El Mediterráneo se calienta un 20% más rápido que los otros mares de la Tierra
  1. Medioambiente
en proceso de tropicalización

El Mediterráneo se calienta un 20% más rápido que los otros mares de la Tierra

Desde WWF, avisan del peligro que esto supone. La acidificación de las aguas, la pérdida de ecosistemas y de especies (como la Posidonia oceánica) o la proliferación de medusas son algunas de las consecuencias

placeholder Foto: El Mediterráneo se está calentando, lo que pone en riesgo sus ecosistemas. (Unsplash)
El Mediterráneo se está calentando, lo que pone en riesgo sus ecosistemas. (Unsplash)

El mar Mediterráneo es el que más rápido se está calentando en todo el mundo, a un ritmo un 20% más veloz que la media mundial a consecuencia del cambio climático, pero además sufre una 'grave presión' a consecuencia por la sobrepesca, la contaminación, el comercio marítimo y el desarrollo costero, según un informe de WWF.

La ONG reclama a los líderes mundiales que fortalezcan la biodiversidad a través de las acciones climáticas y los mecanismos financieros acordados en la Convención de la Diversidad Biológica, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) y la Convención de Barcelona, que tendrán lugar durante la segunda mitad de 2021.

"La Posidonia oceánica almacena entre un 11% y un 42% de las emisiones de dióxido de carbono de los países del Mediterráneo"

Así, la ONG señala que la 'tropicalización' del Mediterráneo, la pérdida de biodiversidad o la degradación de los hábitats marinos son algunos de los impactos más destacados que está produciendo el cambio climático en el Mare Nostrum.

El estudio de WWF analiza seis ejemplos de los impactos que afectan a este mar que ya está sobrecalentado. En concreto, advierte de que una de las consecuencias de la tropicalización es la aparición de nuevas especies y la ONG calcula que al menos 1.000 especies invasoras han aparecido desde zonas más cálidas al Mediterráneo desplazando a las autóctonas, una tendencia también favorecida por el intenso tráfico marítimo del Canal de Suez o el estrecho de Gibraltar.

Por el contrario, las poblaciones de moluscos autóctonos han disminuido en un 90% en las aguas más orientales de este mar. Por ejemplo, especies como el pez león y el pez conejo suponen el 80% de las capturas en Turquía o Chipre y han transformado buena parte de los hábitats marinos.

placeholder La Posidonia oceánica es capaz de absorber parte del CO₂ que emiten los países del Mediterráneo.
La Posidonia oceánica es capaz de absorber parte del CO₂ que emiten los países del Mediterráneo.

Asimismo, el estudio indica que las altas temperaturas y el incremento tanto en la frecuencia como en la intensidad de las tormentas están transformando el fondo marino. Las praderas de Posidonia oceánica, las poblaciones de gorgonias (corales) y las nacras, entre otras, se han reducido en toda la región e incluso en algunas zonas se han llegado a extinguir totalmente.

La acidificación de los océanos a escala global provocada por el cambio climático ocasiona el debilitamiento en las estructuras de organismos como el fitoplancton, los corales, los moluscos o los crustáceos. El estudio alerta de que perder estas especies por completo tendría un impacto dramático en todo el ecosistema marino, ya que proveen hábitats vitales para muchas especies y contribuyen de forma significativa a fijar carbono para el clima. Por ejemplo, la Posidonia oceánica almacena entre un 11% y un 42% de las emisiones de dióxido de carbono de los países del Mediterráneo.

Se refiere también el informe a la explosión de medusas que sufre el Mediterráneo, que se ve favorecida por el aumento de la temperatura del agua, la contaminación y la progresiva desaparición de depredadores marinos, como consecuencia de la sobrepesca.

Foto: Una bolsa de plástico, en la fosa de Calipso, el punto más profundo del Mediterráneo. (Caladan Oceanic)

En este contexto, el experto en áreas marinas protegidas de WWF España, Óscar Esparza, denuncia que hasta que no se consiga una transición ecológica y descarbonizar la economía, la "mejor forma" de proteger y conservar los ecosistemas marinos frente al cambio climático es mantener unos ecosistemas saludables, en equilibrio, que tengan una mayor capacidad natural para adaptarse a los cambios.

"Las áreas marinas protegidas, bien gestionadas, pueden contribuir mucho a reducir el estrés en las poblaciones marinas", ha subrayado el experto, que incide en la "fuerte relación" entre el clima y los océanos, así como en la necesidad de mejorar la protección marina para restaurar la biodiversidad y las poblaciones de peces.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Cambio climático
El redactor recomienda