Es noticia
Menú
Moody's amenaza con bajar el rating a Cataluña por sus problemas de liquidez
  1. Mercados
advierte de sus problemas para refinanciar

Moody's amenaza con bajar el rating a Cataluña por sus problemas de liquidez

Moody's está especialmente preocupada con la situación de Cataluña, dependiente del FLA y con problemas con su deuda a corto plazo, que puede provocar una rebaja de 'rating'

Foto: El conseller de Hacienda de Cataluña, Oriol Junqueras, junto al presidente Carles Puigdemont (Efe)
El conseller de Hacienda de Cataluña, Oriol Junqueras, junto al presidente Carles Puigdemont (Efe)

La agencia de calificación crediticia Moody's se mostró ayer muy crítica con la falta de austeridad y el desequilibrio de las cuentas públicas en España, tanto en el Estado como en las comunidades autónomas. Y su mayor preocupación se centra en Cataluña, a la que rebajó su perspectiva el viernes pasado y a la que amenaza con bajar el rating por sus problemas para renovar varias líneas de crédito a corto plazo. Al menos, no contempla un escenario de independencia en un horizonte de entre tres y cinco años, aunque sí espera unas duras negociaciones que incrementen todavía más el gasto público.

"Cataluña está bajo revisión porque tiene unas líneas de crédito a corto plazo que no sabemos si van a poder renovar ('rollover')", advirtió Marisol Blázquez, analista de regiones españolas de Moody's, el martes en la presentación en Madrid de las tendencias de crédito para 2016. Blázquez recordó que la deuda a largo plazo de la comunidad no es un problema porque está cubierta por el FLA (Fondo de Liquidez Autonómica) del Estado. Según el Banco de España, Cataluña debe 43.243 millones a los diferentes fondos nacionales de rescate, el 60% de su deuda total.

Sin embargo, el FLA no cubre la liquidez a corto plazo -básicamente créditos bancarios-, por lo que Cataluña debe ir renovando estos préstamos según van venciendo. Hasta ahora, no ha tenido problemas para hacerlo, pero la agencia de calificación no tiene claro que pueda seguir haciéndolo con esa facilidad a partir de ahora. De ahí que "estemos hablando con todas las partes implicadas para tomar una decisión sobre su rating, que queremos resolver en breve", añadió Blázquez.

Pendientes del Consejo de Ministros

Según fuentes conocedoras de la situación, se trata de varias líneas de crédito por importe de 1.100 millones fundamentalmente con Caixabank, BBVA y Sabadell. Estas entidades pretenden cambiar esos préstamos por deuda a largo plazo, con lo que de facto se convertirían en acreedor del FLA en vez de la Generalitat. Pero para eso necesitan la autorización del Consejo de Ministros -es una de las condiciones para recibir dinero del fondo estatal- y éste no se la ha concedido aún pese a estar solicitada desde octubre.

Los tres bancos entienden que no debería haber ningún problema para hacer esa transformación de plazos, porque se cumplen las condiciones establecidas para ello. Sin embargo, la situación de incertidumbre político y de provisionalidad del Gobierno están retrasando este visto bueno. Mientras llega, Caixabank está renovando la línea mes a mes mientras que las otras dos entidades la han refinanciado a seis meses, según las fuentes citadas.

Descarta la independencia catalana

Por otro lado, Moody's descarta que Cataluña se independice en un horzonte de 3-5 años, aunque reconoce que la tensión entre el Gobierno autonómico y el central se va a intensificar en los próximos meses porque la Generalitat va a continuar con su hoja de ruta hacia la secesión, lo que supone una fuerte incertidumbre y también es un factor de riesgo para el 'rating'. Su escenario central es que, no antes del tercer trimestre de este año, se abrirá un proceso de negociación entre ambos Ejecutivos.

Lo peor, a su juicio, es que esta negociación conllevará una mayor flexibilidad fiscal para Cataluña, lo que agravará todavía más su falta de disciplina. La agencia considera que tanto la administración central como la autonomías han relajado las medidas de reducción del gasto (la austeridad) en un entorno de recuperación económica, lo que ha provocado que la deuda pública siga creciendo con fuerza. Con un problema adicional: según advierte Blázquez, cuando llegue la ralentización de la economía que esperan para este año, también empezarán a decrecer los ingresos.

La agencia de calificación crediticia Moody's se mostró ayer muy crítica con la falta de austeridad y el desequilibrio de las cuentas públicas en España, tanto en el Estado como en las comunidades autónomas. Y su mayor preocupación se centra en Cataluña, a la que rebajó su perspectiva el viernes pasado y a la que amenaza con bajar el rating por sus problemas para renovar varias líneas de crédito a corto plazo. Al menos, no contempla un escenario de independencia en un horizonte de entre tres y cinco años, aunque sí espera unas duras negociaciones que incrementen todavía más el gasto público.

Moodys Cataluña Rating Agencia de calificación Gasto público
El redactor recomienda