosos a los inversores, preocupados por el beneficio futuro de la constructora, que se enfrenta a un incremento de la deuda para financiar la opa sobre Abertis. El jueves, la agencia de 'rating' S&P puso su calificación bajo revisión negativa hasta conocer hasta donde llegará el impacto del accidente de Génova, mientras que el viernes ha decidido mantener el 'rating' de Abertis.

ACS y su filial Hochtief firmaron con Atlantia un préstamo de 10.000 millones de euros con una veintena de bancos para financiar la compra de Abertis. Un préstamo en el que participan los españoles Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia. ACS y Atlantia también pactaron mantener el capital de Abertis durante un mínimo de cinco años, lo cual limita enormemente el margen de maniobra de Atlantia ante los problemas financieros que pueden venir.

El jueves, las acciones de ACS fueron las más castigadas del Ibex, con una caída del 5% en las últimas tres sesiones, hasta los 34,75 euros. Un descenso que no se aproxima ni de lejos al hundimiento de Atlantia, pero que podría contagiar más a ACS si su socia italiana no consigue solucionar los problemas por la tragedia de Génova.

Noticias de Atlantia Rating
El redactor recomienda