Sin mascarillas ni temor al 'virus de Wuhan' en el desfile del Año Nuevo chino en Usera
  1. España
  2. Madrid
ESPAÑA, SIN CASOS CONFIRMADOS

Sin mascarillas ni temor al 'virus de Wuhan' en el desfile del Año Nuevo chino en Usera

La escasa presencia en nuestro país de ciudadanos chinos con vínculos con Wuhan y la ausencia de casos confirmados en España tranquilizan a la diáspora, hoy de celebración

Foto: Sin mascarillas ni temor al 'virus de Wuhan' en el desfile del Año Nuevo chino en Usera
Sin mascarillas ni temor al 'virus de Wuhan' en el desfile del Año Nuevo chino en Usera

Apenas se ven mascarillas en Usera, el barrio con más presencia asiática de todo Madrid, durante el desfile del Año Nuevo chino. Casi los únicos que la lucen son los operarios de limpieza situados, soplador en mano, al final de una cabalgata que ha reunido asociaciones culturales, oenegés y escuelas de artes marciales y danza tradicional por las principales calles del distrito.

Al coronavirus de Wuhan, que ya se ha cobrado 80 muertes en el país asiático, donde se ha decretado la mayor cuarentena de la historia, se le resiste España. Hasta ahora, la infección no ha pasado de Francia, donde se han registrado tres casos. El Gobierno galo ha cancelado un desfile similar a este en París.

Foto: buda-estatua-alcalde-construir-caceres-templo-estatua-budismo-grande-mundo-962

Álvaro, de 18 años y nacido en Zhenjiang, situada a casi 700 kilómetros de Hubei, la provincia más afectada, sí se ha comprado una mascarilla porque sus amigos, también chinos como él, le han "avisado de que había un caso confirmado en Barcelona y otro en Granada". Minutos antes del inicio del desfile, el Ministerio de Sanidad descartaba que el turista que visitaba la ciudad andaluza estuviera infectado por el 2019-nCoV. Lo mismo sucedió con el paciente de la Ciudad Condal el pasado día 24: otra falsa alarma, no estaba contagiado.

Celebración del Año Nuevo en Usera, Madrid. (A. Rincón)
Celebración del Año Nuevo en Usera, Madrid. (A. Rincón)

"Tengo miedo de que llegue a Madrid", comenta tras una máscara negra que une los dos AirPods de sus orejas. Nadie de su familia la lleva, solo él. Pero sí reconoce que esta semana están "más concienciados con la higiene". No obstante, al terminar la charla, es él quien ofrece despedirse estrechando la mano sin ningún titubeo.

"No creo que, de venir a España, llegue más allá del aeropuerto", comenta Mei (nombre ficticio, se niega a dar el verdadero) mientras empuja el carricoche de su hija. Esta mujer, nacida en el condado de Qingtian, también en la provincia de Zhenjiang y situado a unos 780 kilómetros del epicentro del virus, lleva en España desde 2004.

Celebración del Año Nuevo en Usera, Madrid. (A. Rincón)
Celebración del Año Nuevo en Usera, Madrid. (A. Rincón)

Los que sí viven cerca de Wuhan son los padres de Chen (nombre ficticio, se niega a dar el verdadero). "Son ancianos, por lo que no suelen salir de casa", comenta su hijo, quien traduce la conversación en la tienda de alimentación que el progenitor regenta desde que vino a España hace 10 años. "Año nuevo, todo nuevo, todo bien", corta la charla el propio Chen, que mantiene su negocio abierto a pesar del festejo del Año Nuevo.

Foto: Alerta por el virus de Wuhan: ¿cuándo habría que empezar a preocuparse de verdad?

Tampoco sale del hogar la familia de Lin, miembro de la Iglesia Cristiana China de Usera. "No solían ir mucho a la calle antes, pero ahora no lo hacen por miedo a la expansión", comenta esta mujer nacida en una localidad del sur del país, ajena a los principales focos. "Es un virus peligroso y rápido, pero aquí, en Madrid, no tenemos mucho miedo", añade.

Celebración del Año Nuevo en Usera, Madrid. (A. Rincón)
Celebración del Año Nuevo en Usera, Madrid. (A. Rincón)

Unos metros más allá, en la calle Nicolás Sánchez, un matrimonio atiende a sus clientes en una tienda de reparación de teléfonos. "Nosotros nacimos a unas 13 horas en avión de Wuhan", explican. "Tenemos familia aún en China, pero viven lejos. No estamos preocupados".

Foto: Descartan el coronavirus de Wuhan en el turista chino ingresado en Granada

Lanzhen Lune vino a España en 2013 para cursar Estudios Hispánicos y, tras finalizar la carrera, decidió quedarse, como declara en un casi perfecto castellano. A causa del virus, sus abuelos, tíos y sobrinos han preferido felicitarse el Año Nuevo por teléfono o videollamada en lugar de hacerlo en persona, en unas fechas en las que los desplazamientos en el país se multiplican.

Por temor al virus, los familiares de Lanzhen han preferido no viajar y felicitarse el año por teléfono

"Solo mi hermano viajará mañana lunes a Pekín, donde trabaja como investigador, porque tiene miedo a que si lo hace más tarde, no pueda ya entrar. Y no puede dejar su trabajo parado", añade. "Yo le he dicho a mi padre, que es autónomo, que no trabaje este próximo mes y que se quede en casa", narra la joven, que reconoce que guarda una mascarilla en su bolso pero que apenas la ha usado, "por educación y por comodidad en el trato". La compró al conocer el caso de Granada, descartado hace apenas unas horas.

Celebración del Año Nuevo en Usera, Madrid. (A. Rincón)
Celebración del Año Nuevo en Usera, Madrid. (A. Rincón)

"Yo confío en que el Gobierno lo resuelva, como hizo con la epidemia de 2013", narra Laura, unos metros más allá, en referencia a la cepa de gripe aviar que mató a más de 200 personas en todo el país hace siete años.

Las cuarentenas y los cierres de espacios públicos son, dice, "medidas correctas". Sus abuelos y tías viven en China, país que esta española de nacimiento ha pisado en ocasiones puntuales a lo largo de sus 18 años de vida. "Pero nunca cerca de Wuhan", matiza.

Foto: El virus Wuhan, en Europa: Francia confirma un tercer caso en París y Burdeos

Mientras la diáspora china celebra el Año Nuevo por el mundo, el ministro de Sanidad del país, Ma Xiaowei, avisa de que la capacidad de contagio del 2019-nCoV se ha hecho más fuerte y augura un número mayor de casos en el futuro. Pronto, añaden desde el Gobierno, aparecerá una nueva vacuna, que ya está en desarrollo. Esta preocupación de las autoridades no ha viajado los casi 10.000 kilómetros que separan Wuhan de Madrid. El virus, de momento, tampoco.

Ministerio de Sanidad Turismo Coronavirus
El redactor recomienda