2021, un año de extremos: además de Filomena, vivimos el verano más caluroso registrado
  1. Medioambiente
  2. Clima
aumentan las emisiones de metano y CO2

2021, un año de extremos: además de Filomena, vivimos el verano más caluroso registrado

Los siete años más cálidos del último siglo han sido los últimos siete. Los datos proporcionados por el Servicio de Cambio Climático del programa Copernicus de la UE nos abocan a un inquietante escenario de futuro

Foto: En agosto se dieron temperaturas récord en Córdoba (EFE/Rafa Alcaide)
En agosto se dieron temperaturas récord en Córdoba (EFE/Rafa Alcaide)

El informe anual del Programa Copernicus, del Centro Europeo de Previsiones Meteorológicas a Medio Plazo, destaca que Europa tuvo un verano de extremos, con olas de calor muy intensas que dejaron atrás los anteriores récords de calor y, al mismo tiempo, inundaciones en el centro de Europa.

En concreto, el documento señala que “por un amplio margen” los últimos siete años fueron los más cálidos desde que hay registros, aunque 2021 fue –entre ellos-- de los más frescos, junto con 2015 y 2018. De hecho, el recién terminado ejercicio acabó con una temperatura media de 0,3ºC por encima del periodo de referencia 1991-2020 y entre 1,1 y 1,2ºC superior a los valores medios del periodo 1850-1900, que es lo que se conoce como época preindustrial.

“Estos eventos son un crudo recordatorio de la necesidad de que cambiemos nuestros hábitos"

El objetivo del Acuerdo de París, ratificado en la Cumbre del Clima de Glasgow (COP26), en noviembre de 2021, es no superar 1,5ºC el incremento global de las temperaturas a final de siglo respecto al periodo preindustrial. Copernicus asegura, además, que 0,9ºC de este aumento de 1,1-1,2ºC se ha acumulado en los últimos 30 años (1991-2020), lo que confirmaría los estudios del Panel de Expertos de Cambio Climático de la ONU (IPCC) que indican que el calentamiento se está acelerando.

El director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, Carlo Buontempo, advierte de que 2021 fue, “una vez más, un año de extremos, con el verano más cálido en Europa y olas de calor en el Mediterráneo, por no mencionar los niveles sin precedentes de altas temperaturas en Norteamérica. Los últimos siete años han sido los siete más cálidos desde que hay registros”.

placeholder Gráfico de las temperaturas medias anuales de la Tierra. (Copernicus)
Gráfico de las temperaturas medias anuales de la Tierra. (Copernicus)

Además, el servicio climático europeo apunta de que otro ejercicio más las concentraciones mundiales de dióxido de carbono (CO2) y “de manera muy sustancial” las de metano (CH4) volvieron a aumentar. En concreto, se llegó a un nuevo récord de 414 ppm en las de CO₂ y 1.876 ppb en las de metano. De todas estas emisiones, 1.850 megatoneladas fueron causadas por los incendios forestales, especialmente los registrados en Siberia. Se trata de una cifra “ligeramente superior” a la de 2020, aunque Copernicus afirma que la tendencia de las emisiones por incendios desde 2003 es descendente.

El año comenzó con sus cinco primeros meses muy fríos, en comparación con el mismo periodo del lustro anterior. Cabe recordar que España vivió justo hace un año ‘Filomena’, un temporal histórico de nieve al que siguió una ola de frío que llevó el mercurio a menos de -25ºC en puntos del sistema Ibérico. Pero después, entre junio y octubre, las medias mensuales estuvieron “sistemáticamente” entre las cuatro más cálidas hasta la fecha, según revela el estudio de Copernicus.

placeholder Evolución de las emisiones de metano. (Copernicus)
Evolución de las emisiones de metano. (Copernicus)

Por regiones planetarias, las que más superaron la media fueron una franja del norte de América, desde el oeste de Estados Unidos hasta el noreste de Canadá y Groenlandia, el centro y el norte de África y Oriente Medio. Por el contrario, se quedaron por debajo de la media el oeste y el extremo este de Rusia, Alaska, el centro y el este del Pacífico, así como la mayor parte de Australia y algunas zonas de la Antártida.

Europa, por su parte, se situó en 0,1ºC por encima de la media de 1991-2020, por lo que este no ha sido en el continente uno de los diez años más cálidos que, en todo caso, sí han tenido lugar en este siglo. Aún más, los siete ejercicios más calurosos fueron entre 2014 y 2020. Pero en este 2021 europeo, toda la primavera y los últimos meses del invierno se quedaron por debajo del periodo de referencia. Abril tuvo una fase fría después de un marzo templado pero el verano fue, por el contrario, “el más cálido desde que existen registros, con temperaturas cercanas a los anteriores veranos más cálidos, los de 2020 y 2018”.

placeholder Anomalías climáticas en Europa. (Servicio de Cambio Climático de Copernicus)
Anomalías climáticas en Europa. (Servicio de Cambio Climático de Copernicus)

Durante la presentación del informe, una de las científicas de Copernicus Freja Vamborg subrayó las temperaturas extremas en España el pasado verano, que batieron récords, igual que en Grecia o Italia, al tiempo que en la estación estival Alemania, Bélgica, Luxemburgo o Países Bajos sufrieron graves inundaciones. La efeméride de calor en el continente se contabilizó en Sicilia, donde llegaron a 48,8ºC en agosto, en unos días que las condiciones de sequía y calor ayudaron a que el fuego arrasara buena parte de Turquía, Grecia, Italia, Portugal, España, Albania, Macedonia del Norte, Argelia o Túnez.

Copernicus recuerda también en su ‘Estado del Clima’ el gran ‘Dixie Fire’, el segundo incendio “más destructivo de la historia de California” que, no solo provocó una gran devastación, sino que redujo de manera “significativa” la calidad del aire en buen parte de Estados Unidos que, en su conjunto, experimentó la mayor cantidad de emisiones de carbono de origen pirogénico, 83 megatoneladas.

placeholder Cenizas y humo producidos por los incendios forestales en Canadá en agosto. (Reuters/Artur Gajda)
Cenizas y humo producidos por los incendios forestales en Canadá en agosto. (Reuters/Artur Gajda)

El responsable de Observación de la Tierra en la Dirección General de Industria de Defensa y Espacio de la Comisión de la Tierra, Mauro Facchini, defendió el servicio de cambio climático de Copernicus como un “recurso mundial esencial” que aporta información operativa “de gran calidad” sobre el estado del clima y que es “fundamental” para mitigar el cambio climático. “El análisis de 2021 sirve de recordatorio del persistente aumento de las temperaturas mundiales y la necesidad urgente de actuar”, insistió.

Foto: A pesar de los esfuerzos que se están llevando a cabo para reducir las emisiones de CO2, el objetivo está todavía muy lejos. Reuters

Por último, Buontempo alerta: “Estos eventos son un crudo recordatorio de la necesidad de que cambiemos nuestros hábitos, demos pasos decisivos y eficaces hacia una sociedad sostenible y trabajemos para reducir las emisiones netas de carbono”.

La publicación coincide con la divulgación del estudio climatológico de la AEMET sobre el reciente mes de diciembre que terminó con un carácter muy cálido, casi 2ºC por encima de la media del periodo de referencia 1981-2010, con lo que se sitúa como el tercer diciembre más cálido en 50 años por detrás de los de 1989 y 2015, y como el segundo más cálido en lo que va de siglo.

Cambio climático Canadá Australia
El redactor recomienda