Es noticia
Menú
Las aguas de la UE están llenas de mercurio, y ahora nos planteamos hacer algo
  1. Medioambiente
  2. Agua
contamina la cadena trófica

Las aguas de la UE están llenas de mercurio, y ahora nos planteamos hacer algo

El 40% de los lagos y ríos de la Unión Europea contienen más mercurio del que es considerado 'seguro'. Ahora la Comisión Europea está buscando la solución para este problema

Foto: Lago Bled en Eslovenia. (Unsplash)
Lago Bled en Eslovenia. (Unsplash)

El mercurio es uno de los elementos químicos más curiosos. Es único metal líquido a temperatura ambiente (galio, francio y cesio necesitan temperaturas algo superiores para pasar a estado líquido >28ºC). Es capaz de formar amalgamas con muchos otros metales y, por desgracia, es capaz de acumularse en nuestro cuerpo (y en el del resto de seres vivos, tanto animales como vegetales) de forma indefinida, y causar así serias enfermedades.

Como si estos fueran pocos problemas, el mercurio utilizado por la industria, si no se maneja con extraordinario cuidado, puede acabar contaminando terrenos al igual que masas de agua, lo que supone un serio riesgo para la biodiversidad y los ecosistemas. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA por sus siglas en inglés), el 40% de las masas de agua dulce superficiales de la Unión (Ríos, lagos y pantano) contienen unos niveles superiores a los máximos seguros establecidos de mercurio.

Cuando entra en nuestro cerebro pasa a su forma metálica su periodo medio de eliminación se aproxima a los 27,4 años

De hecho, según el informe publicado por la agencia comunitaria, de las 111.000 masas de agua dulce superficial de la UE, 46.000 tienen concentraciones excesivas. Según apuntan desde la organización, el depósito de mercurio se debe principalmente a la combustión de carbón y algunas maderas, y, en menor medida, también a la minería de oro y a otros procesos industriales.

El gran problema de este elemento químico es que su acumulación no solo es 'eterna' en nuestro organismo (o en el del resto de seres vivos) sino también en el entorno. No se degrada. Según la EEA, el mercurio puede persistir en el medio ambiente una media de 3.000 años, y viajar durante ese periodo grandes distancias.

placeholder Aguas superficiales de la UE más contaminadas por mercurio. (EEA)
Aguas superficiales de la UE más contaminadas por mercurio. (EEA)

La agencia medioambiental europea aclara que no son únicamente las masas de agua dulce donde se encuentran concentraciones superiores a los valores considerados como 'seguros': en la atmósfera (el mercurio puede evaporarse; de hecho sus vapores son uno de los mayores riesgos para la salud de aquellos que lo utilizan) sus concentraciones son un 500% superiores a los valores 'naturales' y en los océanos un 200%.

En la naturaleza, el mercurio no se queda en su forma metálica simple, sino que se une a otros elementos como el hidrógeno y el carbono, formando una molécula llamada 'metilmercurio' (CH3Hg). Este compuesto tiene propiedades neurotóxicas y se concentra en los organismos, entrando a formar parte de la cadena trófica (con lo que acaba contaminando a todos los seres vivos, incluidos nosotros). Cuando entra en nuestro organismo, su periodo de eliminación medio es de 40 a 50 días según un estudio elaborado por investigadores de la Jackson State University en EEUU. Pero cuando entra en nuestro cerebro pasa a su forma metálica (puro y duro mercurio) y su periodo medio de eliminación se aproxima a los 27,4 años según un informe realizado por investigadores del Trinity College en Irlanda.

El futuro del mercurio

Ahora, años después de que se confirmasen los elevadísimos niveles de mercurio en las aguas superficiales de la UE, la Comisión Europea se ha puesto manos a la obra (más vale tarde que nunca) y ha empezado a buscar nuevas vías para la regulación de este elemento químico en la Unión Europea.

Foto: El mercurio procede de Groenlandia. (Unsplash/@greenland)

Según explican desde el organismo comunitario, "La UE tiene políticas diseñadas para reducir el riesgo de exposición a mercurio tanto para los ciudadanos de la Unión como para el medio ambiente". El problema es que, como ellos mismos detallan, "a día de hoy, todavía se utilizan significativas cantidades de mercurio en la UE, principalmente en las amalgamas usadas en odontología para tratar las caries y en muchos otros productos como bombillas o termómetros".

Pero son conscientes del problema: "La contaminación por mercurio es persistente, y su uso continuado contribuye a su acumulación en el medio ambiente, también en la comida".

El mercurio es uno de los elementos químicos más curiosos. Es único metal líquido a temperatura ambiente (galio, francio y cesio necesitan temperaturas algo superiores para pasar a estado líquido >28ºC). Es capaz de formar amalgamas con muchos otros metales y, por desgracia, es capaz de acumularse en nuestro cuerpo (y en el del resto de seres vivos, tanto animales como vegetales) de forma indefinida, y causar así serias enfermedades.

Animales Unión Europea
El redactor recomienda