Los futuros conceden sólo un 30% de posibilidades a un alza de tipos esta semana
  1. Mercados
LA REACCIÓN SERÍA MUY NEGATIVA SI SE EQUIVOCAN

Los futuros conceden sólo un 30% de posibilidades a un alza de tipos esta semana

El mercado de futuros tiene mucho más claro que los analistas que la Reserva Federal no subirá los tipos esta semana. Pero eso significa que la reacción será muy negativa si al final se equivoca

placeholder Foto: Janet Yellen en el Senado de EEUU en julio. (EFE)
Janet Yellen en el Senado de EEUU en julio. (EFE)

Una encuesta realizada por Bloomberg entre economistas y analistas de las principales firmas de Wall Street concluye que las apuestas están divididas prácticamente al 50% entre los que creen que la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, subirá tipos en la reunión del jueves y el viernes, y entre los que opinan que lo dejará para más adelante. Esta división contrasta vivamente con el mercado de futuros, que descuenta una probabilidad de sólo el 30% (y ayer llegó a un mínimo del 28%) para una subida esta misma semana.

Hay que recordar que ésa es la opinión de los inversores, es decir, de los que se juegan el dinero en el mercado -en este caso el de los futuros sobre los Fed funds- en función de cuál sea la decisión de la Fed, frente a unos analistas que observan datos e informes desde sus 'torres de cristal' pero sin 'mancharse las manos', como suelen decir los profesionales del mercado. Por tanto, esta estimación en principio debería ser más fiable que la encuesta de los economistas.

Esta estimación se basa en la asunción de que el tipo de interés de referencia se situará en el 0,375% después de la primera subida (actualmente se encuentra en una banda entre el 0% y el 0,25%). Sobre esa base, el mercado tampoco cree que el primer movimiento vaya a llegar en la reunión de octubre, ya que la probabilidad implícita para esa fecha es del 41,2%. Ahora bien, la mayoría está convencida de que Yellen no esperará más allá de fin de año: la probabilidad es del 58,8% para la reunión del 16 de diciembre.

Ahora bien, este optimismo de los inversores tiene unas implicaciones muy peligrosas: si la Fed no cumple estas expectativas y finalmente sí sube los tipos esta semana, ello tendría un "gran impacto" en los mercados, según declara a la citada agencia Philip Marey, economista de Rabobank. "Aunque podría verse como un voto de confianza de la Fed en la economía, la crisis en China ha puesto nerviosos a los mercados, que pensarían que la Fed va demasiado rápido", añade. A su juicio, la primera reacción del mercado sería una fuerte subida de los tipos de la deuda pública, en especial en los plazos más cortos.

Argumentos sólidos en contra de subir... y a favor

Como es sabido, la Fed se enfrenta a la decisión de subir los tipos por primera vez desde junio de 2006, y sacarlos así del 0-0,25% en que se encuentran desde diciembre de 2008. Los futuros confían en que varios factores hagan que el Comité de Mercado Abierto prefiera esperar un poco más: no arriesgarse a hacer descarrilar una recuperación económica que todavía es muy vulnerable, la crisis de China y los mercados emergentes puede provocar una ralentización (y una deflación) en los países desarrollados y parece más razonable esperar un poco más -después de todos estos años- para tener un poco más claro el panorama antes de tomar una decisión.

Aparte, claro está, de no provocar una tormenta en los mercados después de la montaña rusa de las últimas semanas. Estos elementos han hecho bajar las probabilidades desde el 54% que registraban a principios de agosto hasta el 30% citado.

Sin embargo, también hay argumentos a favor de una subida que pueden dar al traste con la confianza de los inversores. La solidez de la recuperación (EEUU lleva 75 meses creciendo de forma ininterrumpida), la intención de sacar de la agenda la cuestión de los tipos con una subida lo antes posible -y así evitar un nuevo debate en octubre, y otro en diciembre... con el consiguiente nerviosismo de los mercados- o el hecho de que, al fin y al cabo, lo que está haciendo la Fed es normalizar su política, porque lo excepcional históricamente son los tipos cero y las medidas no convencionales (los QE). Además, como advirtió su vicepresidente Stanley Fischer en 2014, la situación siempre es incierta -no va a ser más clara por mucho que espere- y retrasar las subidas también tiene riesgos.

En los próximos días se van a conocer algunos datos que pueden terminar de inclinar la balanza hacia uno u otro lado, en especial las ventas minoristas de hoy martes o el IPC del miércoles. Si ambos salen más fuertes de lo esperado, la apuesta actual de los inversores probablemente resulte fallida y podemos prepararnos para un nuevo terremoto en los mercados.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Wall Street Janet Yellen Reserva Federal Tipos de interés
El redactor recomienda