Es noticia
Menú
La capibara: el roedor más grande del planeta
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
Fotogramas del Planeta A

La capibara: el roedor más grande del planeta

Estos sorprendentes animales viven siempre junto a ríos y humedales, donde pasan gran parte del tiempo en el agua, evitando los ataques de sus numerosos y temibles predadores, como el jaguar o el caimán

Foto: La cabeza de una capibara emergiendo de la laguna. (Andoni Canela)
La cabeza de una capibara emergiendo de la laguna. (Andoni Canela)

Viajo a una de las zonas más remotas de la cuenca del Amazonas. De hecho, es la cuenca de unos de sus afluentes: el río Beni. Conocida como los Llanos de Moxos, esta área de la selva es muy rica en fauna. Aquí viven jaguares, ocelotes, nutrias gigantes, delfines rosados y grandes aves como el buitre rey y el águila crestada. También se encuentra en este lugar una especie muy abundante, que sirve de alimento a muchos depredadores; en estos humedales al sur de Bolivia, cerca de la frontera con Brasil, las capibaras tienen su reino ideal.

placeholder Grupo de capibaras desplazándose fuera del agua. (Andoni Canela)
Grupo de capibaras desplazándose fuera del agua. (Andoni Canela)

Veo el primer grupo de este tipo de roedor gigante nadando cerca de la vegetación acuática. Las capibaras, con unos cincuenta kilos de peso, son los roedores más grandes del mundo. Muy cerca, están los caimanes, también propios de estas aguas. Las capibaras, que viven siempre junto a ríos y humedales, pasan gran parte del tiempo en el agua y son muy buenas nadadoras. Por ello, su cuerpo está adaptado al medio acuático: tienen los dedos de los pies palmeados como los patos, que le permiten nadar mejor.

Su pelaje, de color rojizo, es muy duro y espeso, creando una especie de capa impermeable. Tiene unos ojos muy pequeños y la nariz en la parte alta de la cabeza, que mantiene fuera del agua mientras está sumergida. Come plantas acuáticas muy variadas, se ha calculado que pueden ser entre setenta y ochenta especies distintas, según la zona donde se encuentre.

placeholder Una capibara cruzando la carretera. (Andoni Canela)
Una capibara cruzando la carretera. (Andoni Canela)

Las capibaras viven en grupos familiares de hasta quince o veinte individuos, aunque pueden llegar a formar manadas de cincuenta o sesenta. Su hábitat: humedales, selvas y sabanas tropicales. En algunas zonas, durante la época seca, se llegan a juntar hasta un centenar de capibaras.

Presentes en gran parte de América del Sur, también las observo en el estado de Mato Grosso, en Brasil. Para ello, viajo hasta el Gran Pantanal atravesando la carretera Transpantaneira. El Pantanal es enorme. Después de conducir por carretera mil kilómetros hacia el norte, y pese a ello aún continúo dentro de este humedal gigantesco.

Foto: Ranita venenosa (Foto: Andoni Canela)

Tres cuartas partes del Pantanal quedan inundadas en la época de lluvias. La vegetación y la fauna de aquí están totalmente adaptadas al entorno, aunque los episodios de sequía e incendios de los últimos años han puesto en peligro este hábitat y los animales que viven en él, como, por ejemplo, el mítico jaguar. Aun así, aquí las capibaras continúan siendo muy abundantes: veo una manada de más de treinta ejemplares que descansan en una zona despejada junto al río.

placeholder Capibaras en la orilla del río. (Andoni Canela)
Capibaras en la orilla del río. (Andoni Canela)

Después de conducir durante diez horas llego a mi destino, el Parque Encontro das Aguas. Situado al norte del Pantanal, cuenta con más de 100.000 hectáreas protegidas entre los ríos San Lorenzo, Pingara, Cuiabá y el Piquirí. La lancha navega a poca velocidad por estas aguas fluviales mientras observo la espesura de la selva a ambas orillas. Las capibaras se concentran en las playas que se forman entre el río y la vegetación. Allí descansa y huyen de los insectos.

Pero deben andarse con cuidado, porque, aquí, son presas fáciles de los jaguares, los pumas y los caimanes. Y las crías y los ejemplares jóvenes incluso pueden ser devorados por rapaces, zorros y boas. La vida es dura en la selva.

Viajo a una de las zonas más remotas de la cuenca del Amazonas. De hecho, es la cuenca de unos de sus afluentes: el río Beni. Conocida como los Llanos de Moxos, esta área de la selva es muy rica en fauna. Aquí viven jaguares, ocelotes, nutrias gigantes, delfines rosados y grandes aves como el buitre rey y el águila crestada. También se encuentra en este lugar una especie muy abundante, que sirve de alimento a muchos depredadores; en estos humedales al sur de Bolivia, cerca de la frontera con Brasil, las capibaras tienen su reino ideal.

Animales Naturaleza
El redactor recomienda