Béjar: "Gates pidió toda la autocartera de FCC y horas después cerramos la venta"
  1. Mercados
consejero delegado de FCC

Béjar: "Gates pidió toda la autocartera de FCC y horas después cerramos la venta"

Juan Béjar, el consejero delegado de FCC, desvela por primera vez cómo fue realmente la entrada del dueño de Microsoft en el capital de la constructora

placeholder Foto: El vicepresidente de FCC, Juan Béjar (i), y la presidenta de la empresa, Esther Alcocer Koplowitz. (EFE)
El vicepresidente de FCC, Juan Béjar (i), y la presidenta de la empresa, Esther Alcocer Koplowitz. (EFE)

Mucho se ha especulado sobre cómo se fraguó la entrada de Bill Gates, el todopoderoso dueño de Microsoft, en FCC; pero pocas personas pueden contarlo de primera mano. Una de ellas es Juan Béjar, el consejero delegado de la constructora, que por primera vez confiesa cómo fue realmente la operación más glamourosa del momento.

Hay que remontarse hasta el pasado mes de mayo, a un road-show que estaba llevando a cabo la dirección financiera del grupo controlado por Esther Koplowitz, para encontrar el origen de esta historia. Allí, los ejecutivos de FCC conocen a la firma General Oriental, que, tras un par de reuniones, comenta a los responsables de la constructora que tieneun acuerdo para ofrecer inversiones en Europa a los fondos de Bill Gates, y que el perfil de FCC puede interesarles.

A partir de ahí, se aceleraron los acontecimientos, con reuniones en Nueva York –a pesar de que el cuartel general de Microsoft está en la otra costa del país, en Seattle–, en las que FCC desnudó todas sus miserias, pero también todos sus encantos. Y éstos terminaron gustando, y mucho, a Gates.

“El mismo lunes que cerramos la operación, nos dijeron que querían toda nuestra autocartera”, recuerda Juan Béjar. Eran cerca de las seis de la tarde en España cuandolos representantes de Gates llamaron a FCC y dijeron que si podían hacerse con todos sus títulos; en cuestión de un par de horas, se pusieron de acuerdo en el precio (los 14,865 del cierre del viernes anterior) y, visto y no visto, el fundador de Microsoftse convirtió en el segundo accionista de FCC, con un 6% del capital.

Pero todavía quedaba otra sorpresa: el deseo del genio de Seattle de hacer público que era él quien compraba, en vez limitarse a decir el nombre de los fondos a través de los cuales articulaba la operación. “Eso habría tenido mucho menos glamour”, apunta Béjar, quien también recuerda que, cuando supo que el comprador quería que se dijera que eran fondos vinculados a Bill Gates, empezó a imaginarse la expectación que iba a generarse. Y no se equivocó.

Radio, televisiones, webs, periódicos… En los telediarios, en las tertulias, en la prensa rosa y en la salmón… en todas partes apareció que Bill Gates y Esther Koplowitz unían intereses en el capital de FCC. ¿Por qué? “Porque a los americanos les gusta mucho la historia de dar la vuelta a una compañía, ya que, por definición, este tipo de operaciones suponen crear valor a largo plazo”, reflexiona Béjar.

Apuesta por la creación de valor

En el caso del grupo de infraestructuras, no cabe duda de que este es un motivo de fondo para invertir. Primero, porque el hecho de que tenga suspendido el dividendo –algo que no parece que vaya a cambiar este año ni el próximo– deja claro que Gates invierte en el valor por su recorrido, no por la remuneración al accionista.Segundo, porque su interés por hacerse con un porcentaje tan elevado del capital indica vocación de permanencia, ya que este tipo de paquetes no son fáciles de vender. Y tercero, porque la historia reciente del grupo es una historia de superación, de ese conseguir darle la vuelta a una empresa.

En lo que llevamos de año, los títulos de FCC se han revalorizado casi un 80%; y desde los mínimos de abril, acumula una ganancia superior al 150% que le permite cotizar enlos 16,86 euros en que cerró ayer, tras anotarse una ganancia del 0,99%. Detrás de esta fuerte subida está el duro plan estratégico que presentó Béjar en marzo, con el objetivo de dar esa vuelta a la compañía entre este año y el próximo.

Por el momento, los resultados le están acompañando y la constructora prevé concluir este ejercicio con el 80% del programa ejecutado, lo que supone ir por delante de calendario. De hecho, si las negociaciones actuales llegan a buen puerto, FCC superará sus objetivos al tener unadeuda inferior a 5.000 millones (frente a los 5.200 millones delplan), al reducir sugastos estructurales de 200 millones (cuando se preveían 50 millones) y alsuperarlos 2.200 millones en desinversiones.

Además,todas las ventas previstas se realizarán antes de terminar este ejercicio, con la única excepción de GlobalVía, cuyo traspasocristalizará en el primer trimestre de 2014, aunque en breve podría verse la entrada de algún fondo de pensiones, que se sumará al canadienseOPT y al holandés PGGM, que adquirieron bonos convertibles de la concesionaria.

Empezar a levantar el vuelo

Mañana, FCC presenta los resultados del tercer trimestre, queseguirán viéndose lastrados por el agujero de casi 700 millones de euros que hahecho en sus cuentas la debacle de Alpine, su filial austríaca, y la fallida apuesta por la energía.Pero, a partir del segundo semestre del próximo ejercicio, la foto que presente el grupo al mercado puede estar ya normalizada, es decir, podría recoger entonces la operativa del negocio y no los frutos del plan de ajuste.

Éste incluye también el recorte de 1.677 puestos de trabajo,la parte más dura de todo el plan de salvamento de FCC, compañía que tradicionalmente ha sido cuestionada por la necesidad de renovar su cuerpo directivo. Un movimiento que, más allá del ajuste actual, seguirá como un ejercicio de rotación y renovación constante de la constructora, consciente de que necesita perfiles más internacionales para competir en el globalizado mundo actual.

"Todo esto habría sido mucho más fácil si se hubiera separado en distintos ejercicios desde 2008 hasta acá; habría sido un plan menos drástico que éste", se lamenta Béjar, quien ha tenido que coger el toro por los cuernos para conseguir que los bancos los refinancien hasta 2017, un duro reto que, previsiblemente, estará listoen diciembre.

Esta decisión de ir avanzando en los compromisos y en el plan estratégico es, para Béjar,la explicación que se esconde detrásde la subida del valor en bolsa y el punto diferencial que termina convenciendo a los fondos internacionales que, semanalmente, visitan al ejecutivo y a su equipo directivo.“Donde está la diferencia en las organizacioneses en que unas dicen las cosas, y no las hacen, y otras, las hacen”.

Un discurso que ha convencido al mismísimo Bill Gates.

Realia Bill Gates Esther Koplowitz Globalvía Juan Béjar Noticias de FCC Nueva York
El redactor recomienda