Es noticia
Menú
Turkmenistán quiere apagar la "Puerta del infierno"
  1. Medioambiente
ardiendo durante más de 50 años

Turkmenistán quiere apagar la "Puerta del infierno"

Ubicado en el desierto de este país, el cráter o pozo de Darvazá arde a causa de un accidente al perforar en busca de gas (la zona es muy rica en combustibles fósiles). Todos los métodos, hasta el momento, han sido inefectivos

Foto: La "Puerta del Infierno" en Turkmenistán. (Foto: Mike Norton CC)
La "Puerta del Infierno" en Turkmenistán. (Foto: Mike Norton CC)

La “Puerta al Infierno” de Turkmenistán es una auténtica maravilla de la naturaleza. Ubicada cerca de Derweze Village en el desierto de Karakum a unos 260 kilómetros de Ashgabat, la capital de Turkmenistán, es uno de los lugares más peligrosos del mundo por su reserva de metano que lleva ardiendo, incansablemente, desde la década de 1970.

Turkmenistán es una de las cinco repúblicas litorales del Mar Caspio, un territorio con enormes volúmenes de reservas de petróleo y gas natural, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos.

Los orígenes

Este pozo nació -según la historia más extendida- de un accidente de perforación de combustible fósil soviético. Con la perforación golpearon una cámara de gas que provocó el colapso de la plataforma y de la superficie de tierra en la que se encontraba, campamento incluido. Solo quedó un enorme cráter expulsando metano. Los ingenieros decidieron entonces prender fuego al cráter para evitar que los gases tóxicos se propagaran, esperando que el fuego ardiera durante unas pocas semanas, aproximadamente. Pero está claro que subestimaron la cantidad de combustible que se hallaba bajo sus pies, pues ahí sigue. Más de 50 años después, el pozo con 69 metros de ancho y 30 metros de profundidad, continúa ardiendo. La superficie total de la popular zona es de 5.350 m2, el tamaño de un campo de fútbol americano.

placeholder La "Puerta del Infierno" durante el día. (Unsplash)
La "Puerta del Infierno" durante el día. (Unsplash)

Sin embargo, hay investigadores que afirman que no existen documentos que avalen esta versión y que la verdad es que se desconoce cómo empezó todo.

El pozo de Darvazá tiene el tamaño de un campo de fútbol y, desde 2009, sobre todo gracias a la difusión de este emplazamiento en redes sociales, se convirtió en una importante atracción turística de este país de Asia Central.

La primera persona que entró en el cráter de Darvaza fue George Kourounis, un aventurero canadiense, que comandaba una expedición patrocinada por National Geographic. Fue en el año 2003. Kourounis declaró, en una entrevista al mismo medio, que se preparó físicamente durante un año y medio antes de estar en condiciones de adentrarse en el ardiente pozo que parece sacado de una película de ciencia ficción. Kourounis, una vez concluida la expedición, afirmó que el cráter era como un “coliseo de fuego”.

Quieren que se extinga

Ahora, el presidente de Turkmenistán (antigua república soviética) Gurbanguly Berdymukhamedov, ha instado a los expertos, a través de una aparición televisiva, a encontrar la manera de extinguir definitivamente el enorme incendio que ya dura cinco décadas y que es apodado la ‘Puerta del Infierno’. Según el presidente, el motivo principal sería a la preocupación por la salud de las personas que viven cerca del cráter en llamas, causas medioambientales, así como oportunidades comerciales perdidas.

placeholder Este depósito de metano lleva ardiendo más de 50 años. (Unsplash)
Este depósito de metano lleva ardiendo más de 50 años. (Unsplash)

Esta nación tiene una de las mayores reservas de gas natural del mundo, pero carece de la infraestructura adecuada para utilizarlo en su totalidad y la economía del país depende en gran medida de las exportaciones de gas. Sin contar con que el metano es el principal contribuyente a la formación de ozono troposférico, un contaminante nocivo del aire y un gas de efecto invernadero que provoca 1 millón de muertes prematuras al año”, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) aparte de ser un potente gas de efecto invernadero.

¿Cómo pretenden suprimir este pozo infernal?

Lo cierto es que se desconoce la estrategia que pretenden seguir para extinguir este agujero ardiente del desierto. En 2010 ya hubo uno de los muchos intentos que han tenido lugar para apagar el fuego, pero, hasta ahora, todos los esfuerzos han sido infructuosos.

Foto: La agricultura es uno de los grandes responsables. (Unsplash)

Se desconocen bastantes detalles sobre este cráter de metano, sobre todo debido al control extremadamente férreo de la autoridad de Turkmenistán sobre la vida pública.

Según Human Rights Watch, Turkmenistán es un “país extremadamente represivo” con un gobierno que “restringe severamente todos los derechos y libertades fundamentales”.

¿Quién otorgó este llamativo nombre al cráter?

Fueron los lugareños quienes bautizaron como “Puerta del Infierno” a este cráter en llamas, en referencia al fuego, el barro hirviendo y las llamas de color anaranjado que pueden verse en el gran cráter. Aunque no es el único cráter de Turkmenistán (los otros son conocidos como “Puerta del Agua” y “Puerta del Barro”), tierra de antiguas fortalezas, ruinas y museos históricos, sí es el más impresionante de todos.

La “Puerta al Infierno” de Turkmenistán es una auténtica maravilla de la naturaleza. Ubicada cerca de Derweze Village en el desierto de Karakum a unos 260 kilómetros de Ashgabat, la capital de Turkmenistán, es uno de los lugares más peligrosos del mundo por su reserva de metano que lleva ardiendo, incansablemente, desde la década de 1970.

Combustibles fósiles
El redactor recomienda