ofrece 0,80 euros

Slim lanza una opa voluntaria sobre Realia para evitar que la CNMV le marque el precio

Inmobiliaria Carso, que ya ha superado el 30% del capital de Realia, ha decidido lanzar una opa voluntaria sobre la inmobiliaria, que también controla indirectamente a través de FCC

Foto: El magnate mexicano Carlos Slim en el Acuario Inbursa, donde tiburones, tortugas, pirañas y medusas figuran entre los 5.000 ejemplares marinos. (EFE)
El magnate mexicano Carlos Slim en el Acuario Inbursa, donde tiburones, tortugas, pirañas y medusas figuran entre los 5.000 ejemplares marinos. (EFE)

Inmobiliaria Carso, sociedad controlada por el magnate mexicano Carlos Slim, acaba de comunicar a la CNMV que ha decidido lanzar una oferta pública de adquisición (OPA) sobre Realia, iniciativa que, 'a priori', y a la espera del juicio del supervisor, le permite ser él quien dicte el precio de compra y evitar así que el organismo presidido por Elvira Rodríguez le marque uno determinado.

El inversor azteca ha fijado en 0,80 euros por título el precio de su oferta, un importe un 38% superior a los 0,58 euros que puso sobre la mesa en la opa que lanzó el pasado año, cuando rivalizó con Hispania por hacerse con el control de la inmobiliaria. Este miércoles, los títulos de Realia han cerrado en 0,68 euros, lo que significa que la propuesta Carso, que está asesorada por el despacho Ontier, supone una prima del 17,6% respecto al actual precio de cotización.

Este nueva propuesta, "en opinión de Inmobiliaria Carso, tiene la consideración de precio equitativo en los términos previstos en el artículo 9 del real decreto de opas", se saldará con pago en efectivo y no estará condicionada, según señala la compañía en el comunicado que ha enviado al supervisor. No obstante, también reconoce que esta oferta todavía está sujeta a la perceptiva autorización de la CNMV. 

Imagen de la Torre Kio de Realia. (EFE)
Imagen de la Torre Kio de Realia. (EFE)

Desde que Slim se impuso a Hispania, se ha puesto en entredicho la posición de control del azteca, ya que a través de FCC, constructora donde también es el primer accionista, tiene el control efectivo de la sociedad. De hecho, el complicado equilibrio de poderes que está tratando de hacer el inversor azteca en las tres compañías que comparte con la familia Koplowitz -FCC, Realia y Portland- ha levantado ampollas entre importantes inversores internacionales, como el fondo soberano de Noruega, que han solicitado a la CNMV que fuerce a Slim a lanzar una oferta a un precio atractivo.

Inmobiliaria Carso siempre se ha escudado en que ella no controla estas tres cotizadas, ya que en la constructora está por debajo del 30% y no posee la mayoría del consejo (aunque sí se ha hecho con la gestión efectiva), y en Realia es FCC el primer accionista, con un 36,88% del capital. De hecho, cuando hace pocos días superó el 30% del capital de la inmobiliaria, límite a partir del cual está obligado a lanzar una oferta por el 100%, Slim planteó primero a la CNMV solicitar una dispensa, aunque finalmente ha decidido seguir la estrategia de que la mejor defensa es un buen ataque y ser él directamente quien presente una opa voluntaria.

La CNMV está analizando con lupa los pasos de Slim, que se enfrenta a que el supervisor considere que tiene el control de FCC y le obligue a lanzar una opa

Entre otros motivos, porque el supervisor lleva tiempo mirando con lupa los pasos del azteca tanto en Realia como en FCC, donde podría repetirse en breve un movimiento similar, en función de cómo termine quedando el accionariado de la constructora cuando se complete la ampliación de capital que ha puesto en marcha Slim. Con este mar de fondo, resulta comprensible que Carso haya decidido tomar la delantera para tratar de llevar así ventaja.

Porque el gran problema que se cierne sobre el grupo azteca viene precisamente por el lado de que, en algún momento, la CNMV entienda que tiene el control de FCC, ya que eso le obligaría a lanzar una oferta sobre la constructora, donde controla el 27,4% del capital. Con una capitalización bursátil de 1.700 millones, un movimiento de este tipo supondría para Slim, a la sazón, una de las mayores fortunas del mundo, poner sobre la mesa unos 1.240 millones de euros.

Marcar distancias con FCC

De hecho, como si quisiera marcar distancias, Carso se refiere a FCC en la información que ha remitido a la CNMV como "el accionista de control de Realia", a pesar de que ella misma es primer accionista de la constructora. Suma y sigue, porque como preámbulo a la presentación de su oferta (finalmente) voluntaria, el grupo azteca enumera todos los motivos por los que, a su entender, no está obligado a lanzarla, ya que considera que cumple todos los requisitos para la dispensa.

"Inmobiliaria Carso no ha designado a la mayoría de los miembros del consejo de administración ni de la comisión ejecutiva, no ha ejercitado los derechos de voto que exceden del 30% en Realia y no concurre ningún supuesto de los establecidos por el que deba atribuirse a Inmobiliaria Carso ningún derecho de voto en Realia adicional", insiste el grupo mexicano. Ahora corresponde al supervisor decir si es así.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios