Bofetón de Morgan Stanley a Merkel: Alemania sola no puede capitanear el euro
  1. Mercados
duro informe antes de las elecciones

Bofetón de Morgan Stanley a Merkel: Alemania sola no puede capitanear el euro

En vísperas de los comicios del país germano, el banco estadounidense advierte sobre problemas de crecimiento a largo plazo en el país de Angela Merkel

Foto: Angela Merkel pronuncia un discurso durante un acto de campaña electoral.
Angela Merkel pronuncia un discurso durante un acto de campaña electoral.

Las tornas están cambiando. Al mismo tiempo que la otrora bestia negra Morgan Stanley publica informes con titulares tan sugerentes como "Viva España"o "La Nueva España", para hablar del potencial de nuestra economía, también da salida a otros donde pone en entredicho el papel de Alemania como capitán del euro.

Además, lo hace pocos días antes de que el país germano celebreunos comicios generales tras los cuales muchos creen que debería llegar la respuesta definitiva de Europa para salir de la recesión.

Sin embargo, el todopoderoso banco estadounidense considera que Alemania no es tan sólida como se creey advierte sobre los riesgos a los que se enfrentará el Gobierno que resulte de las elecciones de este fin de semana.

Bajo el título "Economía alemana: No es lo suficientemente fuerte para ser la locomotora única del euro", el nuevo informe de Morgan habla deposibles problemas de crecimiento a largo plazo en el país germano por tres razones:

Primera: tiene un mercado laboral cada vez más apretado, que "causa cuellos de botella en ciertos sectores y regiones".

Segunda: su política energética en materia de renovables amenaza con socavar la seguridad energética para la industria.

Y tercera, la más preocupante: padece una persistente falta de inversión tanto en infraestructuras públicas como en gasto corporativo que en nada ayuda a pronosticar sólidos crecimientos futuros, capaces de tirar del resto del Viejo Continente.

"En nuestra opinión, este último es el principal problema" al que se enfrentará el Gobierno que resulte de las elecciones de este fin de semana, señala Morgan. Un Ejecutivo que, salvo sorpresa, volverá a liderar Ángela Merkel, aunque con un socio todavía por definir en las urnas.

¿Con quién gobernará Merkel?

Inicialmente, lo deseable sería que ese papel lo interpretara el Partido Liberal (FDP); el problema es que ya ha quedado fuera del Gobierno de Baviera, el Land más próspero de Alemania, que el pasado fin de semana celebró sus propios comicios, al no llegar al 5%.

Si el próximo día 22 se repite este escenario, y los liberales no alcanzan el 5% que, como mínimo, necesitan, Merkel deberá empezar a hacer todo tipo de equilibrios con unos posibles socios cuyos programas electorales, plagados de promesas como la de subir el salario mínimo, no están precisamente en la línea de lo que Morgan considera recomendable para sacar a Europa de la recesión. De ahí que la entidad estadounidense concluya que, gane quien gane, la que pierde es Merkel.

Además, Morgan critica la gestión de la economía del país que ha realizado la canciller. "En lugar de invertir en capacidad productiva en el país, Alemania ha invertido gran parte de su ahorro nacional en activos financieros en el exterior. Por desgracia, el historial de dichas inversiones es muy pobre. En promedio, Alemania ha perdido un 0,5% de PIB anual sobre sus activos externos netos", critica el informe.

Los problemas que vienen

Suma y sigue, porque la entidad advierte de varios indicadores que sugieren que la economía alemana ya está al límite de su capacidad. En concreto, alerta sobre posibles bombas de relojería en la vivienda, en la falta de mano de obra cualificada, en un contexto con claros problemas para la creación de empleoy en las consecuencias de una supresión progresiva de la energía nuclear.

A todo ello se suma, como ya se ha señalado, el deterioro de la infraestructura pública, derivada de que Alemania tiene la más baja inversión en infraestructuras entre los grandes países de la UE, que está empezando a afectar negativamente al transporte, especialmente en el cinturón industrial de Alemania occidental.

La consecuencia de todos estos temores es que, del mismo modo que la semana pasada Morgan Stanley elevó sus previsiones de crecimiento para la economía española a una media del 1% para los dos próximos años, advierte de que Alemania podría quedarse en un 1,6% el próximo año. Una cifra muy pobre para intentar ser la locomotora única europea.

Noticias de Alemania Morgan Stanley Baviera Industria Energía Infraestructuras Política energética Deuda Recesión PIB Noticias de Europa Empleo Mercados
El redactor recomienda