Es noticia
Menú
Madrid clama por la sanidad pública en una multitudinaria protesta: "Se vende tu salud"
  1. España
  2. Madrid
Nueva Marea Blanca en la capital

Madrid clama por la sanidad pública en una multitudinaria protesta: "Se vende tu salud"

Miles de personas, hasta 200.000 según el cálculo de la Delegación del Gobierno, se han dado cita en el centro de la capital para criticar la gestión sanitaria del Ejecutivo de Díaz Ayuso

Foto: La pancarta con la que arranca la protesta en Madrid. (EFE/Sergio Pérez)
La pancarta con la que arranca la protesta en Madrid. (EFE/Sergio Pérez)

"Han venido todos, hasta los que no se manifiestan nunca". Este ha sido el sentir de esta mañana en el corazón de Madrid, donde miles de personas se han manifestado en defensa de la sanidad pública. La convocatoria se producía después de la dimisión de varios cargos de Atención Primaria y la polémica en torno a los centros de urgencia extrahospitalarias. La cita, que comenzó a las 12:00 horas desde cuatro puntos de la ciudad, ha sido convocada por los "vecinas y vecinos de los barrios y pueblos de Madrid" y respaldada por la oposición, por personajes del mundo artístico y cultural, y por la famosa Marea Blanca; al frente de las reivindicaciones del sistema público de salud durante años.

Carteles y pancartas con lemas como "Se vende tu salud", "Ayuso dimisión", "Sanidad pública" o "No a la privada" han tomado el madrileño Paseo de la Castellana. Allí se han dado cita miles de personas -hasta 200.000, según la valoración de la Delegación del Gobierno-, entre las que ha habido niños, familias enteras y ancianos, que han acudido al llamamiento de las asociaciones convocantes para defender que la "Sanidad pública es sagrada". De hecho, en los momentos previos al arranque de la protesta, los vagones de Metro y Cercanías estaban abarrotados.

Foto: Manifestación en defensa de la sanidad pública en Madrid. (Getty/Europa Press/Alejandro Martínez Vélez)
La atención primaria colapsa y pone la puntilla a un modelo sanitario agotado
Carlos Rocha Gráficos: Ana Ruiz Gráficos: Miguel Ángel Gavilanes

Es el caso de Concha, de 75 años, que ha acudido a la manifestación con su marido porque todavía no sabe cuando le llamará el cirujano para operarla de las varices. "Ya me han hecho todas las pruebas y, después de citarme con el anestesista, me dijeron que en unos meses me contactarían. ¿Para qué me hago análisis ahora si me van a operar sabe Dios cuando?", se lamenta esta mujer. Una pancarta con la frase "Hay motivos para seguir luchando" ha vestido la cabecera de la protesta, donde el objetivo de los ataques -tanto plasmado en pancartas como verbalizado mediante distintas consignas- ha sido la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso.

"¿Por qué ha venido usted aquí?". Esa ha sido la pregunta recurrente a varios manifestantes. Y todos tenían una razón personal. "Porque no hay citas, porque no hay pediatras, porque a mi madre, porque a mi marido….". A nadie de los que este domingo se han echado a la calle le han contado los rumores del colapso sanitario, todos lo han visto con sus propios ojos. Y, de hecho, hay incluso quien se emociona. "Este es el Madrid que estaba muerto desde hace muchos años", dice Alejandro entre lágrimas. Francisco, por su parte, tiene 79 años. Reconoce que ha denunciado en varias ocasiones las eternas listas de espera a las que tiene que enfrentarse para "operaciones importantes". Y, además, no ha venido solo a la manifestación. Siempre va con su perra Luna a todas partes y, en esta ocasión, "tampoco la podía dejar sola".

"No tengo tiempo ni para ir al baño, de verdad, puedo ver, de media, a 60 pacientes al día", critica una doctora que se ha acercado a la protesta

Los motivos de la concentración de este domingo vienen de largo. De hecho, la polémica con las urgencias extrahospitalarias se produjo antes de su apertura. Su inauguración, iniciativa de la Consejería, nunca fue plato de buen gusto para los sindicatos, quienes aseguraron que los centros simplemente actuarían como parche frente al cierre de los 37 SUAP y los 40 SAR, gestionados por el Servicio de Urgencias Médicas (SUMMA112). Estos cerraron durante la pandemia, provocando un colapso en las urgencias hospitalarias y saturando los ambulatorios de Atención Primaria. Y aunque la intención de los 78 nuevos PAC era, precisamente, calmar las aguas y descongestionar la saturación de los centros sanitarios de la Comunidad, el efecto ha sido justo el contrario. No solo se ha mantenido colapsada, sino que el conflicto se ha enquistado y ha provocado una crisis al Gobierno regional.

De esta situación ha dado fe, precisamente, María y Jacqueline, ambas doctoras de Atención Primaria en el centro de Madrid. "No tengo tiempo ni para ir al baño, de verdad, puedo ver, de media, a 60 pacientes al día", ha asegurado la segunda. María admite que hoy está muy contenta: "Me esperaba que se llenase así. Esta manifestación era la última oportunidad que teníamos". Ricardo Chacón es uno de los organizadores. Explica que llevan un año y medio de protesta en el centro de salud de Villaverde y que hace ya dos meses pidieron permiso a Delegación del Gobierno para convocar la manifestación. Habían calculado que asistirían unas 500 personas por columna. "Se ha ido de las manos, mira cómo está esto… siento que ha merecido la pena pelearlo", explica. El manifiesto que las entidades organizadoras leen al final del evento habla por sí mismo: "La salud es un derecho que solo se garantiza desde lo público".

placeholder Alicia (en el centro), junto a varios compañeros en la manifestación. (A.F.)
Alicia (en el centro), junto a varios compañeros en la manifestación. (A.F.)

