india también los ha aumentado

Turquía sale en defensa de su divisa con una contundente subida de los tipos de interés

Medidas de urgencia ante situaciones de urgencia. El banco central turco acaba de anunciar un repunte de los intereses para respaldar el valor de su moneda

Foto: Turquía sale en defensa de su divisa con una contundente subida de los tipos de interés

El Banco Central de la República de Turquía (BCRT) ha terminado haciendo por las malas lo que no quiso hacer una semana antes por las buenas. En una reunión de urgencia celebrada este martes, ha elevado del 7,75 al 12% los tipos de interés en las operaciones de financiación a un día y del 4,5 al 10% los intereses para las operaciones de financiación a una semana, que pasan a ser la principal referencia para el suministro de liquidez de la entidad. Estos incrementos responden a un único fin: salir en defensa de su divisa, muy debilitada en las últimas sesiones. Y en un primer momento lo está consiguiendo, puesto que la lira recupera un 3,3% de su valor contra el euro y se sitúa por debajo de las 3 liras 2,975 liras. Contra el dólar rebota también un 3,3%, hasta las 2,178 liras. 

El propósito perseguido por la institución monetaria consiste en frenar la fuga de capitales que está sufriendo el país. Con unos tipos más altos, aspira a retenerlos –y aplicar así un torniquete en la sangría de la lira– por la promesa de la mayor rentabilidad que ofrecerán los activos turcos al calor de esos tipos más altos.

Una vez pasado el efervescente efecto inicial, habrá que comprobar si, verdaderamente, los inversores interpretan que la contundente actuación del BCRT es lo suficientemente convincente y actúa como un dique estable. La clave residirá en descifrar el verdadero compromiso de las autoridades turcas con estos altos tipos de interés y con la defensa de su divisa. Más que nada, porque esos tipos pueden tener un impacto contractivo en una economía que ha pasado de crecer a tasas del 9% en 2010 y 2011 a otras por debajo del 4% en los dos últimos ejercicios. Todo ello, sin olvidar que esas medidas pueden caldear aún más el malestar socio-político vigente en el país. 

Turquía se está enfrentando a la 'trinidad imposible' y, con la decisión de subir los tipos, ha sacrificado su autonomía monetaria

En última instancia, Turquía se está enfrentando a la trinidad imposible, que establece que no se puede tener al mismo tiempo una divisa estable, una política monetaria autónoma y libertad de capitales. El BCRT ha demostrado este martes que aspira a estabilizar su divisa y que no renuncia a la libertad de capitales. Ha sacrificado, por tanto, su autonomía monetaria, puesto que ha terminado adoptando por la obligación de los acontecimientos una decisión, la de subir los tipos de interés, que el pasado 21 de enero no quiso adoptar voluntariamente. A cambio de esa autonomía, la lira se desestabilizó; ahora aspira a retomar esa estabilidad, pero como peaje debe sacrificar la libertad de sus decisiones monetarias. 

Acción... reacción 

La reacción de las autoridades turcas responde a la fuente de inestabilidad que estaba suponiendo la fuerte caída de su moneda. La entidad gobernada por Erdem Basci ha dado el paso de encarecer el precio del dinero después de que su divisa haya desempeñado un papel protagonista en el terremoto sufrido en las monedas emergentes en las últimas jornadas. Tras caer el jueves cerca de un 3% contra el euro, dejarse el viernes otro 1,7% y seguir bajando el lunes con descensos superiores al 2%, el BCRT convocó esa reunión de urgencia, cuyo efecto intimidatorio fue inmediato. La lira, que antes del anuncio bajaba hasta las 3,27 unidades por euro, rebotó posteriormente hasta las 3,1 liras. Tras el fuerte incremento de los tipos, acelera esa recuperación. 

Estas causas han sido reconocidas por el banco central en su comunicado oficial. "Los recientes acontecimientos internos y externos están teniendo un impacto adverso en las percepciones sobre el riesgo, conduciendo a una importante depreciación de la lira turca y un pronunciado incremento de la prima de riesgo", describe la institución. Y añade como aviso: "El banco central implementará las medidas necesarias a su disposición para contener un negativo impacto de estos acontecimientos en la inflación y la estabilidad macroeconómica". 

En caso de prolongarse, la depreciación de la lira contiene el germen de aumentar las presiones inflacionistas, cuando los precios ya se encarecen a tasas superiores al 7%, y agravar la situación de la balanza por cuenta corriente, que se mueve en cotas próximas al 7% del producto interior bruto (PIB). Esta realidad genera una imagen de vulnerabilidad que espolea al mismo tiempo la fuga de capitales, con lo que se activa una espiral que retroalimenta todo el proceso y complica el panorama económico y financiero de Turquía. Con esta potente subida del precio del dinero, el BCRT pretende revertir esa espiral, y da a entender que asume la influencia negativa que ejercerá sobre el crecimiento, que por el momento pasa a un segundo plano en beneficio de la estabilidad financiera. 

Al mismo tiempo, este incremento de los tipos de interés confirma que los emergentes están dispuestos a plantear batalla para detener la depreciación de sus monedas. Esta mañana, y de forma inesperada, el Banco de la Reserva de India ha elevado los intereses del 7,75 al 8% para respaldar la rupia y contener las presiones inflacionistas. 

Por ahora, las maniobras defensivas de India y Turquía están surtiendo efecto. A la subida de la lira, se suma la de la rupia india, con una apreciación superior al 1% contra el euro, hasta las 85,3 rupias. Además, el contagio es esta vez positivo sobre el rand sudafricano, que remonta también un 1%, hasta los 14,9 rands por euro. 

 

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios