PAGARÁN LOS TRABAJADORES

La España del destope: más 'impuestos' para cubrir la desnudez de las pensiones

Los gastos en pensiones siguen subiendo a un ritmo mucho más alto que los ingresos del sistema, que ni siquiera en un contexto de fuerte recuperación económica mejora la foto

Foto: Concentración de pensionistas en Bilbao.
Concentración de pensionistas en Bilbao.

Los políticos han aprendido la lección:

Lo que ya se reconoce sin rubor, y menos mal, es que el sistema de pensiones actual no va a ninguna parte. Que los gastos en pensiones siguen subiendo a un ritmo mucho más alto que los ingresos del sistema, que ni siquiera en un contexto de fuerte recuperación económica mejora la foto y que, por si fuera poco, viene por el camino el feroz lobo del envejecimiento demográfico de España.

Entre las soluciones para aumentar los ingresos de las maltrechas arcas públicas, una de las ideas que han surgido en las últimas semanas ha sido la de destopar las cotizaciones a la Seguridad Social, una medida que en este mismo medio Juan Ramón Ralló calificó hace poco de "injusta, demagoga e ineficaz", que los empresarios rechazan y los sindicatos aplauden.

¿Qué es destopar las cotizaciones? En la práctica, supone eliminar las bases de cotización máxima del sistema de la Seguridad Social y hacer que tanto las empresas como los trabajadores con mayores salarios aporten más dinero.

El sistema español funciona a través de diferentes bases de cotizaciones que ligan el salario a lo que cada trabajador y empresa deben pagar a la Seguridad Social por servicios como la Sanidad o la futura pensión pública. Cuanto mayor es el salario de una persona, más tendrá que aportar, pero hasta un límite.

La base máxima para 2018 es de 3.752,2 euros al mes o 45.014 euros al año. Esto quiere decir que una persona que gane 45.014 euros al año y otra que gane 100.000 euros aportan lo mismo a la Seguridad Social. A cambio, las dos personas tendrán los mismos derechos y, sobre todo, la misma pensión de jubilación pública, porque las pensiones también están reguladas y tienen unos máximos.

El primer efecto de eliminar la base máxima de las cotizaciones sería un aumento de los ingresos del Estado. En concreto, la Seguridad Social recibiría entre 4.500 y 8.500 millones de euros, según estiman diversos estudios en función de la fórmula final que se elija. 'Saldrían' del bolsillo de los trabajadores que más cobran y serían las empresas quienes tendrían que abonarlos.

Ese ahorro solo sería tal si esta mayor contribución de los sueldos más altos al sistema no implicara un aumento de las pensiones máximas. Y si esto fuera así, supondría romper la base del sistema de reparto actual, porque los salarios más altos pagarían mucho más, pero recibirían lo mismo al jubilarse que otros que aportarían mucho menos. Es decir, que tal como lo define Rallo, sería un "impuestazo extraordinario" en toda regla.

Y no será el único, por lo que parece, sino que vendrán nuevos impuestos sobre la banca, a las tecnológicas, medioambientales… Que en muchos casos acabarán pagando los españoles en edad de trabajar, ya sea porque las empresas perderán competitividad o porque realmente las compañías y entidades los acaben trasladando a sus clientes.

El ahorro para la jubilación es el gran perjudicado. En vez de buscar fórmulas, como en Reino Unido, para incentivar a los empleados a ahorrar parte de su salario mensual e invertirlo de cara al futuro, la línea de actuación actual parece ir en la dirección opuesta: obligarles a contribuir todavía más al sistema, sin que ello pueda suponerles ningún beneficio, ni a corto ni a largo plazo.

La España del destope, la España del sistema de pensiones cuya sostenibilidad se va desnudando poco a poco.

Calcula tu pensión de jubilación

¿Sabes cuánto tendrás de pensión cuando te jubiles?:


Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios