La efectividad de eliminar el gas de efecto invernadero 'olvidado'
  1. Medioambiente
  2. Clima
27 veces más potente que el CO2

La efectividad de eliminar el gas de efecto invernadero 'olvidado'

La explotación de los combustibles fósiles, la ganadería intensiva y grandes cultivos como el del arroz liberan a la atmósfera cientos de miles de toneladas de este gas de efecto invernadero

Foto: El metano es emitido por accidente a la atmósfera durante su extracción o transporte. Foto: EFE
El metano es emitido por accidente a la atmósfera durante su extracción o transporte. Foto: EFE

En la lucha contra el cambio climático una de las opciones que más se están valorando es la captura del CO₂. Existen muchas formas de llevarla a cabo, desde retirarlo de la atmósfera y almacenarlo bajo tierra, hasta plantar ingentes cantidades de bosques alrededor del planeta Pero mientras nos centramos en el dióxido de carbono, otro gas de efecto invernadero (GEI) sigue aumentando su concentración en nuestra atmósfera, y casi nadie le hace caso: el metano.

Se trata de un hidrocarburo gaseoso a temperatura ambiente compuesto por un átomo de carbono y cuatro de hidrógeno, que es liberado a la atmósfera durante la extracción o el transporte y otros combustibles fósiles como el carbón, el gas natural o el petróleo; debido a las macrogranjas (dado que el ganado expulsa metano) y también cuando los cultivos de arroz se inundan.

"La captura de dióxido de carbono ha recibido miles de millones de dólares de inversión. Necesitamos compromisos similares con el metano"

Sus efectos en la atmósfera terrestre son muy similares a los del dióxido de carbono: es capaz de atrapar la radiación que refleja de vuelta al espacio la tierra. Como consecuencia de esto se calienta, aumentando la temperatura media de la atmósfera, y por tanto del planeta.

A pesar de que en nuestra atmósfera hay mucho menos metano que dióxido carbono su capacidad para retener las radiaciones es mucho mayor y se calcula que un 20% del aumento de la temperatura global debido a la actividad industrial de nombre es responsabilidad del metano.

Ahora, un estudio elaborado por investigadores de la Universidad de Stanford en Estados Unidos analiza las grandes ventajas que tendría retirar de nuestra atmósfera el metano que emitimos. Según las estimaciones de los investigadores retirar el metano que emitimos en 3 años conllevaría una reducción de 0,21 grados centígrados la temperatura media del planeta. Además, “reduciría los niveles de ozono lo suficiente como para evitar 50.000 muertes anuales”, explican los investigadores. “Es el momento perfecto para invertir en tecnologías de captura de metano”, comenta Rob Jackson, el autor principal del estudio.

placeholder La inundación de los campos de arroz es  otra de las mayores fuentes de metano que existen. Foto: Reuters
La inundación de los campos de arroz es otra de las mayores fuentes de metano que existen. Foto: Reuters

La concentración de metano en nuestra atmósfera aumentado más del doble de rápido que la del dióxido de carbono desde los inicios de la Revolución Industrial. Los autores creen que la tremenda reducción de las temperaturas qué conseguiría la captura de metano se debe a que este es un GEI que fue 81 veces más potente que el dióxido de carbono durante los primeros 20 años después de que empezásemos a emitirlo a la atmósfera, y 27 veces más potente hoy en día.

Es por esto que, a largo plazo, los investigadores calculan que si fuésemos capaces de reducir nuestras emisiones de metano un 40% para el año 2050, lograríamos una reducción de aproximadamente 0,4 grados centígrados, y eso en el peor de los escenarios.

Foto: La ciudad de Datong, en China, una de las más contaminantes del planeta. (Unsplash)

“Este nuevo modelo nos permite comprender como la retirada de la atmósfera del metano alteraría la temperatura del planeta en una escala global, así como la calidad del aire”, explica Sam Abernethy, otro de los autores.

Pero como explican los autores, a pesar de los grandes y positivos efectos que tendría la captura de metano, poco o nada se ha hecho para llevarla a cabo, y eso debe cambiar. El propio Rob Jackson lo explica: “La captura de dióxido de carbono ha recibido miles de millones de dólares de inversión y para ello se han creado decenas de compañías”. “Necesitamos compromisos similares para la retirada del metano”, apostilla.

Contaminación Efecto invernadero
El redactor recomienda