Alicia, por su parte, lleva ejerciendo 40 años como técnica de rayos en el Hospital 12 de Octubre. Subraya que no veía algo así desde 2012, cuando Madrid aprobó el que recuerda como "el mayor plan privatizador de la Sanidad pública". El proyecto estrella de aquel Ejecutivo quedó paralizado y el consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty, dejó el cargo. "Viendo esto [en referencia a la multitudinaria concentración de este domingo] me acuerdo de aquel año. Nos comimos una pandemia agotadora, encima con muy poco reconocimiento. Los sanitarios no son solo los médicos y enfermeros", reivindica. Y es que después de las sucesivas muestras de apoyo al sector público de salud durante la era del covid, y la expectativa de reforzar el sistema, el resultado está lejos de todo lo que se esperaba. Con menos médicos y más hartazgo, por lo que ataca a la presidenta autonómica: "Con decir que somos comunistas, Ayuso lo tiene todo dicho, y no puede ser. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, quiere hacer lo mismo que Lasquetty".

Poco a poco, y con las apreturas habituales de estas citas, los manifestantes han ido llegando al destino de la concentración, la plaza de Cibeles. Allí había quien agarraba el micrófono para encender a los presentes: "Y no, esto no está politizado, que este es un sentimiento transversal. Pero hay que tener memoria a la hora de votar. El Partido Popular quiere privatizar nuestra sanidad pública y no se lo vamos a permitir". En este punto también se ha guardado un minuto de silencio por el bautizado como "protocolo de la muerte", por el que se prohibía trasladar a los ancianos de las residencias a los hospitales en los momentos más crudos de la pandemia de coronavirus. Y se ha entonado el Canto a la libertad, de José Antonio Labordeta, en el que, en la práctica, parece el regreso definitivo de la Marea Blanca a las calles de Madrid.

placeholder Pancartas contra la gestión sanitaria en la protesta de Madrid. (A.F.)
Pancartas contra la gestión sanitaria en la protesta de Madrid. (A.F.)

Choque político

También se han dado cita en la protesta numerosos políticos, especialmente de los partidos de izquierda, ya que PSOE, Unidas Podemos y Más Madrid la ha respaldado. El secretario general del PSOE-M, Juan Lobato, ha exigido a Ayuso que "rectifique" su plan sanitario y ha valorado que Madrid "merece un cambio" tras más de 20 años con gobiernos del Partido Popular. Las portavoces de Más Madrid en la Asamblea, Mónica García, y en el Ayuntamiento, Rita Maestre, han defendido ante los medios de comunicación que la sanidad pública "no se toca ni se desguaza" y han asegurado, como recoge Europa Press, que la sociedad madrileña "está diciendo que basta ya". Igualmente, la coportavoz de Unidas Podemos en la Asamblea, Alejandra Jacinto, ha calificado la protesta como "una moción de censura ciudadana" contra la gestión regional.

En el lado opuesto, el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha asegurado que la manifestación se ha realizado "en clave política jaleada" por Más Madrid, y ha reiterado que "no condiciona" el trabajo del Ejecutivo regional. En esta línea, la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha admitido que las Urgencias "no han funcionado bien en Madrid", aunque cree que es un tema que se extiende a otras comunidades autónomas, y ha criticado que se esté "politizando" la Sanidad. En declaraciones a los periodistas en la salida de una carrera popular, Villacís ha afirmado que le empieza a "escandalizar" que se "politicen temas reales". "Las Urgencias no han funcionado bien en Madrid, pero tampoco están funcionando en Cataluña, que tiene unas listas de esperas inaceptables, en el País Vasco están teniendo problemas, en Castilla y León...", ha apuntado la vicealcaldesa.

Negociaciones con sindicatos

El último intento de llegar a un acuerdo y frenar la, a la postre, multitudinaria convocatoria de hoy se produjo el viernes. La Mesa Sectorial (CCOO, UGT, CSIT Unión Profesional, Satse), el sindicato de médicos y la Consejería de Sanidad se reunieron para valorar las primeras semanas en funcionamiento de los centros de urgencia extrahospitalarios. El balance no fue positivo y la administración propuso, otra vez, un nuevo modelo: 49 de estos centros contaría con médico presencial, mientras que el resto solo tendrían personal de enfermería y celadores. Los sindicatos rechazaron la propuesta tajantemente y Amyts solicitó públicamente la dimisión del consejero, Enrique Ruiz Escudero.

Desde el PP achacan la crispación social a un boicot de la izquierda. Y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, asegura que la falta de personal que denuncian los profesionales se justifica por la ausencia de 34 médicos destinados a atender telemáticamente. No obstante, decenas de sanitarios han explicado estas últimas semanas el alto volumen de pacientes diario y la reducida plantilla de los centros de salud y PAC.

"Han venido todos, hasta los que no se manifiestan nunca". Este ha sido el sentir de esta mañana en el corazón de Madrid, donde miles de personas se han manifestado en defensa de la sanidad pública. La convocatoria se producía después de la dimisión de varios cargos de Atención Primaria y la polémica en torno a los centros de urgencia extrahospitalarias. La cita, que comenzó a las 12:00 horas desde cuatro puntos de la ciudad, ha sido convocada por los "vecinas y vecinos de los barrios y pueblos de Madrid" y respaldada por la oposición, por personajes del mundo artístico y cultural, y por la famosa Marea Blanca; al frente de las reivindicaciones del sistema público de salud durante años.

Isabel Díaz Ayuso Sindicatos Madrid
El redactor recomienda