La Fed supedita la subida "gradual" de los tipos al comportamiento de la inflación
  1. Mercados
actas de la reunión de diciembre

La Fed supedita la subida "gradual" de los tipos al comportamiento de la inflación

El banco central de Estados Unidos defiende que empezar a elevar ahora los tipos le permite hacerlo de manera más pausada y evita un ciclo de aumentos más intenso en el futuro

Foto: La presidenta de la Fed, Janet Yellen, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de diciembre / EFE
La presidenta de la Fed, Janet Yellen, durante la rueda de prensa posterior a la reunión de diciembre / EFE

La decisión fue unánime. Así lo reflejó el comunicado oficial en el que la Reserva Federal (Fed), el banco central de EEUU, anunciaba el pasado 16 de diciembre la primera subida de los tipos de interés desde junio de 2006. Tras casi 10 años sin elevar el precio del dinero y después de que este permaneciera congelado en el mínimo histórico del 0-0,25% desde diciembre de 2008, no era el momento de las discrepancias. Ni de los matices. Ese momento, con esas discrepancias y esos matices, quedaba reservado para las actas de esa reunión, que se publicaron en la tarde-noche de este martes. Y no drefaudaron.

En especial, las actas ofrecieron tres mensajes principales. El primero, y clave, que la entidad presidida por Janet Yellen sigue sin fiarse de la inflación. Con lo precios repuntando a tasas claramente inferiores al objetivo del 2%, los miembros de la Fed todavía temen la aparición de riesgos deflacionistas. De hecho, las actas recogen que varios miembros aseguraron que "la decisión de subir los tipos fue difícil, particularmente por la incertidumbre sobre las dinámicas de inflación, y enfatizaron la necesidad de monitorizar de cerca el progreso de la inflación".

Las actas aluden, de hecho, a las presiones bajistas que la caída del petróleo, la fortaleza del dólar y las fuerzas desinflacionistas globales pueden ejercer sobre los precios en los próximos meses. "En la situación actual, y debido a su significativa preocupación por los aún bajos niveles de inflación y la incertidumbre y los riesgos presentes en torno a la perspectiva sobre los precios, los miembros de la Fed acordaron indicar que seguirán cuidadosamente los progresos actuales y futuros de los precios para lograr el objetivo de inflación", recogen las actas.

Para reafirmar que los próximos pasos con los tipos quedan supeditados a la marcha de los precios, añaden: "A la hora determinar la cuantía y el momento de futuros ajustes en la política monetaria, algunos miembros enfatizaron la importancia de confirmar que la inflación subirá como está previsto y de mantener la credibilidad del objetivo de inflación de la Fed".

Mejor pronto y lento que tarde y rápido

Pero si los miembros del Comité Federal del Mercado Abierto, el órgano de la Fed que establece la política monetaria en EEUU, aún desconfían tanto de la débil marcha de los precios, ¿por qué subieron los tipos el mes pasado hasta el 0,25-0,50%? Por el segundo gran mensaje recogido en las actas: para poder hacerlo de forma más pausada. "Si el Comité esperaba para empezar a remover la acomodación monetaria hasta que estuviera más cerca de cumplir su doble mandato [máximo empleo y estabilidad de los precios], podría ser necesario endurecer las condiciones monetarias de forma abrupta, lo cual podría suponer el riesgo de perjudicar a la actividad económica", reflejan las actas.

Porque, tal como confirmó Yellen en diciembre, las actas ratifican como tercer mensaje principal que la intención de la Fed consiste en elevar los tipos de manera "gradual". "Las condiciones económicas evolucionan de una manera que solo garantizan una subida gradual de los tipos", constatan las actas.

Como la Fed no tiene demasiadas prisas, el mercado sigue haciendo pronósticos. Por el momento, tiene absolutamente claro que la Fed no tocará los intereses en la primera cita de 2016, que se celebrará el 26 y 27 de enero. ¿Y cuándo sitúa entonces la siguiente subida de los tipos? En la reunión de los días 14 y 15 de junio.

Las pocas prisas de la Fed no bastaron para disipar las dudas con las que ha empezado el año en Wall Street. El Dow Jones se dejó un 1,5% y cerró por debajo de los 17.000 puntos, en los 16.906,5. En el caso del S&P 500, entregó la cota de los 2.000 puntos, puesto que cedió un 1,3%, hasta los 1.990,3 puntos. Los dos índices retrocedieron así a niveles de octubre.

Antes de la primera reunión del año, los inversores afrontarán otra cita clave en los datos de empleo que se conocerán este viernes. Los pronósticos apuntan a que la economía estadounidense podría haber creado 200.000 empleos en diciembre y a que el paro se mantuviera en el 5%. Una aceleración de la mejoría del mercado laboral metería presión a la Fed para intensificar la subida de los tipos; y al contrario si esa mejoría se enfría.

Reserva Federal Janet Yellen Política monetaria Estados Unidos (EEUU) Tipos de interés Recuperación económica Wall Street