Es noticia
Menú
Los plásticos de un solo uso están matando el mar, y la nueva ley no lo remedia
  1. Medioambiente
  2. Agua
Contaminación marina

Los plásticos de un solo uso están matando el mar, y la nueva ley no lo remedia

La organización ecologista Oceana pide a los senadores "ser ambiciosos" en la lucha contra el vertido incontrolado de estos residuos, algo que supone una grave amenaza para la biodiversidad del planeta

Foto: Plásticos flotando en el mar. (Unsplash)
Plásticos flotando en el mar. (Unsplash)

El marco legal del medioambientalismo en España estaba de enhorabuena. La nueva Ley de Residuos prometía una revolución real en muchos aspectos, desde la regularización del reciclaje y desecho del aceite de cocina usado hasta una nueva normativa para los residuos de la construcción. Pero uno de los aspectos fundamentales, que nos beneficiarían a todos, ha resultado ser mucho menos ambicioso de lo que nos esperábamos: la lucha contra los plásticos de un solo uso.

El proyecto de ley, ya aprobado en el Congreso de los Diputados no estipula un fin concreto de este material, ni una fecha para su reducción, ni multas, ni nada por el estilo, sino que ha dejado en manos de las propias empresas productoras llevar a cabo la transformación hacia sustitutos biodegradables y respetuosos con el medio ambiente. Es por esto que la organización medioambientalista Oceana ha emitido un comunicado pidiéndole al Senado (el próximo paso para que el Proyecto de Ley siga adelante) "máxima ambición para reducir los plásticos de un solo uso en España".

"Al Senado le pedimos dejar atrás las medias tintas y aplicar medidas contundentes contra la contaminación por plásticos”

La preocupación de la organización está más que justificada. Como explican, la mayor parte de los plásticos de un solo uso "llegan al mar, donde terminan acumulándose y dañando los hábitats marinos". El tiempo del que dispone Oceana para que los senadores escuchen su voz (y la voz del mar) llega a su fin el día 8 de febrero (cuando termina el periodo de enmiendas), por lo que la rapidez es esencial en esta cuestión.

placeholder Restos de globos en la playa de Barbate, Cádiz.  (OCEANA/Pilar Marín)
Restos de globos en la playa de Barbate, Cádiz. (OCEANA/Pilar Marín)

“Esta Ley es decisiva para la gestión de residuos plásticos en nuestro país, ya que la reducción y la prevención son aspectos claves para evitar su llegada al mar. Ahora la situación requiere huir de políticas cortoplacistas que no aportan soluciones definitivas. Al Senado le pedimos dejar atrás las medias tintas y aplicar medidas contundentes contra la contaminación por plásticos” cuenta Natividad Sánchez, directora de la campaña de plásticos de Oceana en Europa. “El período de enmiendas de la Ley les brinda esta oportunidad que no deben desaprovechar”.

El gran escollo

El Proyecto de Ley es un significativo paso adelante en la transición ecológica que nuestro país debe afrontar en las próximas décadas, pero desde la organización medioambientalista afirman que el problema es que, en su estado actual, la iniciativa legislativa deja en manos de los mismos productores la reducción de plásticos de un solo uso.

placeholder Envase de toallitas húmedas en el fondo del mar en Magaluf, Mallorca. (OCEANA/Enrique Talledo)
Envase de toallitas húmedas en el fondo del mar en Magaluf, Mallorca. (OCEANA/Enrique Talledo)

Uno de los ejemplos más claros de estos materiales (y que más repercusión tienen en los ecosistemas marinos) son las anillas que mantienen unidos los packs de latas. Según Oceana, la ley debería incluir una fecha límite para su eliminación. Además, comentan desde la organización que "fomenta la cultura de usar y tirar al proponer su sustitución por otros materiales desechables".

Del mismo modo, desde Oceana afirman que "son los productores de plásticos de un solo uso los que deberían cubrir el coste de la limpieza de las playas", dado que son sus productos los que acaban contaminándolas y afectando a multitud de ecosistemas y, por tanto, suponiendo un grave problema para la biodiversidad.

Amenazas que no se tienen en cuenta

Además, los activistas reclaman que algo que no se tiene en la menor consideración en la nueva ley, las toallitas húmedas, pasen a formar parte del listado de productos objeto de reducción debido a su grave impacto ambiental en el medio marino y al enorme gasto que provocan en las arcas municipales por afectación de los sistemas de saneamiento.

Foto: Suelta de miles de globos en una celebración. (EFE)

Del mismo modo, también lamenta que el proyecto de Ley deje en manos de los más de 8.000 municipios españoles regular la liberación masiva de globos, ya que sería más eficaz prohibirla en todo el territorio por su letalidad para la fauna y para evitar medidas contradictorias sobre elementos que viajan cientos de kilómetros.

El marco legal del medioambientalismo en España estaba de enhorabuena. La nueva Ley de Residuos prometía una revolución real en muchos aspectos, desde la regularización del reciclaje y desecho del aceite de cocina usado hasta una nueva normativa para los residuos de la construcción. Pero uno de los aspectos fundamentales, que nos beneficiarían a todos, ha resultado ser mucho menos ambicioso de lo que nos esperábamos: la lucha contra los plásticos de un solo uso.

Reciclaje
El redactor recomienda