S&P amenaza con una rebaja de su 'rating'

La deuda de Atlantia supera su capitalización en bolsa y contagia las dudas a su aliado ACS

Los analistas alertan de que su deuda casi se duplicará en los próximos dos años hasta superar los 21.800 millones de euros en 2019. El coste de su deuda se dispara un 80% en tres días

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez, sella su alianza con el CEO de Atlantia, Giovanni Castellucci.
El presidente de ACS, Florentino Pérez, sella su alianza con el CEO de Atlantia, Giovanni Castellucci.

Los problemas se agolpan a las puertas de Atlantia por la tragedia de Génova y ya empiezan a contagiar a su socio ACS. La concesionaria italiana es la encargada del mantenimiento del viaducto que se derrumbó el pasado martes, lo que ha provocado su hundimiento en bolsa. En apenas dos sesiones ha perdido un cuarto de su capitalización. Más de 5.500 millones que se han esfumado y que hacen que la empresa cotice en su precio más bajo desde el año 2014, 18,3 euros por acción.

Tal desplome pone en riesgo las ratios de la compañía que, además, tiene que digerir la compra de Abertis. Los próximos meses se presumen muy complicados para la compañía, lo que amenaza a la española ACS. El Gobierno italiano quiere cargar toda la responsabilidad de la tragedia a Austostrade (filial de Atlantia), lo que condena a la concesionaria a enfrentarse al Estado italiano. El viceministro de Transporte de Italia, Edoardo Rixi, ha asegurado que las opciones que baraja son “la revocación completa de la concesión, la revocación de solo la parte de la A10 o una multa que no sería inferior a 150 millones de euros”.

Los inversores dudan ya sobre el beneficio futuro de Atlantia, ya que Italia amenaza con retirarle también otras concesiones y cargarle el coste del accidente en Génova. Una caída del beneficio que coincide con una fase de incremento de la deuda para financiar la opa sobre Abertis. El resultado es un deterioro de las ratios que asusta al mercado. También preocupa a las agencias de 'rating': S&P ha puesto su calificación bajo revisión negativa hasta conocer hasta dónde llegará impacto del accidente de Génova.

El precio de Atlantia en el mercado ya es inferior a su deuda total, que asciende a 17.500 millones de euros según los datos recopilados por Bloomberg. En otras palabras, la compañía vale menos que todo su pasivo bruto. Una situación inédita para la concesionaria italiana que pone de manifiesto hasta qué punto se ha complicado su futuro.

[Del “never, never, never” a “la vida es como es”: ¿Cuánto durará el pacto ACS-Atlantia?]

Según las estimaciones del consenso de mercado recogido por Bloomberg, la deuda neta de Atlantia casi se duplicará entre 2018 y 2019. Los 12.000 millones actuales del pasivo se convertirán en 21.800 millones al cierre de 2019. Un nivel de deuda que será difícilmente manejable para la cotizada italiana en un momento en el que volverán a subir los tipos de interés en el mercado.

Los inversores están evidenciando ya sus dudas con la deuda de Atlantia que cotiza en el mercado secundario. Uno de sus bonos más líquidos, con vencimiento en 2025 (siete años) ha visto cómo se dispara su rentabilidad en 115 puntos básicos desde el martes (un incremento que es equivalente a toda la prima de riesgo española). Un incremento superior al 80% que muestra bien las dudas de los inversores.

Atlantia, que tiene un ‘rating’ superior al de Italia, ya ha recortado su diferencial favorable con la deuda soberana. Y eso que los bonos italianos llevan meses de castigo como consecuencia de la inestabilidad política y económica. En apenas tres sesiones, la deuda de Atlantia se ha comido todo ese ‘spread’.

El contagio a ACS

Los problemas para Atlantia se multiplican por las condiciones de los bonos emitidos por su filial Autostrade. Los términos de su deuda garantizan que los inversores podrán solicitar el pago adelantado si el contrato de concesión es “dado por finalizado o revocado”. Si este es el escenario que finalmente tiene que afrontar, Autostrade tendría graves problemas financieros para pagar a sus bonistas, lo que complicará el futuro de Atlantia.

Las dudas sobre la concesionaria italiana contagian ya a la cotización de ACS en el mercado. Los inversores ponen en ‘cuarentena’ los títulos de la firma presidida por Florentino Pérez hasta conocer cuál es el verdadero impacto de la tragedia de Génova sobre las cuentas de Atlantia.

ACS y su filial Hochtief firmaron con Atlantia un préstamo de 10.000 millones de euros con una veintena de bancos para financiar la compra de Abertis. Un préstamo en el que participan los españoles Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia.

[ACS pierde 2.000 millones de patrimonio por las nuevas normativas contables]

ACS y Atlantia también pactaron mantener el capital de Abertis durante un mínimo de cinco años. Esto limita enormemente el margen de maniobra de Atlantia ante los problemas financieros que pueden venir.

El jueves, las acciones de ACS fueron las más castigadas del Ibex a pesar de la sesión de recuperación del selectivo. La compañía presidida por Florentino Pérez se ha dejado en bolsa un 5% en las últimas tres sesiones, hasta los 34,75 euros. Un descenso que no se aproxima ni de lejos al hundimiento de Atlantia, pero que podría contagiar más a ACS si su socia italiana no consigue solucionar los problemas por la tragedia de Génova.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios