HA APROVECHADO EL RESCATE PARA HACER REFORMAS

"España es el ejemplo a seguir" frente a Portugal e Italia, según Berenberg

Los buenos datos de nuestro país contrastan con la debilidad de Portugal y demuestran que el Gobierno ha aprovechado el rescate para tomar las medidas necesarias

Foto: Fotomontaje con las banderas de Portugal y España
Fotomontaje con las banderas de Portugal y España

España vive una luna de miel con los inversores a pesar de la incertidumbre sobre si habrá nuevo Gobierno o terceras elecciones. La prima de riesgo cayó la semana pasada por debajo de 100 puntos básicos y el tipo de interés del bono se encuentra en mínimos históricos. Hasta los analistas más críticos, como el banco alemán Berenberg, se hacen lenguas de la buena marcha de la economía, que achacan a las reformas acometidas por el Ejecutivo del PP y que contrastan con la situación de Portugal, a punto de necesitar un nuevo rescate.

Esta entidad dedica a nuestro país su 'Chart of the week', que compara la inversión en España y Portugal (ver gráfico). "¿Recuerdan la crisis de la zona euro? Al final, Europa lo ha hecho bien. Tres de los cinco países que tuvieron que pedir ayuda -España, Irlanda y Chipre- están ahora entre las economías que más crecen de la zona euro. Se han reformado por completo y han logrado convertirse en imanes de nuevo para la inversión", asegura.

En concreto, afirma sobre España que "con reformas decididas y un esfuerzo suficiente para estabilizar su sistema bancario, España dobló la esquina para bien en 2013. La inversión está creciendo rápidamente, impulsando el crecimiento del PIB hasta casi el 3% y un importante rebote del empleo". De ahí que hable del "ejemplo español".

Es más, Berenberg relativiza la importancia de unas terceras elecciones cada vez más probables ante la negativa del PSOE a abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy: "Incluso si la probable alianza conservadora-liberal no consigue e poyo suficiente en el Parlamento a principios de septiembre, las encuestas sugieren que unas potenciales terceras elecciones no llevarían al poder a las fuerzas radicales anti-reformistas". Por tanto, concluye que "Pese al estancamiento político, España parece que continuará en el camino correcto".

La izquierda frena el progreso de Grecia y Portugal

Este optimismo respecto a España contrasta con su visión de los otros dos países rescatados en la UE: Grecia y Portugal. Respecto al primero, considera que fue víctima de un "gran accidente político" cuando la ascensión al poder de un partido radical de izquierda (Syriza) a principios de 2015 abortó la recuperación que había comenzado en 2014, al desatar una huída de capitales masiva y devolver a Grecia a la recesión.

 
El primer ministro de Portugal, Antonio Costa (C), en un partido de la Eurocopa de Francia (EFE)
El primer ministro de Portugal, Antonio Costa (C), en un partido de la Eurocopa de Francia (EFE)

Más preocupante les parece a los analistas del banco alemán la situación de Portugal, que "después de lograr grandes avances en 2014, ahora está pagando el precio de dar marcha atrás en varias reformas". A su juicio, cuando salió del rescate en junio de 2014, iba por el buen camino y la inversión había empezado a rebotar con fuerza, como en España, pero se ha quedado muy atrás desde mediados de 2015, como se ve en el gráfico. En parte se puede achacar a la mala suerte, en su opinión, porque la caída del petróleo ha golpeado duramente a Angola, uno de sus grandes destinos exportadores.

Un nuevo rescate de Portugal sería positivo

Pero el grueso del problema es interno, según Berenberg: "Apoyado por tres pequeños partidos de extrema izquierda, el Gobierno socialista en minoría que llegó al poder en noviembre de 2015 ha dado marcha atrás en algunas reformas críticas y ha subido el salario mínimo y el número de días de vacaciones. Para un país con un deempleo todavía elevado, es una forma de expulsar más que de atraer a los inversores". Y ahora, la cuarta agencia de rating, DBRS, amenaza con con ser la última en bajar su calificación a 'bono basura', con lo que su deuda no sería eligible para el BCE. Este banco no espera que la sangre llegue al río, pero, si así fuera, cree que habría un nuevo rescate que devolvería a Portugal a la senda reformista y evitaría una nueva crisis del euro.

Berenberg no se pronunica sobre la situación de otro país que todavía no ha sido rescatado pero que en la actualidad es el que más preocupa a los mercados: Italia. La semana pasada, el diferencial entre la rentabilidad del bono italiano y la del español alcanzó su nivel más alto en 18 meses (17 puntos básicos), lo que refleja la diferente situación de los dos países, según 'Bloomberg': mientras aquí la economía va bien y parece posible un Gobierno del PP con el apoyo de Ciudadanos, Italia afronta una grave crisis bancaria y un referéndum constitucional en el cuarto trimestre que le puede costar el cargo a Matteo Renzi.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios