Es noticia
Menú
Las libélulas y el desmán ibérico en peligro por el claro deterioro de todos los humedales
  1. Medioambiente
  2. Naturaleza
lista roja de la UICN

Las libélulas y el desmán ibérico en peligro por el claro deterioro de todos los humedales

El estado de estas especies es un reflejo del impacto que estamos teniendo en estos ecosistemas tan importantes para nosotros, ya que son una protección frente a inundaciones y sumideros de carbono

Foto: Chlorocypha aurora. (Jens Kipping/UICN)
Chlorocypha aurora. (Jens Kipping/UICN)

El organismo internacional advierte de que el declive de las libélulas es “sintomático” de la pérdida generalizada de los humedales en los que se reproducen y atribuye esta deterioro a la expansión de la agricultura y a una urbanización insostenible “en todo el mundo”.

"Las libélulas son indicadores muy sensibles del estado de los ecosistemas de agua dulce"

Las amenazas y la pérdida de biodiversidad llevan a que, según esta actualización de la Lista Roja, de las 142.577 especies conocidas, 40.084 están en peligro de extinción, por lo que el director general de la UICN, Bruno Oberle, ha urgido a proteger los humedales mundiales y el rico mosaico de vida que albergan. “A escala mundial estos ecosistemas están desapareciendo tres veces más rápido que los bosques”, ha alertado Oberle, que subraya que aunque las marismas y otros humedales puedan parecer “improductivos e inhóspitos” para los humanos, proporcionan servicios esenciales.

Entre ellos destaca la capacidad de estos ecosistemas de almacenar carbono, proporcionar agua limpia y alimentos, protección frente a inundaciones y ofrecer hábitat a una de cada diez especies conocidas de todo el mundo.

placeholder Una libélula. (EFE/M.A.Pushpa Kumara)
Una libélula. (EFE/M.A.Pushpa Kumara)

Además, esta primera evaluación mundial de las libélulas y caballitos del diablo concluye que el 16% de sus 6.016 especies se encuentran en peligro de extinción por el deterioro de sus lugares de reproducción en agua dulce.

Por zonas, la UICN alerta de que en el sur y en el sudeste de Asia, más de una cuarta parte de todas las especies están amenazadas a consecuencia de la tala de humedales y bosques tropicales para cultivar aceite de palma. En América Central y del Sur, la principal causa es también la tala de bosques, pero en este caso para desarrollos de viviendas y centros comerciales. Mientras, en América del Norte y en Europa detrás de su declive creciente están los pesticidas y el cambio climático.

Foto: Aletas de tiburón cortadas en Florida. (EFE)

A este respecto, la copresidenta del Grupo de Especialistas en Libélulas de la UICN, Viola Clausnitzer, defiende que las libélulas son “indicadores muy sensibles del estado de los ecosistemas de agua dulce, y esta primera evaluación mundial revela por fin la magnitud de su declive”, al tiempo que proporcionan una “línea base esencial” que se podrá usar para medir los resultados de los esfuerzos en la conservación.

“Es fundamental que los gobiernos, la agricultura y la industria tomen en cuenta la protección de los ecosistemas de humedales en proyectos de desarrollo, por ejemplo, protegiendo los hábitats clave y dedicando espacio a los humedales urbanos”, expone.

El desmán, de 'vulnerable' a 'en peligro'

Vinculado al estado de las masas de agua, la UICN resitúa al desmán de los Pirineos (Galemys pyrenaicus), que pasa de la categoría ‘vulnerable’ en su Lista Roja, a la situación de ‘en peligro’. Este pequeño mamífero semiacuático que solo vive en ríos de Andorra, España, Francia y Portugal está emparentada con los topos, tiene un morro largo y patas palmeadas y se trata de una de las dos únicas especies de desmanes que quedan en el mundo.

La UICN alerta de su estado al afirmar que su población se ha reducido a la mitad desde 2011 en toda su área de distribución por el impacto humano en su hábitat, en concreto, por el impacto humano que provoca la alteración del caudal de los ríos y la reducción del nivel del agua por la construcción de presas, embalses y centrales hidroeléctricas.

placeholder Desmán ibérico (Galemys pyrenaicus). (David Perez /DPC)
Desmán ibérico (Galemys pyrenaicus). (David Perez /DPC)

Otro de los motivos que la organización internacional achaca a esta situación de ‘en peligro’ del desmán de los Pirineos es la extracción de agua para su uso agrícola que convierte “muchos lugares en inhóspitos” para el desmán, provoca el aislamiento de las poblaciones y reduce “significativamente” las presas y los refugios disponibles para ellos.

No obstante, la UICN subraya que “amenazan aún más al desmán” las especies exóticas invasoras, la pesca ilegal con veneno, redes y explosivas, el aumento de la sequía, la excavación de los lechos de los ríos y la contaminación del agua. Por ello, insiste en que es “clave” la restauración de los caudales naturales de los ríos y su vegetación circundante, el refuerzo del control contra las especies invasoras y la lucha contra el cambio climático, para lograr su recuperación.

La actualización de la Lista Roja aporta una noticia positiva, que es el “redescubrimiento” de un árbol que se creía extinto en Brasil. Se trata del Terminalia acuminata, del que se han contabilizado menos de 300 individuos maduros, lo que sitúa, no obstante, a la especie “en peligro de extinción”. Pero la directora de la Lista Roja de Árboles en Botanical Gardens Conservation International, Emily Beech, celebra que este hallazgo representa “un descubrimiento emocionante y una oportunidad de salvar esta especie antes de que se pierda para siempre”.

placeholder Terminalia acuminata en el Jardín Botánico de Río de Janeiro.
Terminalia acuminata en el Jardín Botánico de Río de Janeiro.

En este contexto, el doctor Thomas E. Larcher Jr. del Comité de la Lista Roja de la UICN y la Universidad de Texas A&M, explica que el declive de los humedales en todo el mundo no sólo afecta a los peces y a las plantas acuáticas, sino también a insectos acuáticos, como las libélulas y los caballitos del diablo, y a mamíferos, como el desmán de los Pirineos, “único” en su género desde el punto de vista evolutivo. “La pérdida de estos hábitats críticos tendrá graves repercusiones en los anfibios y las aves migratorias de todo el mundo. Los humedales albergan niveles excepcionales de biodiversidad en una superficie extremadamente pequeña y deben recibir la máxima prioridad a la hora de designar nuevas Áreas Clave para la Biodiversidad. La pérdida de humedales tendrá un impacto desproporcionado en todo el mundo”, concluye.

El organismo internacional advierte de que el declive de las libélulas es “sintomático” de la pérdida generalizada de los humedales en los que se reproducen y atribuye esta deterioro a la expansión de la agricultura y a una urbanización insostenible “en todo el mundo”.

Animales Naturaleza
El redactor recomienda