Yellen serena las prisas sobre los tipos... y traspasa la presión a Draghi por el euro
  1. Mercados
actas de la última reunión de la fed

Yellen serena las prisas sobre los tipos... y traspasa la presión a Draghi por el euro

Las actas de la última reunión de la Fed revelan que no tiene tantas prisas por subir los tipos. Calma así al mercado, pero impulsa al euro, para apuro del BCE

placeholder Foto: La presidenta de la Fed, Janet Yellen
La presidenta de la Fed, Janet Yellen

Que no cunda el pánico. Al término de la reunión de la política monetaria que la Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos, celebró los días 18 y 19 de marzo, un escalofrío recorrió los mercados. En la primera cita presidida por Janet Yellen, la entidad norteamericana sorprendió al dejar entrever que tiene previsto subir los tipos de interés antes y más de lo previsto. Falsa alarma. Este miércoles, con la publicación de las actas que recogen las conversiones que tuvieron lugar en el transcurso de ese reunión, la institución certifica que esa impresión es "exagerada".

En concreto, las actas revelan que los propios miembros de la Fed admiten que sus nuevos pronósticos "podrían ser malinterpretados". En marzo, 5 de los 16 integrantes de la entidad previeron que los tipos terminarán 2015 en el 1%, cuando en diciembre esa proporción apenas alcanzó a 2 de 17. Como, además, Yellen cometió la novatada de entrar el trapo de una pregunta para precisar que los intereses podrían subir "unos seis meses" después de que la Fed finiquite su programa de compras de activos (QE3), el mercado interpretó que el calendario se había adelantado e intensificado.

Tres semanas después, las actas acuden al rescate. Recogen que, verdaderamente, no hay tantas prisas ni el panorama ha cambiado tanto. Simplemente, se ha producido "un cambio al alza desde las proyecciones de diciembre". Porque, más allá, su contenido trasluce que la Fed mantiene su compromiso con una política monetaria de corte expansivo para afianzar la recuperación.

Aunque, de este modo, la Fed templa los ánimos con respecto a sus prisas por subir los tipos de interés, genera un efecto colateral que mete más presión sobre el Banco Central Europeo (BCE) y su presidente, Mario Draghi. En cuanto se ha conocido el contenido de las actas, el euro, que esperaba en torno a los 1,38 dólares, se ha acelerado hasta los 1,385 dólares. Es decir, se sitúa por encima delcambioque registraba contra el billete verdeel pasado jueves, cuando el banquero italiano anunció que el BCE, en bloque, apoyaba la adopción de medidas monetarias especiales para luchar contra las presiones deflacionistas si resulta preciso.

Las actas también dan a conocer que, dos semanas antes de la reunión oficial, la Fed celebró otra para preparar precisamente la cita de mediados de marzo. Tuvo lugar el día 4, y su cometido no fue otro que preparar el terreno para el cambio que quería introducir con respecto a la orientación futura (forward guidance) sobre los tipos.

Como recogen las actas, las discusiones de la reunión excepcional y la reunión convencional giraron en torno a cómo instrumentar ese cambio, cuya principal manifestación consistión en prescindir del objetivo de no subir los tipos mientras el paro siguiera por encima del 6,5%. Con el desempleo ya próximo a ese nivel, la Fed entendía que había que actualizar su mensaje. La única duda residía en si hacerlo con otro objetivo cuantitativo o si, por el contrario, introducía una orientación cualitativa. Y optó por la segunda variante. "La mayoría de los participantes prefirieron reemplazar los objetivos numéricos con una descripción cualitativa de los factores que influirían en la decisión de la Fed de empezar a subir los tipos", precisa el documento publicado este miércoles.

Con respecto a la retirada gradual (tapering) del QE3, las actas no anticipan cambios. Certifican que "la Fed posiblemente reducirá el paso de las compras en más pasos mesurados en futuras reuniones". Todo indica, por tanto, que acometará una nueva reducción, que seríala cuarta de consecutiva, en la reunión de finales de abril. Las previsiones contemplan otro tijeretazo como los anteriores, de 10.000 millones, que dejarían el QE3 en los 45.000 millones de dólares al mes.

Eso sí, las actas también confirman los distintos pareceres que existen en el seno de la Fed. "Dos miembros expresaron su preocupación acerca de que la inflación podría no retornar al objetivo del 2% en los próximos años y sugirieron que un largo periodo de tiempo de inflación por debajo del 2% incrementaba la importancia de las cuestiones acerca de si la Fed está suministrando la suficiente acomodación monetaria", precisan.

Reserva Federal Janet Yellen Mario Draghi Euro Mercados Tipos de interés
El redactor recomienda