La repercusión es para todos los activos

Banca y prima de riesgo se la juegan en el plebiscito de Italia a Renzi... Y ojo al euro

Los expertos creen que los mercados reaccionarán al resultado, sobre todo si se dan los supuestos más improbables. Los movimientos pueden ser tanto a la baja como al alza

Foto: El primer ministro italiano, Matteo Renzi, a la izquierda. (EFE)
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, a la izquierda. (EFE)

El referéndum para la reforma constitucional en Italia se ha convertido en un nuevo escollo político para los mercados. Tras la consecución del Brexit y la victoria de Donald Trump en Estados Unidos, los inversores están expectantes por saber qué consecuencias tendrá para los mercados la votación de este domingo en Italia. El resultado puede tener implicaciones para diversos activos. Los expertos se han fijado principalmente en dos para el corto plazo: renta soberana y bancos cotizados. No obstante, lecturas de más largo plazo atañen también a las divisas.

1. Peligro "limitado" en bonos: Draghi al rescate

El referéndum de Italia implicaría una serie de reformas que gustan al mercado, ya que su fin último es facilitar la gobernabilidad y que se puedan aplicar medidas de forma mucho más efectiva. Italia es un país con dificultades históricas para implementar reformas. Su sistema implica una serie de trámites a diferentes niveles que complica en muchas ocasiones que las medidas salgan adelante.

Sin embargo, el primer ministro Mateo Renzi ha vinculado su futuro al desenlace de este referéndum, por lo que una parte importante de la oposición (tanto de izquierdas como de derechas) ha convertido la votación en un plebiscito sobre Renzi. Para neutralizar este efecto, Renzi ha cambiado de parecer y ya no está tan claro que una derrota del 'SÍ' implique su abandono. La clave, de esta manera, puede estar más en lo abultada que sea su derrota, si es que se produce como vaticinan las encuestas. Un apoyo masivo el próximo domingo del 'No' dejaría sin escapatoria al mandatario socialista.

Este escenario sí es más preocupante para los inversores. Además de no implementarse las nuevas medidas, el país podría sumirse en un vacío de poder a la espera de nuevas elecciones, lo que implicaría incertidumbre, algo que siempre espanta a los inversores. De hecho, la prima de riesgo italiana lleva algún tiempo subiendo más que sus homólogas. Los analistas coinciden en que si gana el 'No' la prima subirá. Más difícil de predecir es cuánto, ya que un 'No' sólo implicaría que Italia se quede igual que está. Por otro lado, esta semana se ha filtrado que el Banco Central Europeo está preparado para aliviar cualquier repentino repunte del diferencial. Draghi tiene capacidad para destinar una parte de las compras mensuales del QE al bono italiano y así contener su tensionamiento.

2. La banca en el punto de mira

Si hay un activo que genera dudas, ese es el sector bancario. Durante 2016, los grandes bancos italianos sufren un importante deterioro bursátil. A los problemas sectoriales de falta de negocio por los bajos tipos de interés, se suman las crecientes dudas por la morosidad que, en concreto, acarrean las entidades transalpinas. Uno de los focos que más alerta genera es el Monte dei Paschi di Siena. Su situación es crítica, hasta el punto de que no recupera la confianza ni tras anunciar una ampliación de capital. El propio ejecutivo italiano ha intentado atajar el problema a la española, con un banco malo, el Fondo Atlante. Sin embargo, esta solución no ha satisfecho al mercado.

Además, el rescate directo con inyección de dinero público que ha pretendido Renzi este año para zanjar las dudas ha sido vetado desde Bruselas. Si el resultado es claramente a favor del 'No', los expertos creen que la banca sufrirá, dada la débil posición que arrastra y que podría alargarse sin medidas. Los análisis publicados en los últimos días apuntan a un efecto contagio inevitable para todo el sector bancario en Europa. España, en este caso, considerado también como un periférico al igual que Italia, sufriría. Pero los análisis son dispares. Victoria Torre, jefa de análisis de Selfbank, cree que en los últimos tiempos se está demostrando que la banca española goza de mayor credibidilidad, por lo que el contagio sería mucho más limitado de lo que podría haber sido hace unos años. 

3. Un nuevo examen para el euro

Al mercado le interesa este referéndum también como un termómetro de la aceptación de Italia hacia la Unión Europea. Gran parte de los partidarios del 'No' también lo son de salir del proyecto común. Esto sería un importante revés para Bruselas, ya que la economía transalpina es la tercera más grande de los países que comparten moneda. En 2015 la UE sufrió la crisis del Grexit en Grecia. Este año ha visto como Reino Unido ha optado por el Brexit. Precisamente el domingo se celebran elecciones en Austria, donde hay posibilidades reales de que la ultraderecha eurófoba alcance el poder. Por si todo esto fuera poco, Marine Le Pen amenaza con ganar las elecciones en 2017 en Francia y proceder como ha hecho Gran Bretaña.

Todos estos factores políticos llevan a los inversores a dudar cada vez más de la Unión Europea y de la moneda comunitaria, el euro. La divisa ha cedido terreno con respecto al dólar y a la libra en los últimos días. Sin embargo, en ese movimiento también entra en juego la más que posible subida de tipos de la Reserva Federal en diciembre y la salida de mínimos de la libra, muy lastrada desde que UK votó salir de la Unión Europea.

¿Y si sale 'Sí'?

No todo son voces de alarma. El estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón da por hecho que el mercado ya espera la victoria del 'No', con lo que si finalmente Renzi se hace con la suya la reacción de los mercados será claramente alcista. Todos los activos que se están vigilando ahora mismo reaccionarían con subidas de entre el 5% y el 10%, asegura Pingarrón, que añade la reunión del BCE de la próxima semana como un factor añadido al ascenso si Draghi anuncia alguna ampliación del QE más allá de marzo.

Por otro lado, el mercado cada vez encaja mejor los golpes de los cisnes negros. La prueba está en que tras la victoria de Trump, los movimientos fueron muy contenidos en comparación con lo que sucedió tras el Brexit. 

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios