'Tequilazo' de Slim: deja a FCC y Realia sin presidente ejecutivo ni consejero delegado
  1. Empresas
por los pactos con koplowitz

'Tequilazo' de Slim: deja a FCC y Realia sin presidente ejecutivo ni consejero delegado

El complicado equilibrio de poderes entre Carlos Slim y la familia Koplowitz ha terminado dando lugar a una rocambolesca situación, con dos grandes cotizadas sin presidente ejecutivo ni consejero delegado

Foto: El magnate mexicano Carlos Slim. (Reuters)
El magnate mexicano Carlos Slim. (Reuters)

Dos cotizadas sin presidente ejecutivo ni consejero delegado. Esta es la rocambolesca situación que viven actualmente FCC y su participada Realia, dos compañías en las que Carlos Slim ha desembarcado definitivamente en los últimos dos meses, al haber sustituido a la anterior cúpula por hombres de su confianza, pero con el matiz (importante matiz) de que el cargo que aparece en la tarjeta de los aztecas es diferente al que tenían sus predecedores.

El caso más paradigmático es Carlos Jarque, que el pasado agosto sustituyó a Juan Béjar como primer ejecutivo de FCC, pero sin cargo de consejero delegado, ya que dos meses después continúa sin tener un sillón en el consejo de administración de la compañía, lo que le impide propiamente ostentar estos galones.

De hecho, en el comunicado oficial de su nombramiento, la compañía le definió como CEO, término que para los anglosajones equivale al consejero delegado español, pero en ningún momento usó la denominación castellana, porque eso exigiría haberle dado un sillón en el máximo órgano de administración del grupo.

Desde FCC se insiste en señalar que terminará siéndolo y que, actualmente, ya ejerce de primer ejecutivo. Pero, hasta entonces, la realidad es que una de las mayores compañías de España, miembro del Ibex 35, carece de consejero delegado y de presidente ejecutivo, ya que el sillón que ocupa Esther Alcocer Koplowitz al frente del consejo es como dominical.

El motivo de fondo que explica por qué el cargo de Jarque se encuentra en este limbo son los acuerdos sellados entre la familia Koplowitz y Carlos Slim para repartirse el poder de la empresa. Estos contemplan que las dos partes deben tener el mismo número de representantes, equilibrio que se mantuvo mientras Béjar ejerció de primer ejecutivo y cada socio contó con cuatro consejeros, pero que se habría roto con la entrada de Jarque.

Estos equilibrios forman parte de las condiciones que puso la CNMV para permitir la entrada de Slim sin tener que lanzar una opa sobre FCC, acuerdos de mínimos que ahora dejan ver sus grietas.

Estas han salpicado también a Realia, compañía donde el azteca sí se vio obligado a lanzar una opa, para evitar que Hispania se hiciera con la empresa, pero donde esquivó que el regulador le obligara a tener que hacerla a un precio equitativo, ya que se sometió a las reglas de las contraopas.

Tras ganarle la partida a la socimi, el empresario desembarcó ayer con su guardia petroriana con el nombramiento de Carlos Jarque y Juan Rodríguez como consejero dominical y presidente no ejecutivo, respectivamente, de la inmobiliaria.

Su entrada ha estado precedida por la salida de los dos primeros espadas históricos de la empresa: el presidente ejecutivo, Ignacio Bayón, y el consejero director general, Íñigo Aldaz. Al no tomar nadie formalmente sus poderes ejecutivos, Realia se encuentra actualmente descabezada, ya que Gerardo Kuri Kaufmann, otro de los hombres de Slim que ya estaba en el consejo de la inmobiliaria, tampoco tiene poderes ejecutivos.

Dentro de la compañía, es una incógnita cuál va a ser el camino a seguir y quién va a ser el responsable de liderar la nueva etapa de recuperación que, se espera, pueda abordar ahora la compañía, tras la llegada de una gran fortuna, como es Slim, que le garantiza la solvencia financiera que necesita, y en un momento del ciclo que le favorece.

Noticias de FCC Realia CEO Directivos Carlos Slim Esther Koplowitz Juan Béjar
El redactor recomienda